Vida en Salamanca
Cuento, opino y comparto. Por Fernando B.
 
diap3
Archivo | Animales Semillas RSS para esta sección

El hábito de cavar en los perros

perro cavando hoyo

 

A menos que estés planeando una fiesta temática, a nadie le gusta que su patio trasero parezca la superficie de la luna, llena de cráteres, ¿verdad? Porque si siempre encuentras a tu perro cavando, las posibilidades de que eso ocurra son bastante altas.

Pero, después de todo, ¿por qué lo hacen? ¿es un instinto? ¿qué significa cavar? ¿cómo haces que el perro deje de cavar?. Hoy trataré de responderte a estas y otras preguntas sobre el tema.

 

Excavación: un acto ancestral

Si alguna vez has visto a un perro cavando tierra, te habrás dado cuenta de que se les da muy bien. Y hay una buena razón por la que los perros son tan buenos haciendo agujeros.

Esta habilidad de los perros está ligada a su ascendencia. Después de todo, ¿quién no ha visto nunca un dibujo clásico de un perro enterrando un hueso?

Por ridículo que parezca, a estos animales les gusta enterrar cosas para mantenerlas a salvo. Los perros también pueden cavar cuando huelen o notan un movimiento bajo el suelo, o incluso para hacer una cama y descansar más cómodamente.

En otras palabras, ¡cavar es natural para los cachorros!

 

Razas que excavan más

Todos los perros son buenos cavando, pero algunas razas destacan especialmente en ello. Esto se debe a que están adaptadas para ser buenas excavadoras.

Estas razas fueron seleccionadas natural o artificialmente para buscar presas atrapadas o enterradas y por lo tanto excavar para buscar y excavar mejor. Se trata de:

  • Yorkshires Terriers
  • Dachshunds
  • Siberian Huskies
  • Beagles

Pero por mucho que estas razas estén acostumbradas a cavar, no siempre es un hábito saludable.

 

¿Por qué los perros cavan?

A pesar de ser un hábito común, cavar en exceso puede ser una señal de que algo no va bien con el perro. Muchas veces, los perros cavan para aliviar el aburrimiento, el estrés o la ansiedad.

Si encuentras al perro cavando la olla de agua o raspando la pared, podría ser una señal de que está estresado, que tiene calor o que está buscando algún nutriente.

Hay tantas opciones, que lo mejor es llevarlo al veterinario. Al excavar en entornos desconocidos, el perro está expuesto a virus, bacterias, protozoos, gusanos, insectos y animales venenosos.

Así que, por mucho que a tu perro le guste cavar, es bueno estar atento para evitar riesgos a la salud. Además, no olvides que cavar es también un riesgo para el cuidado de las uñas del perro.

Comentarios { 0 }

Animales de leyenda: El Pez Koi

pez-koi-leyenda

 

Existen multitud de animales legendarios. Unos que realmente existen o existieron y otros sacados de la mitología o de la imaginación. Todos tienen una historia detrás que está asociada a su nombre y se encuentra llena de curiosidades. Hoy quiero hablaros un poco de uno de mis preferidos, un pez profundamente arraigado a una cultura: la oriental.

Soy un gran admirador de todo lo que tenga que ver la sociedad oriental. Sus costumbres, sus tradiciones, sus símbolos. Especialmente lo relacionado con Japón. Si existe un símbolo animal para los japoneses, ese es el Koi, un colorido pez que puebla todos los estanques del país del sol naciente.

 

Lo que cuenta la leyenda del Pez Koi

El pez Koi no es símbolo exclusivo del “japonismo”. Tiene influencia en todo el sureste asiático, incluyendo China. Este animal está tan unido a la cultura oriental que quedó inmortalizado uno de sus símbolos, el del Ying Yang. La representación de los colores blanco y negro de este símbolo asociado al Feng Shui son dos peces Koi, un macho y una hembra entrelazados y con sendos ojos vigilantes.

Pero su leyenda es mucho más profunda. Se dice que, en la antigüedad, cientos de peces Koi nadaban en las aguas del Huang He, de forma que su color destellaba con los reflejos del sol. Esto producía un efecto como si de joyas se tratase, dando al río una belleza sin igual. Sin embargo, cuando los peces llegaron a una gran catarata, imposible de salvar contra la corriente, muchos de ellos desistieron y fueron arrastrados río abajo por las aguas del río, perdiéndose para siempre.

Pero hubo un grupo de 360 Koi que no se rindieron y lucharon por salvar el imponente obstáculo que se había interpuesto en su camino. Una y otra vez saltaban enérgicamente para llegar hasta lo más alto de la cascada. El ruido alertó a los demonios, que se burlaron del esfuerzo de los Koi y vilmente aumentaron la altura de la cascada. Sin embargo, los peces Koi nunca se rindieron y siguieron esforzándose por superar el obstáculo durante todo un siglo. En un acto heroico, un pez Koi consiguió llegar hasta la cima, llamando la atención del Dios Hebo, deidad del Río Amarillo. Como premio a su esfuerzo, Hebo lo transformó en un dragón de oro. La tradición dice que ese Koi transformado en dragón pasa sus días persiguiendo la sabiduría en los cielos.

Esta leyenda ha inmortalizado al pez Koi como un auténtico animal de leyenda, símbolo de la lucha ante la adversidad e imagen de que en la vida todos podemos alcanzar cualquier objetivo que nos propongamos. Espectacular, ¿no crees?

Comentarios { 0 }

Educación canina y de otras mascotas

educacion-canina

 

Durante toda mi vida he sido un amante de los animales. Siempre he tenido alguna mascota, de diferentes especies según me lo iba permitiendo el entorno en el que vivía y residía. Pero los que más me atrajeron siempre fueron lo perros, a los que he dedicado varios años de cuidados y que me han dado cambio muchos días de compañía y entretenimiento.

Una de las muchas cosas que aprendí mientras pude cuidar de un perro fue a comprender sus necesidades y a saber detectar sus problemas cuando aparecían los primeros síntomas. Esto me lo enseñó un excelente educador canino que tuve la suerte de encontrar cuando residía en Madrid y con el que aprendí desde como educar un cachorro correctamente hasta a detectar indicios de traumas, ansiedades o depresiones. Desde aquí Sergio, si alguna vez leyeras estas palabras, te doy las gracias por todo.

 

Entender a los animales

Por desgracia y aunque muchos se empeñen en lo contrario, animales y humanos no hablamos el mismo idioma ni entendemos las cosas de la misma forma. El significado que un gesto puede tener para uno puede significar algo completamente opuesto para el otro y, por este motivo, es necesario ser conscientes de que la manera de interactuar con una mascota no es la misma que la del trato persona a persona.

Somos nosotros los que tenemos la capacidad de adaptarnos, como seres inteligentemente superiores, por lo que aprender a reconocer las pistas que su comportamiento nos ofrece es clave para que la vida de tu perro, gato o cualquiera que sea la mascota con la que convives, sea feliz.

La comunicación perfecta no es algo que llegue de la noche al día. Es algo que requiere tiempo y trabajo (en este sentido si pasa algo similar con las personas). Cuanto mayor sea el conocimiento mutuo, mejor será la forma de entenderse. ¿Tus aliados? Las caricias, los gestos y las miradas son el lenguaje común que podemos entender el uno del otro.

 

La comunicación con los perros

Los perros probablemente sean uno de los animales con mayor capacidad comunicativa. Si dedicamos un tiempo diariamente a observarles y a fijarnos detalladamente es su lenguaje corporal nos daremos cuenta de la cantidad de información que pueden ser capaces de llegar a transmitir. No en vano, el lenguaje corporal es su principal forma de comunicación. Dependiendo de que seamos capaces de interpretarlo correctamente o no, estaremos en disposición de conocer cuando debemos acercarnos o no, o incluso saber cuál es su estado de ánimo en ese instante.

Por ejemplo, uno de los gestos más comunes que utilizan los perros para transmitir sensaciones es el movimiento de la cola. Por regla general, mientras mayor movimiento demuestre y más rápido sea este, mayor nivel de satisfacción y alegría suele tener el perro. En cambio, cuando esta está parada o la esconde, son síntomas de problemas, estados bajos de ánimo o miedos.

Los ojos también pueden decir muchas cosas. Cuando el perro evita cruzar su mirada con la tuya suele ser un signo de sumisión, al igual que cuando inclina la cabeza ante tu presencia. Los dientes sirven principalmente para emitir enfado y los utilizan como arma disuasoria. En otro orden se encuentran los ladridos gemidos, gruñidos, aullidos… que deben interpretarse atendiendo a un cúmulo de factores que, probablemente haga necesario contar con un buen especialista en educación canina para comprender.

La realidad es que comunicarte con tu mascota no debe suponer nunca ningún problema ni resultarte complicado. Prestando un poco de atención a su forma de actuar y moverse en diferentes contextos hará que, con el tiempo, te vaya siendo más sencillo entender qué quiere decirte. Dedícale su rato de trabajo a diario sin excusas y consulta con tu veterinario o cuidador de confianza cualquier duda que pueda aparecer. De una forma natural harás que la convivencia con él sea totalmente placentera.

Comentarios { 0 }

Mascotas y salud

mascotas y salud

 

Los que somos amantes de los animales conocemos bien esa sensación de bienestar que nos provoca nuestra mascota cuando jugamos con ella o simplemente cuando está sentada a nuestro lado y podemos acariciarla o darle cariño. Pero hay estudios científicos que aseguran que los beneficios que aportan estas simples acciones van más allá del bienestar.

¿A que no te has fijado nunca en que un simple paseo diario con tu perro puede servirte como ejercicio diario? Pues si lo piensas detenidamente verás que es así. Si ese paseo se lo suficientemente largo es una saludable alternativa al ejercicio físico y te proporciona beneficios cardiovasculares y, por consiguiente, disminuye el riesgo de sufrir un accidente cardíaco.

 

Los beneficios de tener mascota son muchos

También hay bastantes estudios que confirman algo que, a priori, nadie duda. Convivir con una mascota reduce el riesgo de enfermedades mentales como la depresión. Sobre todo a aquellas personas que no viven en compañía y para quienes la soledad puede convertirse en un problema. Mis mascotas me cuidan y acompañan siempre

También está comprobado que son capaces de combatir el estrés. El gesto de acariciar a un animal es una terapia anti estrés tremendamente satisfactoria y con muy buenos resultados. La interactuación con el animal libera oxitocinas, que son las hormonas que ayudan a la relajación y a tener sensación de bienestar.

Por otro lado, también está demostrado que la convivencia con mascotas fortalece el sistema inmunitario de las personas. Esto supone un menor riesgo a desarrollar alergias u otras enfermedades respiratorias que pueden complicar la salud.

Respecto a los más pequeños, la interactuación con animales es beneficiosa para su desarrollo cognitivo, el aprendizaje en la toma de decisiones, mejora su atención y su memoria y puede acelerar el aprendizaje del lenguaje.

Por último, diversos estudios han comparado la esperanza de vida de las personas que tienen mascotas y las que no, resultando que aquellos que tienen en casa animales de compañía ven como esta aumenta hasta 3 años respecto a los que no los poseen.

Como verás, son muchos los motivos por lo que plantearse tener una mascota. Y si la salud es lo primero… ¿que más motivos necesitas?

Comentarios { 0 }
Política de privacidad