Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | 22 junio 2016

Zona de confort

Podríamos definir la zona de confort como el espacio en que nos sentimos seguros, que controlamos sin demasiado esfuerzo, donde todo transcurre según lo previsto, en donde la inercia va marcando el rumbo de nuestro destino. La zona de confort es, en definitiva, un lugar donde siempre en algún momento de nuestra vida hemos deseado estar.

Cuando se habla de salir de nuestra zona de confort se alude a romper la monotonía, a atreverse a conocer experiencias nuevas, a reinventarse si es preciso para ver la vida con fuerzas renovadas y a encarar al destino con ganas y resolución, sin demasiados miedos, con la frente alta, haciendo acopio de fuerzas para superarse a uno mismo.

Creo que sería bueno que intentáramos a lo largo de cada año de nuestras vidas, salir, aunque sea un poco, de esa zona de confort que nos hemos construido, llevando a cabo alguna acción o comportamiento que nos hiciera crecer interiormente.

Como se aproxima el comienzo de un nuevo año en mi vida, hoy he decidido salir de mi zona de confort escribiendo poesía. En realidad, supone volver a mi pasado porque hubo un tiempo que era eso lo que escribía. Dedicada a todos vosotros que me leéis:

 

Construyamos la utopía.

Pensemos que se puede.

Cambiar inercias que destruyen.

Buscar anhelos nuevos o renovados.

Saquémosle el jugo a la vida.

Ahora. No procrastinemos.

Ya llegarán los que quieran frenarnos.

No les dejemos. Avancemos.

El horizonte no está lejos.

Las metas son asumibles.

Pero tengamos metas.

Que no nos pueda el miedo.

Atrevámonos a soñar.

Desterremos la apatía de nuestras vidas.

Tomemos conciencia de quiénes somos.

Avancemos. Construyamos juntos la utopía.

Pensemos que se puede.

Hagamos que se pueda.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad