Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | 22 junio 2016

¡Qué bien!

Noche intensa la de ayer. E ilusionante. Poco después de que se cerraran las urnas, los primeros datos en Madrid y Barcelona ya avanzaban la esperanza. Lo confirmaron Valencia, o Valladolid, también Xátiva, o comunidades como las dos Castillas y Extremadura y un largo etcétera…
Es un día hoy para el optimismo y la alegría. No está todo perdido. Los ciudadanos reaccionamos frente a la corrupción y frente a políticas que postergan a la gente, haciendo primar otros intereses que no nos interesan. Escuchar a Manuela Carmena o a Ada Colau transmite una energía positiva que nos hacía mucha falta. Devolver las instituciones a sus dueños, los ciudadanos, no va a ser tarea difícil para estos movimientos. Lo comprobaremos. Veremos cómo las cosas se pueden hacer de forma diferente. Dejando atrás tanta prepotencia, tanto no saber estar. Adiós al Sr. Monago y sus viajes, y sus mentiras y su falta de política. Bienvenido, Guillermo Fernández Vara, que tras cuatro años en la oposición ha sabido visualizar la necesidad de cambio y la importancia de que las tradicionales siglas políticas miren hacia la gente y no se consideren por encima de ella. Adiós, Rita Barberá, demasiados años en el poder, y sobre todo, demasiado tiempo robando a los ciudadanos; bienvenidos todos los que arrimen el hombro para hacer las cosas bien. Adiós a Esperanza Aguirre, tan mezquina en esta campaña como su historial de servicio; gente como ella nunca debería estar al frente de responsabilidades institucionales.
Ojalá que pronto también podamos decir adiós a Rajoy y dar la bienvenida a la consolidación de una nueva época luminosa en España. Después de tanta oscuridad, qué falta nos hace.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad