Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6

¿Qué votamos?

Porque lo primero que hay que aclarar es esto. No votamos a una persona concreta, por mucho que sea quien encabece una lista electoral de un determinado partido. Votamos, se supone, un programa electoral. Un conjunto de ideas, de medidas, de propuestas que de gobernar el partido que las presenta pondrá en práctica. El problema viene cuando después, el programa se altera en función de las circunstancias, sobrevenidas o no, al albur de la mecánica del gobierno que en este país, y hasta el momento, parece transitar caminos inexplorados. O dicho con otras palabras más hoscas, tú vótame a mí, a mi partido, créete mi programa que luego ya nosotros haremos lo que consideremos mejor para el país sin tenerte en cuenta. Esto es lo que se ha venido practicando al menos en las dos últimas legislaturas, sobre todo en la última, en la que tras el capote de la crisis económica han desmontado todo el Estado social y democrático del Derecho que se presume que es España, o al menos así reza en nuestra Constitución.
A mí me gustaría que se percibiera el programa electoral como un contrato que el partido político firma con la ciudadanía. Un contrato que si se incumple tuviera sus consecuencias, entre otras preguntar al pueblo si desea que ese partido siga gobernando. La democracia real debe ser más participativa y menos representativa. El todo para el pueblo pero sin el pueblo ya debería haberse superado, y sin embargo, es lo que hasta ahora ha primado en la democracia española.
Me parece estupendo que haya debate de ideas, me parece hasta una necesidad que los ciudadanos podamos comprobar la talla de quiénes pretenden representarnos. Pero habría que ir más allá y pedir que esa exposición que ahora, en campaña electoral, están haciendo, la siguieran manteniendo una vez celebradas las elecciones. Hay que explicar cuantas veces sea necesario por qué se da un paso y no otro en política, y si son pasos que se dan fuera del contexto programático que se ha votado, es preciso someterse a una cuestión de confianza, no sólo de las fuerzas políticas representadas en el parlamento, sino directamente de la ciudadanía.
Hay partidos en estas elecciones que apelan a este cambio, Podemos e Izquierda Unida-Unidad Popular han sido capaces de trasladar a sus programas esa necesidad de democracia real que la gente demanda. Es una pena que no hayan concurrido juntos a las elecciones porque tienen programas muy parecidos.
Si se antepone lo que los ciudadanos quieren a los tejemanejes de los partidos, será más sencillo acordar políticas entre todos. Hasta ahora no ha primado eso en nuestro país. A la vista está lo que ha hecho el PP con su mayoría absoluta en los últimos cuatro años. Que no nos vendan humo que todos sabemos que han practicado la política con minúscula, haciendo lo que han querido, dejando a un lado su programa cuando así les convenía, y escurriendo el bulto, no puedo comprender bien cómo, de todos los indicios de corrupción que les acechan. Por el bien de este país, creo que necesitamos un cambio de rumbo, pero no un cambio personalista, tanto líder carismático aburre. Necesitamos un cambio real en las políticas, en el estilo de hacer política y en el compromiso de todos con los temas que nos afectan. Necesitamos que nos tomen en serio, como los ciudadanos que no militamos en partidos políticos hacemos con la política. Tomárnosla en serio. Que una cifra tan alta viera/escuchara el debate del lunes dice mucho de este país. A ver si entre todos podemos hacer de España un país más digno, más habitable y sobre todo mejor para nuestros hijos. Porque sí, sra. vicepresidenta del gobierno, yo creo que mis hijos tienen derecho a vivir en un país mejor que en el que he vivido yo…

Duran Ayago Antonia

About Duran Ayago Antonia

http://www.linkedin.com/in/aduranusal Twiter: @aduranusal

Suscripción al Blog

Si quieres recibir cada entrada, suscríbete

Política de privacidad