Vida en Salamanca
Cuento, opino y comparto. Por Fernando B.
 
diap3

Formación y educación de los futuros arquitectos

cursos de arquitectura

 

La función de cualquier facultad o escuela superior debe ser el proporcionar a los estudiantes las enseñanzas y conocimientos indispensables para convertirse en unos profesionales responsables con su futura función para la sociedad. Por supuesto, es básico que esta educación esté completamente al margen de ideologías u opiniones personales. La solidaridad con el prójimo debe prevalecer por encima de cualquier otra cuestión.

Si nos centramos en una especialidad, por ejemplo la arquitectura, el desarrollo formativo deberá tender a fomentar unas ciudades sostenibles y donde la vida pueda ser cada vez más fácil para sus habitantes. La practicidad es la clave de llegar hasta este objetivo. Cada tipo de construcción tiene unas peculiaridades pero nunca deben ser vistas desde un punto de vista superior al de otras.

 

Programas y cursos de arquitectura

Los temarios y programas han de ser cuidados hasta el extremo y desarrollados de una forma minuciosa. Es necesario que se examinen las exigencias que se impondrán y que determinen cuales serán más importantes para el futuro profesional del alumno. Además, se tiene que favorecer el complementar los estudios oficiales con cursos de arquitectura especializados que proporcionen un desempeño superior al futuro arquitecto. Contar con academias preparadas para la realización de este tipo de formación extracurricular se vuelve fundamental.

Por otro lado, no olvidemos que el arquitecto y el urbanismo van siempre cogidos de la mano. No habría uno sin el otro. El futuro de las ciudades recae directamente en que seamos capaces de formar efectivamente a nuestros arquitectos, dándole las herramientas necesarias para que cumplan con las necesidades estéticas, creativas y artísticas de las obras de arquitectura. Las necesidades de las ciudades van cambiando continuamente y los arquitectos son responsables de poder adaptar las nuevas edificaciones a dichas necesidades cambiantes.

Pero todo esto sin dejar de echar la vista atrás. No podemos olvidar como la arquitectura ha llegado a nuestros días, con sus aciertos y sus errores. Los estudiantes nunca deberán ver el pasado como irrelevante, pues beber de él favorecerá la creación de construcciones que les permitan sentir que fueron capaces de dar lo mejor de si mismos y dónde puedan verse reflejados.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad