Vida en Salamanca
Cuento, opino y comparto. Por Fernando B.
 
diap3

Vencer al sedentarismo

sedentarismo

 

Sin duda, la época en la que vivimos contribuye al sedentarismo. Algunas causas son el trabajo de oficina, el uso del coche o pasar horas sentado frente al ordenador. Lo que hay que tener en cuenta es que este tipo de vida, inactiva físicamente, tiene repercusiones en nuestra salud y nuestro cuerpo que pueden verse reflejadas en enfermedades cardíacas, obesidad o diabetes.

Muchas veces, además de estar varias horas inmóviles en el trabajo, no nos queda tiempo para hacer ejercicio debidamente. Pero hay que ser optimista y tratar de hacernos un hueco para ejercitarnos o por lo menos, cambiar nuestra rutina para que sea un poco más dinámica.

 

Comienza a moverte

Lo ideal sería hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio diario, ya sea caminar, trotar, nadar o montar en bicicleta, actividades que involucran gran cantidad de masa muscular. Sal a pasear o correr aprovechando el buen tiempo. Para cuando llueva o haga frío puedes optar por comprar una bicicleta estática profesional y conseguirla por poco dinero.

También puedes tomar clases de gimnasia, hacer yoga o directamente ponerte un poco de música movida y comenzar a bailar en tu casa. Si no tienes ese tiempo, como mencioné antes, hay pequeñas acciones para modificar tu sedentarismo.

Realizar los quehaceres de la casa es bastante útil pues puede implicar mucho gasto energético. Ya sea lavar el coche, rastrillar el jardín, barrer tu casa, etc., es un modo sencillo y útil de mantenerse en actividad. También puedes reordenar la disposición de tus muebles, lo que hará que te muevas bastante.

Cuando hagas las compras procura ir caminando. O si tienes que hacer un trámite, no conduzcas el coche solo por unos metros, ve caminando y te beneficias tanto tú como el medio ambiente.

 

Tips para el trabajo

Puedes optar por ir en bicicleta a tu trabajo, o si es muy lejos y vas en bus, te puedes bajar unas paradas antes para disfrutar una caminata previa a entrar. Si trabajas en una oficina, opta siempre por las escaleras. Camina hasta la oficina de tu jefe en lugar de llamarlo por teléfono y levántate cuántas veces puedas del asiento.

Conviene siempre llevar una pequeña porción de comida sana para el almuerzo, si comienzas a comprar fuera, no solo significa un mayor gasto económico sino también un descontrol en los alimentos que ingerirás.

Que el almuerzo sea un momento para socializar. Come con tus compañeros a un ritmo lento mientras conversas. También es recomendable respetar un horario de almuerzo para cada día para manejar las visitas al baño correctamente y de forma regular. En esos ataques de hambre que vienen por la tarde, hay que optar por alimentos sanos como una manzana y zanahorias, o siempre algo que tenga pocas calorías.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad