Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | 22 junio 2016

De nuevo, emigrantes

Los últimos datos del saldo migratorio español arrojan un saldo negativo por vez primera desde que se tienen datos. Esto es, que son más los que se van de España que los que llegan. Es curioso cómo está cambiando todo en los últimos tiempos. Hasta anteayer, España era uno de los países de la Unión Europea que más inmigrantes recibía. Ahora, no sólo ya no recibimos, sino que exportamos.

Si lo observamos desde una postura ecléctica, podríamos concluir que es algo completamente normal, que los ciclos en la economía se suceden y que esto puede llevar aparejado que igual que ha habido épocas de bonanza en las que la economía española ha podido generar puestos de trabajo capaz de absorber a trabajadores extranjeros; en épocas de mayores dificultades, los españoles tienen que salir fuera a buscar trabajo. Y esto, puede concluirse, es algo absolutamente normal, en la sociedad globalizada en la que vivimos.

Pero desde otra más postura más crítica, y realista si se quiere, lo cierto es que si muchas personas se están viendo obligadas a buscar trabajo fuera de España, no en busca de mejores condiciones económicas, lo cual es muy legítimo y hasta deseable si se quiere, sino obligadas porque no son capaces de encontrar un hueco en el mercado laboral español, aun contando con una buena formación y la mejor de las predisposiciones, es que algo ha fallado durante las épocas de bonanza. Y es, sencillamente, que no hemos sido capaces de preparar a España para competir con el resto de economías. Apostar por el ladrillo, como se ha hecho durante demasiados años, apoyándonos en él de forma indiscriminada, ahora trae estas consecuencias. No se ha apostado por mejorar la educación, ni la sanidad, ni los servicios sociales; no se ha detectado que en la investigación puede estar un factor de riqueza muy importante, hasta ahora totalmente relegado a un segundo plano. En el siglo XXI sólo es posible competir desde la calidad y la diferencia, y aunque las exportaciones de las empresas españolas han crecido tímidamente, todavía queda un camino muy largo por recorrer. Y hay que apostar por facilitar y apoyar la internacionalización de nuestras empresas, incluidas las pymes. Hay personas perfectamente preparadas para contribuir a este empeño… Y claro, hay que obligar a los bancos a que se impliquen en la tarea en la que nos encontramos, concediendo créditos a quienes lo necesitan, precisamente para generar empleo. La forma en que están actuando los bancos en toda esta crisis es tan deleznable… Han concedido hipotecas (otra vez el ladrillo) a diestro y siniestro, sabiendo que ellos nunca van a perder, y cuando vienen mal dadas para los hipotecados, éstos no sólo pierden sus casas, sino que deben seguir pagando el crédito que los vincula al banco… ¿Pero no es abuso de poder esto? ¿Y el legislador español dónde está?

En fin, que con lo que tenemos en casa, normal es que nos vayamos fuera y que muchos españoles contribuyan a generar riqueza para otros países. Esto es lo que tenemos, y parece por lo que se ve que es esto lo que nos merecemos.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad