Vida en Salamanca
Cuento, opino y comparto. Por Fernando B.
 
diap3

La donación como última esperanza

donar ovulos valencia

 

Hace unos días me animé a hablar un poco sobre un tema de actualidad como es la reproducción asistida y los problemas que muchas parejas tienen a la hora de poder ser padres y formar una familia mas amplia. Como la entrada ha tenido muy buena acogida y me han llegado algunos mensajes de felicitación, hoy he decidido ahondar un poco más en la temática.

Hoy vamos a mirarlo desde otro punto de vista. El que se produce cuando la infertilidad es debida a razones naturales y no es posible alcanzar el embarazo por medios tradicionales, con o sin ayuda médica. En estos casos se hace fundamental la ayuda de una tercera persona: el donante.

 

Fecundación in vitro  y donación, técnicas de éxito

Cuando los profesionales recurren a la posibilidad de la donación, ya sea de semen u óvulos, normalmente se trata de la opción final, habiendo agotado previamente los otros recursos que se recogen en las técnicas de reproducción asistida.

Tal y como me cuentan desde la clínica donar óvulos valencia, el empleo de una donación hace necesaria la entrada en juego de la fecundación in vitro, realizada bajo control en laboratorio y que posteriormente se inserta en el útero de la futura madre. Es una técnica que ha avanzado mucho durante los últimos años en efectividad y actualmente es la forma más efectiva de conseguir el objetivo del embarazo utilizando la reproducción asistida.

Como he dicho anteriormente, aquí se hace muy importante la entrada en juego del donante. Normalmente, cuando se trata de infertilidad, las donaciones suelen ser de óvulos. Las donaciones de semen en mayor medida son utilizadas por mujeres solteras que quieren ser madres, aplicándolas sobre sus propios óvulos.

El proceso de fecundación in vitro sobre un óvulo procedente de donante se hace en laboratorios de clínicas especializadas. En primer lugar tiene lugar la extracción del óvulo maduro de la mujer donante, que se recolectan de los ovarios de esta. Dichos óvulos se congelan y almacenan a la espera de ser necesarios para una pareja con problemas reproductivos.

Cuando el óvulo es requerido, se realiza un proceso de descongelación, para posteriormente fecundarlo con los espermatozoides del padre, en caso de que sean aptos. Después, este óvulo (u óvulos ya que pueden ser varios para ampliar las posibilidades de éxito) se implanta en la matriz de la futura mamá. Todo este proceso suele durar unas tres semanas aproximadamente.

Si todo va bien y los factores de éxito son los óptimos, existen grandes posibilidades de obtener el embarazo. Sin embargo las condiciones más óptimas rara vez son las presentes en el proceso, y esto puede conllevar un largo tiempo de espera. Otros puntos en contra de esta técnica es su alto costo y que resulta mucho más invasiva que el resto de técnicas. Pero como digo, suele ser la última esperanza para las personas que quieren se padres, por lo que poca importancia suelen tener estos aspectos desfavorables para ellos.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad