Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | 22 junio 2016

Para hacérselo mirar

Que el PSOE está pasando, desde hace años ya, por horas bajas, esto no se le escapa a nadie. Que los denominados barones (y baronesa) no sepan qué hacer para decapitar al secretario general, a la sazón apoyado por ellos hace no tanto después de que la militancia lo eligiera, tampoco. Lo que de verdad asombra es que todo este revuelo se deba en primera instancia a la decisión, muy legítima, coherente y a mi juicio responsable de Pedro Sánchez de no posibilitar un gobierno del PP, ni por activa (con voto a favor, lo que sería un suicidio en toda regla) ni por pasiva (con una abstención que dadas las circunstancias tampoco se entendería). Nunca me ha gustado Sánchez; me parece que no tiene fondo suficiente para aupar de las cenizas a un partido que necesita regenerarse y dotarse a sí mismo de unos bríos que perdió hace tiempo, pero le reconozco que en estas circunstancias no sólo es módelico mantener la negativa a un gobierno popular, sino que lo coherente es que lo intente con otras fuerzas, esta vez de mejor manera que en la vez pasada. No sé si la vez anterior realmente estuvo condicionado a la hora de mirar primero a Ciudadanos por los líderes regionales de su partido. Pero le faltó coherencia y arrojo. Asusta oír a Susana Díaz, o a Guillermo Fernández Vara o a García-Page. Su no a Pedro Sánchez parece esconcer un tímido sí al PP, y miren, para eso no les han votado, créanme.
De seguir con estas guerras intestinas sin que aflore una crítica que vaya más allá de la persona y que no reclame un proyecto de izquierdas que el PSOE hace bastante tiempo que perdió, estaremos asistiendo a la descomposición de un partido con más de cien años de historia, vital para entender la democracia española, que por el camino se ha ido dejando lo de socialista y obrero. Y claro, hay quienes sin hacer nada para merecerlo, apoyados por el marketing y por las corrientes tectónicas de quienes buscan sin encontar refugio político, se ven por carambola recompensados. Pero este amparo será volátil, porque Podemos no es más que un experimento de politógolos que han abusado de la buena fe de los huérfanos políticos de izquierda. Son pura falacia. Por eso, es preciso que cuanto antes comience a tejerse en el PSOE una regeneración real, con líderes sólidos. Ni Sánchez ni Díaz lo son.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad