Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6

Igualdad de oportunidades

Joseph E. Stiglitz, Premio Nobel de Economía en 2001, en su libro “El precio de la desigualdad”, editado por Taurus en 2012, analiza las dramáticas consecuencias que pueden traer consigo las políticas neoliberales. Aquellas que siguen manteniendo su fe ciega en que el mercado se autorregula y que la legislación de los Estados, su intervención (limitación) en la regulación de los mercados resulta contraproducente. El que los poderes democráticos de decisión hayan sido abducidos por esta idea es un hecho innegable. Sus consecuencias fatales. Lo estamos viendo. Esta crisis que padecemos no la ha generado la economía real sino la financiera. Esa economía artificial que genera dinero de la nada, de simples expectativas y que si cae se lleva por delante todo lo que encuentra. Y esa caída se ha hecho desde la connivencia de los Estados, y lo que es peor, han sido rescatados por los propios Estados con fondos los ciudadanos de a pie, esos a los que en muchos casos, ese sistema ha hecho desaparecer de un plumazo sus ahorros con las preferentes o se han visto sin casa y en la calle, por obra y gracia de un banco que los ha desahuciado, cuando no ese banco era de titularidad pública, ya saben, el famoso banco malo o SAREB.
Durante estos años de crisis hemos visto cómo la desigualdad ha ido creciendo exponencialmente en España. Hemos comprobado cómo hay muchas familias en situación de pobreza, niños que comen sólo la comida que hacen en el colegio. ¿No es un drama? Es una tragedia con mayúsculas. Y lo peor es que no hay ni un ápice de esperanza de que esto pueda ser diferente. El poder democrático no es más que un demiurgo del que se sirven los mercados para seguir profundizando en la desigualdad. Y en España que esto es así es tan evidente, que ni siquiera el gobierno se molesta en ocultarlo. Hacen una inversión millonaria en rescatar a las entidades financieras so pretexto de que está en riesgo la economía. Al tiempo, para poder lograrlo, atacan de lleno al ciudadano medio con políticas corrosivas con las que pretenden ahondar en la desigualdad. Lo que parecen ignorar estos paganos neoliberales es que tras la desigualdad no se esconde nada bueno. Y que, por el contrario, un país en el que se profundiza en la igualdad de oportunidades es un país más próspero, más sólido, mejor preparado para competir mundialmente. Tan pacatos en ideas y tan generosos de lo ajeno…

Duran Ayago Antonia

About Duran Ayago Antonia

http://www.linkedin.com/in/aduranusal Twiter: @aduranusal

Suscripción al Blog

Si quieres recibir cada entrada, suscríbete

Política de privacidad