Vida en Salamanca
Cuento, opino y comparto. Por Fernando B.
 
diap3

Cómo convertí mi bici en una bicicleta eléctrica

convertir bici eléctrica

 

Desde que el pasado mes de marzo el Covid-19 se instalara en nuestras vidas, la autoprotección y el distanciamiento social se han hecho imprescindibles para seguir con nuestro día a día reduciendo el riesgo de contagio. Quizá uno de los puntos más problemáticos, donde las masificaciones de personas están mas presentes, son los desplazamientos dentro de la ciudad. El riesgo de coger el bus público o el metro en las grandes ciudades es evidente, por lo que somos muchas las personas que hemos sacado la bici del trastero y la utilizamos cada día para ir a la universidad o al trabajo.

Sin embargo, para los que viven lejos de su facultad o su oficina esto es un inconveniente puesto que el tiempo y el esfuerzo necesarios para llegar hasta el destino complican la tarea. Por esto me propuse buscar una solución y dí con ricondelabici.com, donde descubrí justo lo que necesitaba: la mejor forma de convertir mi bicicleta en una bici eléctrica sin tener que gastar demasiado dinero.

El secreto está en el kit de conversión

Hasta hace poco, yo no sabía que un kit de conversión te permite transformar cualquier bicicleta tradicional en tu propia bicicleta eléctrica. Y lo mejor de todo, cuesta hasta cuatro veces menos que una e-bike de gama baja.

De hecho, el kit mas caro y de mayores prestaciones que encontrarás en el mercado siempre te supondrá un ahorro de, al menos, unos cientos de euros respecto a la bicicleta eléctrica mas barata que existe a la venta. Sin duda alguna, es una solución ideal para aquellos que tenemos una buena bici y necesitamos esa ayuda extra que nos permita desplazarnos más rápido y con menos esfuerzo.

Vale, pero ¿qué kit es el mejor?

Haciendo una búsqueda rápida de kits de conversión por internet se pueden encontrar tal variedad de modelos que quizás resulta hasta desconcertante. Muchos de ellos te darán la sensación de que se necesitan conocimientos avanzados de mecánica, electrónica y soldadura para poder poner en marcha tu propia bici eléctrica.

Pero si entras más a fondo en la búsqueda, encontrarás kits de conversión de bici a e-bike que son muy fácil de instalar. De hecho, son tan simples que no te llevará mas de unos minutos su colocación y no se requiere saber mas que simples detalles detalles del funcionamiento de una bici.

Entre los más simples que encontrarás están el Bafang 48V 750W o el Bafang 36V 250W / 350W que además, son líderes en ventas en el sector. Si tienes algo más de conocimientos o eres mas manitas, tendrás la posibilidad de conseguir por ejemplo el TongSheng TSDZ2 que a cambio de un poco más de dificultad en su instalación te dará mejores prestaciones.

El montaje del kit

Mi experiencia convirtiendo mi bicicleta en una con motor eléctrico ha resultado bastante sencilla. Comenzó con la conversión de la rueda, que no requirió más que quitar la rueda vieja, e insertar el mecanismo de la nueva rueda motorizada. El único problema era que el eje no encajaba perfectamente en la horquilla, pero con unos pequeños ajustes lo resolví.

Fijar la batería y el controlador fue pan comido: un soporte lo sujeta a cada lado del eje y actúa como base principal de todo el sistema. Después se debe colocar una correa para impedir que el soporte gire cuando se monta la batería.

El siguiente paso fue instalar el sensor del soporte inferior. Quizás esta me resultó la parte más difícil. Hubo que quitar el brazo izquierdo del pedal y sujetar la unidad circular alrededor del eje del pedalier. Estaba bastante apretado y tuve que recortarlo un poco con un cuchillo para asegurarme de que encajaba en su sitio correctamente. Luego pasé el cableado por el tubo de bajada hasta la unidad de control.

Por último, sólo necesité limpiar los otros cables, encender el sistema y salir a probar su funcionamiento.

Hay muchos sistemas distintos en el mercado que funcionan de manera comparable, aunque el proceso de instalación puede variar en algunos casos del que yo seguí, por lo que te recomiendo informarte bien antes de ponerte manos a la obra.

La gran ventaja de estos sistemas es que, si después de probar la bicicleta con un kit de conversión, no te gusta su funcionamiento, con una simple tarea inversa de desmontaje de las piezas todo volverá a la normalidad y tendrás tu bici de nuevo a la antigua usanza, sin haber perdido miles de euros por el camino.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad