Sistema de blogs Diarium
Universidad de Salamanca
Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | General Semillas RSS para esta sección

La tolerancia y los intolerantes

Desde que un partido político con ideas claramente xenófobas, homófobas, negacionistas, machistas y fascistas se empezó a hacer hueco en la sociedad española, muchas veces he pensado acerca de cómo se le están facilitando los espacios-altavoz para hacer propaganda de ideas que, en un contexto de democracia militante, no tendrían cabida.

Los medios de comunicación, incluidos los públicos, le han ofrecido un seguimiento desproporcionado a todo lo que hacen o dicen. Y lo han hecho amparándose en la libertad de expresión. Pero desde hace días, a raíz de una rocambolesca situación en este partido, una de sus exmiembros se pasea por las Universidades españolas dando conferencias. Ante esto, algunos grupos se han manifestado en contra, y las Universidades han querido lavarse las manos o se han parapetado tras la libertad de expresión.

Que el pensamiento involucionista que este partido defiende se extienda por la sociedad es consecuencia de muchos factores, pero quizás el más destacado es la caída de hombros de todos los espacios/sectores que están ocupando sin que apenas se le oponga resistencia.

Y ahí aflora la paradoja de Popper, acuñada en su libro La sociedad abierta y sus enemigos, en la que considera que una sociedad que manifiesta una tolerancia ilimitada frente a los intolerantes pone en riesgo la existencia de dicha tolerancia. Esto es, que si apelamos a la tolerancia como idea máxima y sin matices, estaremos contribuyendo a que los intolerantes cada vez se hagan con más espacio público, hasta que llegue el momento en que lo ocupen y acaben con esa tolerancia.

Esto es lo que está ocurriendo. Y desde la perspectiva universitaria quizás deberíamos reflexionar acerca de lo que un espacio como este debe ofrecer a sus estudiantes y resto de su personal. Si posibilitamos que sea un espacio para que se viertan ideas que niegan la evidencia y vulneradoras de derechos, estaremos entregando nuestra conquista más preciada. La ideología por supuesto que debe estar presente. Y los debates siempre son bienvenidos, pero también deberíamos saber discriminar lo que es un debate. Y a mi juicio, quienes niegan la dignidad de la persona, según a qué grupo pertenezca, no deberían tener ni espacio ni altavoz, al menos, en las universidades públicas.

Comentarios { 0 }

El futuro está en el aire

No se asusten. Es un juego de palabras. Sólo un juego de palabras.

Mañana iniciamos un nuevo curso. Después de tres cursos con distintas limitaciones por la pandemia, este será el primero sin ninguna restricción. Todo será igual que antes de la pandemia. Aunque bien sabemos todos que después de la pandemia ya nada será igual. Ya hemos incorporado a nuestro ideario la frase antes de la pandemia / después de la pandemia como punto de inflexión que subraya la fuerza con que esta ha pasado por nosotros.

Pero a las puertas de este nuevo curso, con tantos datos pesimistas que se ciernen por doquier, con la inflación por las nubes, con una guerra que sigue diezmando vidas, con una crisis climática que solo los negacionistas de todo se atreven a poner en duda, con todo eso, hay que encontrar la fórmula para que en las aulas nuestros estudiantes encuentren estímulos no sólo para la supervivencia, sino para la resistencia. Porque en estos tiempos convulsos que vivimos si algo ha quedado claro es que ningún derecho está a salvo de ser vulnerado y que cada vez existen más razones para formar ciudadanos conscientes de sus responsabilidades sociales.

Así que desde el Derecho Internacional Privado en este primer cuatrimestre, hasta el Derecho de extranjería y la Clínica Jurídica de Acción Social del segundo, pondré a disposición de mis estudiantes conocimientos, sí, pero también herramientas poderosas como son la capacidad de cuestionar lo preestablecido y la necesaria toma de conciencia de que todos y cada uno de ellos son actores protagónicos para que el futuro se escriba desde la esperanza. A ello nos encomendamos. Buen inicio de curso para todos/as.

Comentarios { 0 }

Y ahora, ¿qué hacemos?

No será porque no estemos advertidos. Desde hace tiempo, mucho tiempo, de que la tierra nos está enviando señales de agotamiento. El denominado cambio climático es una llamada de auxilio, mientras todos los que habitamos el planeta Tierra o miramos para otro sitio, o nos sentimos impotentes para revertirlo.

La cuestión es que quizás todavía no seamos del todo conscientes de que esta crisis climática, no estoy segura de si reversible, va a conllevar (o está conllevando ya) cambios estructurales del máximo calado. La escasez o falta de agua en los llamados países desarrollados marcará el punto de inflexión. Porque en otras partes del planeta la pertinaz sequía ya está generando graves hambrunas. Queda por ver cómo se gestionará este déficit. Seguramente la gestión de aguas residuales o las desaladoras ocuparán parte de las noticias no en mucho tiempo. Pero seguiremos probablemente sin ser conscientes de que un uso irracional (o poco ético) de los recursos naturales genera desigualdad y ninguna sociedad ni local ni global puede vivir en paz sostenida sobre esa base. Así que me preocupa ver cómo los Estados van poniendo parches a las situaciones que se van generando pero sin afrontar de forma clara un cambio de modelo productivo. Hemos construido durante demasiado tiempo sociedades individualistas, a las que les cuesta detectar la frecuencia de lo colectivo. Pero sólo desde esa vía colectiva podremos afrontar lo que nos viene.

Hay muchos que niegan todavía la evidencia. Es la ceguera del que no experimenta en propias carnes la realidad para entenderla. En esta época complicada que nos va a tocar vivir espero que seamos conscientes de la necesidad de tener al frente de las instituciones a personas con capacidad y solvencia, tanto técnica como humana. De lo contrario, veremos como hemos visto en Castilla y León, que al fuego de los incendios, se une el fuego de la incompetencia.

Comentarios { 0 }

Fuego

¡Qué verano tan duro estamos teniendo! Es una tragedia sin paliativos todo lo que los incendios están arrasando, por toda España. Aquí, en Castilla y León, la situación es crítica. Sobre todo en la provincia de Zamora. A la gravedad de los incendios se une la incompetencia que está demostrando la Junta en su gestión. Es desolador. Este fuego también está haciendo que aflore la verdadera política. Y la que no es tan verdadera.

El patrimonio natural dañado, los medios de vida de poblaciones ya suficientemente afectados por la mala gestión territorial de la llamada despoblación, nos está mostrando con crudeza la realidad tan dura a la que nos enfrentamos.

Porque podemos debatir lo que queramos sobre el cambio climático, pero a la vista está que es difícil rebatir las evidencias. A estas alturas, lo que tendríamos que estar haciendo es un cambio de modelo productivo que beneficie a la sociedad en su conjunto. Sustituir las variables que sostienen el crecimiento económico por el necesario decrecimiento. Son las grandes empresas las únicas que ganan con el crecimiento. Está claro dónde nos ha llevado el feroz consumismo. Que desde los gobiernos estatales ni se cuestiona. Ahora el objetivo es seguir buscando fórmulas para mantener el gas, el petróleo y otros recursos naturales. Y poco menos que presentan como catástrofe la recesión. Ni una lectura de profundidad se divisa en el horizonte. Todos con el pin en la solapa de los ODS, pero ninguno convencido de lo que realmente supone un desarrollo sostenible, que pasa necesariamente por cambiar los hábitos de consumo y de producción. Que pasa necesariamente por un cambio de modelo productivo. La tierra es finita. Todo lo extraemos de ella. Y la voraz ansia de riqueza material nos está abocando a un mundo en el que seguir viviendo en condiciones de confortabilidad se torna cada vez más difícil. Los gobiernos del mundo, antes que plantearse qué hacer sin el gas de Rusia, lo que tendrían es que estar aplicando ya soluciones que vayan orientadas a frenar el cambio climático. Para eso necesitamos gobiernos que piensen en el bien común. Y lo que pudiera parecer una utopía en realidad es nuestra única alternativa de supervivencia.

Comentarios { 0 }

Acción por Ucrania

Ayer presentamos la Acción por Ucrania que hemos llevado a cabo desde la Red española de Clínicas Jurídicas y cuyo resultado ha sido una Guía de trámites y recursos para la población desplazada por la guerra en Ucrania, accesible en https://clinicajuridica.usal.es/accion-red-por-ucrania/.

El detonante fue este mensaje que envié el 2 de marzo a los compañeros de la Red española de Clínicas Jurídicas.

Sobre la situación en Ucrania
Externo
Recibidos

ANTONIA DURÁN AYAGO <aduran@usal.es>
mié, 2 mar, 12:15

para Red

Queridos/as compañeros/as:

Espero que os encontréis bien.
He estado dando vueltas a si como Clínicas Jurídicas podríamos ofrecer algún tipo de respuesta y/o ayuda ante la situación tan tremendamente grave que se está viviendo en Ucrania. En Salamanca, los que trabajamos con Migrantes nos hemos puesto a disposición de las organizaciones con las que colaboramos que nos dicen que aún no tienen indicaciones. Hoy se acaba de publicar la Propuesta del Consejo para aplicar la Directiva de protección temporal de desplazados de 2001 a todos los ucranianos afectados por el conflicto: https://ec.europa.eu/home-affairs/proposal-council-implementing-decision-implementing-temporary-protection-directive_en.
Si se os ocurre alguna idea o propuesta para trabajar coordinadamente, podríamos valorarla. Debo reconoceros que en estos momentos no tengo claro qué podríamos hacer, pero quizás alguno de vosotros tenga la mente más despejada.
Cuidaos. Un abrazo

Tras él, vinieron numerosos mensajes, reuniones por zoom para concretar y organizarnos y mucha, mucha voluntad de ayudar. Ayer era difícil encontrar el tono con el que abordar el encuentro. Porque ojalá no hubiéramos tenido que realizar este trabajo. Ojalá esta invasión no se hubiera producido. Pero nos reunimos también para reivindicarnos como un colectivo integrado por estudiantes, profesores y organizaciones que somos conscientes de la fuerza que podemos tener si trabajamos juntos. Es esta la segunda acción que llevamos a cabo desde la Red. La primera la realizamos durante la pandemia (aquí lo explico). Y esta segunda ha superado en número de participantes a la ya importantísima primera. En esta ocasión hemos participado 18 Clínicas Jurídicas de las Universidades de A Coruña, Alcalá, Autónoma de Madrid, Camilo José Cela, Carlos III de Madrid, Centro de Estudios Garrigues, Deusto, Jaume I, Miguel Hernández de Elche, Murcia, Oviedo, Pompeu Fabra, Pontificia de Comillas de Madrid, Rey Juan Carlos, Salamanca, Valencia, Valladolid y Villanueva, agrupando a 98 estudiantes, tutelados por 38 profesores-tutores y nos han acompañado varias organizaciones con las que cada Clínica trabaja.

Primero nos preguntamos qué podría ser útil, y asumimos que teníamos que centrarnos en hacer más fácil el ejercicio de algunos derechos básicos (educación, asistencia sanitaria, trabajo). Y eso nos llevó a definir el trabajo por Comunidades Autónomas, estableciendo un guion similar, a través de preguntas y respuestas. Teniendo como punto de partida el trabajo que sobre asistencia sanitaria había realizado ya la Clínica Jurídica de la Universidad de Alcalá. Luego todo fue fluyendo. 18 equipos que trabajaban coordinadamente. Mención especial merece la Clínica Jurídica de la Universidad Autónoma de Madrid, que llegó cuando ya estábamos trabajando, pero quedaban 5 Comunidades Autónomas sin asignar. Gracias a la enorme empatía y capacidad de coordinación de Blanca Rodríguez, fue posible sacar el trabajo en tiempo récord. Sólo ellos aportaron 30 estudiantes.

Ayer se puso de manifiesto que el único afán que nos movía era sentirnos parte de una acción coordinada que iba a cristalizar en algo que esperábamos que ayudara a la población desplazada. Y que la página haya recibido más de 3500 visitas desde el 21 de abril, fecha en que comenzamos a contabilizarlas, aunque la lanzamos el 6 de febrero, nos hace pensar que está siendo útil.

Aquí la presentación que realicé ayer y el vídeo de toda la Jornada. Para mí es un orgullo formar parte de esta inconmesurable Red. Seguimos.

Comentarios { 0 }

Lo que está pasando en Castilla y León

Nadie podía llamarse a engaño. Cuando Fernández Mañueco decidió gobernar a toda costa, aunque fuera metiendo en el gobierno a un partido como Vox, ya sabíamos lo que venía. Crispación, mojigatería, incapacidad, incultura y empobrecimiento para una comunidad que no se caracteriza por los buenos datos económicos. Ahí está la despoblación como mal que se convertirá en endémico, puesto que ni existe interés por revertirlo ni tampoco talla suficiente para percatarse del problema.

Castilla y León se ha convertido en el escenario de una tragicomedia, aunque lo de comedia quizás sobre. Porque es una tragedia ver cómo una comunidad que en otro tiempo se caracterizó por su saber estar y por un gobierno que aunque no hacía grandes cosas, por lo menos no se caracterizaba por dar los titulares que ahora, día sí, día también vemos en los medios de comunicación.

Y ojo, porque si ayer vieron el debate de las elecciones en Andalucía, y la gente no reacciona votando por opciones realmente democráticas,  los andaluces ya saben lo que tendrán.

Bochorno daba ver cómo Moreno Bonilla no decía que bajo ningún concepto aceptaría un gobierno con Vox. Y esta es la verdadera pena. Que el PP es el aliado natural de un partido involucionista y dañino. Porque si no lo evita es cómplice de sus fechorías. Si fuera militante del PP me replantearía seguir siéndolo. Por vergüenza y por coherencia.

Comentarios { 0 }

Del involucionismo a la escucha activa

Día tras día se repetirán escenas como las de ayer y antes de ayer protagonizadas por el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, dirigente de Vox, venido a más por obra y gracia del Sr. Mañueco y la condescendencia del Sr. Feijóo. Aclaremos primero esto porque es importante para entender el resto.

Vox es un partido involucionista. No tiene ninguna idea de desarrollo, ni de innovación, ni se plantea necesidad alguna de progreso. Su programa político está sustentado en el ataque a las minorías y en reivindicarse como la esencia y reducto de lo que ellos entienden que es España. Básicamente se quedaron en el modelo de la reconquista.

A estas alturas todos sabemos lo que es VOX. Desde mi punto de vista además una amenaza real para la convivencia pacífica en nuestro país, necesaria por otra parte para que la democracia respire.

Pero he de reconocer que tener a VOX hasta en la sopa no me parece que sea la mejor manera para hacerle frente. Porque queramos o no, esta exposición constante en los medios, en todos los medios, también en los públicos, les está sirviendo de campaña, y le está aportando importantes réditos electorales. Buena prueba de ello es Castilla y León. Si el Sr. Gallardo está donde está es, cierto, por la debilidad de Mañueco, pero también y fundamentalmente, porque este partido ha tenido votos suficientes para ser determinante en la conformación del gobierno, tal y como lo percibía el PP. Y aquí es donde yo creo que debemos poner el foco.

Porque llegados hasta aquí, lo que está claro es que estar todo el rato en los medios y en las redes denunciando las barbaridades que dice un sujeto involucionista, no ayuda a que este partido se debilite. La única forma de hacerle frente es conformar políticas que emocionen y que se preocupen de verdad por los problemas de la ciudadanía. El descrédito de la política ha llegado a ser tal que estas declaraciones se consumen como espectáculo, sin calibrar el daño que hace esta sobreexposición. Si queremos un país maduro, lo primero es tener solvencia para tratar los temas y saber dónde deben estar los micrófonos. Al contrario, lo que se está haciendo desde hace años es dar el altavoz a quien no sólo no sabe hacer política (porque no creen en ella, sino como beneficio personal) y restar espacios a quienes se esfuerzan por proponer alternativas de progresismo sólido para nuestro país.

Lo que quiero decir es que, en mi opinión, no se le combate amplificando todas las barbaridades que dicen sus dirigentes, ahora además acentuadas por estar en el gobierno de Castilla y León; se le hace frente construyendo alternativas de progreso que hagan partícipe a la ciudadanía, que bajen a la calle, que escuchen. Sólo así habrá un poco de esperanza y se podrá frenar este descenso a los infiernos al que nos están llevando algunos con poca sesera y sin ninguna experiencia laboral, ergo sin saber lo que significa el esfuerzo y la capacidad de aportar con tu trabajo al desarrollo del país.

Comentarios { 0 }

En ese momento extraño

En ese momento extraño en que te das cuenta que los días van pasando y ya hace tiempo que no escribo en este blog. Lo que es señal de la vorágine que nos absorbe. Siempre con miedo de llegar tarde a los compromisos adquiridos; pero con ganas de poder hacer todo lo que sea posible para aportar en lo que se pueda.

Estos últimos meses hay una “tarea” que me ha ocupado y me llena de orgullo. Haber podido materializar un proyecto colectivo para facilitar el acceso a sus derechos a las personas desplazadas por la guerra en Ucrania. 18 Clínicas Jurídicas se han implicado, 96 estudiantes y 38 tutores que han trabajado y siguen trabajando en un empeño compartido: https://clinicajuridica.usal.es/accion-red-por-ucrania/. Para mí, esta es la Universidad que necesitamos. La que se compromete y aporta. Aunque sea solo un granito de arena. El camino y el aprendizaje es mucho.

Y un poco de poesía en esta tarde de viernes.

 

Venga la nada con sus arrestos,

que aquí estaremos prestos

a presentar batalla.

Nadie ni nada

hará que renunciemos

a creer que el mundo

puede ser otra cosa.

Seremos la resistencia,

frente a la incultura,

frente a los necios que piensan

con desprecio en que el otro

no es un ser humano.

Siempre con voz firme,

reivindicaremos,

la paz para el mundo,

y la sonrisa

con una flor en la mano.

Comentarios { 0 }

Menores ucranianos no acompañados

Tras la terrible crisis humanitaria que se está viviendo en Ucrania, con más de tres millones de personas que ya han abandonado su país y que buscan un lugar donde ser acogidos, mientras la guerra dure, hay un colectivo, de enorme vulnerabilidad, que debería concentrar la atención de todas las autoridades con carácter prioritario. Los niños siempre son los que más sufren con estos conflictos, y también los que más riesgos corren.

Hoy, la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado ha publicado una nota informativa para recordar la necesidad de proteger el interés superior de los niños en todo momento, especialmente cuando tienen lugar acontecimientos como los que se están produciendo en Ucrania. En estas situaciones las adopciones internacionales no proceden y no pueden tener lugar. Entre otras cosas porque es complicado clarificar cuál es la situación legal de estos niños, si sus padres viven o han fallecido, si tiene familiares que se puedan hacer cargo de ellos… Muy importante también es brindarles la necesaria protección por parte de las autoridades más cercanas a su país. En este sentido, deberían ser identificados lo antes posible, y siempre antes de emprender viaje a otro Estado, para evitar caer en redes de trata.

Todos los niños ucranianos que lleguen a España van a tener su correspondiente documentación que los identifica como beneficiarios de la protección temporal de desplazados. Pero si llegan solos a nuestro país, hay que poner en marcha el protocolo de declaración de desamparo para que pueda asumir su tutela la Comunidad autónoma a la que llegue. Y luego, solo luego, podrán ser dados en acogimiento a las familias que con carácter previo hayan sido declaradas idóneas para ello.

Así que toda la solidaridad, pero con orden y respetando siempre el ordenamiento jurídico.

Comentarios { 0 }

La geopolítica y las personas

Para la población de Ucrania y de Rusia en estos momentos la geopolítica es el leviatán. Una apisonadora inclemente que arrasa la vida de millones de personas. No sabemos si existe o no geoestrategia para poner fin a esta insoportable situación, pero lo cierto es que si atendemos a las noticias que nos llegan, la esperanza o no se la divisa o es percibida a cuentagotas cuando los líderes de países cercanos a Putin, sobre todo de China, deciden aportar un titular apostando por la diplomacia.

Diplomacia puesta en cuestión, en todo caso, puesto que no pudo evitar la invasión de Ucrania por Rusia, ni tampoco ahora parece que esté dando ningún resultado. Repárese que no hay ni siquiera observadores internacionales en las reuniones que están teniendo las delegaciones rusa y ucraniana. Entretanto asistimos con incrédula expectación a lo que está ocurriendo, mientras el pesimismo gana puntos y la incertidumbre campa a sus anchas.

Lo inmediato es acoger y atender debidamente a la población ucraniana desplazada. En estos días se solapan muchas lógicas, todas ellas de justicia, como las que reclaman una correcta acogida también a las personas que provenientes de otras zonas del planeta en conflicto, esperan esa acogida. Como digo, siendo este deseo de justicia, centrémonos en hacer posible lo que en estos momentos es legalmente posible. No nos perdamos en debates infructuosos, al menos ahora.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad
Studii Salmantini. Campus de excelencia internacional