Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6

Nuevo curso

Ayer comenzamos las clases en la Universidad de Salamanca. Es curioso que a pesar de los años, aún siento ese cosquilleo antes de ir a clase…

Ayer conocí a los que serán mis alumnos durante este curso en la asignatura de Derecho Internacional Privado, o más bien, ellos me conocieron a mí, porque yo tardaré todavía un poco en conocerlos a ellos. Este curso comienza, además, con visitas de compañeros en el horizonte que ya ayer anuncié. Nos acompañarán al menos la Profesora Dulce Lopes, de la Universidad de Coimbra, que va a hacer una estancia Erasmus en la Universidad de Salamanca, y que también participará en la docencia del Máster en Derecho Privado Patrimonial, y el Profesor Ángel Espiniella, de la Universidad de Oviedo que nos presentará su trabajo sobre Responsabilidad civil por accidentes de trabajos transfronterizos. Va a ser un privilegio tenerlos aquí este curso. Y ojalá que podamos articular la presencia de algún compañero más en los ya arraigados Seminarios wiki.

Otra novedad de este curso será la puesta en marcha de la línea de Migrantes y Derechos en la Clínica Jurídica de Acción Social. En esto el cosquilleo se convierte directamente en vértigo. Ojalá entre todos podamos sacarle todo el partido.

A la vuelta de la esquina está el VIII Encuentro de la Red española de Clínicas Jurídicas que se celebrará en Mallorca el 4 de octubre. Allí estaremos para compartir experiencias y aprender.

En octubre visitaré la Universidad de Vigo, para impartir dos seminarios gracias a la invitación del Profesor Pablo Bonorino.

También a finales de septiembre participaremos en el Encuentro de Familias organizado por la FELGTB que este año tiene lugar en la Universidad de Salamanca.

Y os iré contando poco a poco más cosas. Porque en la Unidad de Evaluación de la Calidad tenemos retos planteados muy importantes que ojalá podamos comenzar también a plasmar a lo largo de este curso.

Así que a trabajar se ha dicho. Muy buen curso para todos. Que sepamos dar lo mejor.

Comentarios { 0 }

Crisis de humanidad y Open Arms

No sé por dónde empezar.

Todos somos conocedores de la situación que viven más de cien personas en el buque Open Arms, que es una organización no gubernamental española cuyo fin principal es rescatar a las personas que se lanzan al mar Mediterráneo huyendo de todo tipo de barbaries y miseria. Que esto suceda, que haya personas que arriesguen sus vidas por llegar a Europa, ya nos debería compeler a una escueta pero intensa pregunta: ¿Por qué lo hacen? Algunos, aporófobos, pretenden criminalizar a estas personas y también, por supuesto, a las ONGs que acuden en su auxilio, insinuando oscuras relaciones con las mafias de traficantes. Algunos, además, como Abascal de Vox, exigen la ilegalización de estas ONGs. De todos es sabido la perversión del cristianismo que profesan algunos, para los que la caridad, en su sentido religioso, no es más que una palabra sin contenido…

Desde 2015 la Unión Europea se viene mostrando incapaz de hacer frente a uno de los mayores desafíos, junto con el Brexit, que le ha tocado enfrentar en sus ya sobrepasados 60 años de vida. Pareciera que una organización supranacional como ésta, basada en principios democráticos y en la defensa de los derechos humanos, no debería flaquear en esta causa que debería haber asumido con responsabilidad desde el primer momento. No olvidemos que desde 1997, la Unión Europea tiene competencias en materia de asilo, por lo que es claro que su actitud de avestruz, implica no otra cosa que dejación de funciones.

Junto con esta actitud indolente de la Unión Europea, aquellos Estados que cuentan con gobiernos declaradamente xenófobos como Italia contribuyen a que el problema se agrave. Si por cercanía son las costas italianas las que más veces se ven interpeladas, y el Sr. Salvini les niega la posibilidad a estas personas rescatadas en alta mar de pisar suelo italiano para poder presentar su solicitud de asilo o de protección internacional, todo se complica. La cuestión, por tanto, no es que España tarde 18 días en reaccionar ofreciendo un puerto en el que desembarcar a estas personas, requiriendo esta provocada reacción por supuesto análisis, lo importante es que tras esta crisis vendrá otra y si no somos capaces de resolver el problema a nivel de Unión Europea, lo que estaremos manifestando es que somos una Unión fallida.

Y lo somos. Porque a la postre tras todo esto no hay más que estrategia política. De la mala. Pero esto es lo que hay. ¿Dónde quedó el significado del aforismo “el hombre como medida de todas las cosas” del sofista Protágoras? La Política, con mayúscula, está ausente. Y si me apuran ya no se trata de izquierdas o de derechas, se trata simplemente de humanidad. Si ya hasta esto hemos perdido, lo demás, sobra.

Comentarios { 0 }

31 de julio de 2019

No es un día cualquiera este 31 de julio de 2019. Con él ponemos punto y final a un curso que ha sido muy intenso y muy fructífero. Y que me ha gustado especialmente. Lo comenzamos ya en agosto en Mendoza (Argentina), lo continuamos en septiembre en Lisboa, y en ambos presenté dos trabajos a los que tengo especial cariño, el primero sobre la libre circulación de personas y familias y el método de reconocimiento de situaciones y el segundo sobre la ley francesa del deber de vigilancia. Luego tuvimos el VII Encuentro de Clínicas Jurídicas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca. Y las clases de Derecho Internacional Privado, y del Máster de la Abogacía y de Derecho Privado Patrimonial. Luego visitamos la Carlos III, Ibiza, Venecia y Brasil, y vinieron más clases y más actividades de la Clínica Jurídica de Acción Social, como la presentación con Nico Castellanos del documental El naufragio: 30 años de memoria sumergida en la Filmoteca de Castilla y León y más tarde la campaña Destapona la USAL que ya lleva 235 kg de tapones y tapas de plástico recogidos. Pero guardo un especial recuerdo para el 9 de julio, fecha en la que celebramos el Encuentro dirigido al PDI titulado Docencia de calidad con contenido social: experiencias de aprendizaje-servicio. Estoy segura que este hilo va a dar mucho de sí y es con el que me voy de vacaciones, para pensar bien cuál puede ser la mejor manera de desarrollar esta idea a nivel de Universidad, con todo el potencial de buenos docentes que tenemos y con todo lo que podemos hacer en nuestro entorno para contribuir a desarrollar el compromiso social en nuestros estudiantes. Pero han sido muchas cosas más. La gestión en la Unidad de Evaluación de la Calidad ha sido muy interesante. Estoy aprendiendo mucho, conociendo de primera mano la calidad del Personal de Administración y Servicios que tiene la Universidad. Muchas veces lo digo, el PAS es fundamental en toda la Universidad, y lo digo con conocimiento de causa, en la Unidad de Calidad, trabajan a conciencia.

Y bueno, a estas alturas, no me queda más que desearos un buen verano. Tendremos que recuperar fuerzas porque el curso que viene promete ser tanto o más intenso que éste. Iniciaremos la línea de Migrantes y Derechos en la Clínica, junto con mi querida compañera Nuria del Álamo, y la cosa promete. Y seguiremos con los trabajos que durante este curso hemos iniciado y, por supuesto, con muchas ganas de seguir aportando, siempre en la medida en que se pueda.

Ya saben, CARPE DIEM. Nos vemos en septiembre. Disfruten del descanso.

Comentarios { 0 }

No nos lo merecemos

Hoy el pesimismo se ha hecho un hueco entre apretones de uno y otro lado. Hoy debería, por contra, haber sido un día lleno de esperanza. Quienes han posibilitado el cambio de signo de este día son, sin duda, nuestros representantes políticos que, una vez más, han demostrado su altura. Son muchas ya las entradas de este blog que he dedicado a reflexionar sobre nuestra clase política. No sé si hoy esta entrada será una más, o la dedicaré, como otras muchas, a utilizarla como desahogo ante tanto desencanto. Porque desencanto es lo que siento por lo que ha pasado hoy.

El día 28 de abril muchos respiramos aliviados. Hoy no sé qué pensar. Cierto es que el número de diputados del PSOE exigía que desde el minuto uno se pusiera a negociar con su más afín que todo parecía indicar que era Unidas Podemos. Pero al menos por lo que ha trascendido, ni hubo tal prisa, ni pareció ese el objetivo prioritario del PSOE. Mientras, miraba de reojo a Ciudadanos y apelaba a la necesidad de abstención del PP, y eso, a algunos, nos frustra. No digo yo que Unidas Podemos se lo haya puesto fácil. El nivel de desconfianza entre ambos partidos se ha manifestado con contundencia. Pero la cuestión es que se han llevado por delante muchas expectativas e ilusión de mucha gente que queríamos ver un gobierno de izquierdas sólido que se dedicara a tejer lo que durante bastantes años, demasiados, la derecha ha ido rompiendo. Necesitábamos nuevos consensos, reeditar pactos, recuperar derechos, consolidar otros, ponernos a la vanguardia del respeto a la diversidad. Todo ello teniendo en cuenta el contexto del otro lado. Derecha tripartita, aunada en lo reaccionario sin ningún escrúpulo para destruir lo bueno que tiene este país. Para ellos el poder está antes que nada.

Pero aquí estamos tres meses después, con una incertidumbre que nos aboca a seguir esperando lo que muchos pensábamos que era una posibilidad cierta. Pase lo que pase en estos dos meses, la izquierda en nuestro país debe hacérselo mirar. Poner por encima los intereses partidistas a los intereses generales, no parece que sea muy diferente de lo que promueven los que están del otro lado.

Y entre el pesimismo de hoy, quiero dejar una rendija a la esperanza de que todavía sea posible no tener que ir a elecciones. Porque sí, evidentemente no se acaba el mundo por ello, pero para los que no somos estrategas políticos y nos interesa lo cotidiano, esto sería un estrepitoso fracaso colectivo.

Comentarios { 0 }

Docencia de calidad con compromiso social y el aprendizaje-servicio como medio

El paso por la Universidad puede suponer una experiencia transformadora en todos los sentidos. Estoy convencida de que en la mayoría de los casos esto es así. La Universidad forma en conocimientos, en habilidades, en competencias. Pero es verdad que quizás en muchos casos nos centramos fundamentalmente en transferir conocimientos y no tanto habilidades o competencias que bien orientadas pueden suponer un elemento transformador no sólo para el estudiante en sí, sino también para su entorno.

La misión de responsabilidad social de la Universidad es transversal a toda ella. Afecta a la docencia, a la investigación, a la gestión. El compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 implica una necesidad de acción que las Universidades no sólo pueden asumir, sino que están obligadas a ello, puesto que constituyen el espacio idóneo para aunar ideas y acción, lo que puede servir para avanzar en un desarrollo sostenible que no es ya no posibilidad, sino una necesidad inaplazable.

En este contexto, la forma de enseñar a nuestros estudiantes puede experimentar una singular mejora si logramos además de transferir conocimientos, sensibilizarlos acerca de la necesidad de comprometerse activamente con la sociedad. Y esta actitud de compromiso activo implica a todas las ramas de conocimiento, y en consecuencia a toda la docencia que impartimos.

El método de aprendizaje-servicio (ApS) es un método docente que de forma muy gráfica supone llevar la Universidad a la calle y traer la calle a la Universidad. Implica poner al estudiante en el centro de su proceso formativo, colocándolo en la posibilidad de aplicar sus conocimientos, los que ha ido adquiriendo a lo largo de su carrera, para ponerlos al servicio de una organización cuyo objetivo sea cubrir necesidades sociales. Las organizaciones del tercer sector son, por tanto, imprescindibles para este método. Docentes, estudiantes y organizaciones colaboran estrechamente en un proceso de aprendizaje para el estudiante, que se transforma en servicio para la comunidad. Se trata por tanto de aprender enseñando, o aportando valor a su formación, el valor del compromiso social. En este proceso todos ganan y lo mejor, se amplifican los resultados positivos que se consiguen por parte de cada uno de los colectivos que intervienen. Para el estudiante, porque supone un proceso de verdadero empoderamiento, ya que con esta intervención en realidades concretas comprueba que los conocimientos adquiridos pueden resultar transformadores bien aplicados; para las organizaciones sociales, porque encuentran un espacio en la Universidad que les puede resultar muy útil para visibilizar sus funciones, y para los profesores porque supone una experiencia tan gratificante, que implica una fórmula para poder reconocerse de forma nítida en su vocación docente.

En la Universidad de Salamanca tenemos ya una trayectoria dilatada en esta metodología. Sin embargo, hasta el momento los profesores que nos hemos implicado en ella no hemos tenido el acompañamiento institucional que consideramos que se requiere. El actual equipo de gobierno de nuestra Universidad ha apostado por profundizar en la función social de nuestra Universidad y por ello quiere impulsar el ApS. Estamos de enhorabuena. Porque si lo hacemos bien, si logramos coordinarnos para visibilizar todas las experiencias y para introducir en todos los Grados una formación orientada o dirigida a que los estudiantes pongan en práctica sus conocimientos con organizaciones de carácter social que lo necesitan, habremos contribuido a dotar de un mayor contenido a una de nuestras misiones, si no la más importante, contribuir desde la docencia a formar a buenos profesionales que además estén comprometidos socialmente.

Comentarios { 0 }

Vox y sus satélites

No nos engañemos. Vox ha entrado con más fuerza en el Congreso que lo que podrían aparentar sus 24 diputados. De forma incomprensible, al menos para el ciudadano medio equilibrado, Ciudadanos se ha entregado en cuerpo y alma a sus postulados. Lo del PP era más que previsible. De manera que la ultraderecha presente en el Congreso tiene un poder indubitado. No digamos ya si miramos al entorno autonómico, donde pactos imprevisibles a priori se multiplican por doquier. O en el local. Si nos fijamos en el ayuntamiento de Madrid, la foto fija que encontramos es, sin lugar a dudas, penosa. Habiendo ganado las elecciones Más Madrid, PP que las perdió con rotundidad, ha encontrado el apoyo de Ciudadanos y Vox para devolver Madrid a la periferia y al oscurantismo. ¡Qué pena! Pero ahí ha estado Ciudadanos para apuntalar lo que las urnas no dijeron. Y encima intentando disimular lo indisimulable. Mintiendo, vamos. Menos mal que venían a regenerar la democracia… Utilizan las mismas artes ya conocidas: mentiras y cobardía para asumir sus pasos. Lo peor que puede haber en política.

En Castilla y León, después de la victoria del PSOE a nivel autonómico, se divisaba la posibilidad de cambio que había asegurado Igea, dirigente de Ciudadanos en esta Comunidad, por activa y por pasiva. Pero de la noche a la mañana, todo esto desapareció y ahí está un pacto de gobierno entre PP y Ciudadanos para evitar que el PP pierda 32 años de poder institucional. En fin.

Pero en todo este escenario desconsolador, en el que España ha dejado de ser uno de los países europeos en que la extrema derecha no estaba en las instituciones, es necesario como nunca una movilización ciudadana para ejercer una democracia militante y exigir desde todos los ámbitos que no nos podemos permitir involucionar en un país que ya lleva 40 años de retraso sobre el resto, si hablamos de democracia. Así que nos esperan cuatro años de acción continuada para denunciar lo que es denunciable y con fortaleza para no dar ni un paso atrás.

Comentarios { 0 }

Puesto a elegir (II)

Ayer tuve las últimas clases de este curso en el Máster de Estudios de la Unión Europea. El objeto era explicar el alcance y significado de la cooperación civil con repercusión transfronteriza en la Unión Europea, o dicho más llanamente, cómo desde la unificación de las normas de Derecho Internacional Privado de los Estados de la Unión se ha contribuido a desarrollar la libre circulación de personas en  el espacio judicial europeo. Uno de los alumnos, francés y politólogo de formación, aparentemente no prestaba demasiada atención a lo que iba contando. De repente esa falta de atención se convirtió en cierta incomodidad, hasta que al final acabó manifestando su opinión. A su juicio, todo lo que estaba contando se había hecho a espaldas de los ciudadanos, había un déficit democrático importante en la construcción europea y a su juicio las elecciones del próximo domingo se iban a decidir en los términos de más Unión o menos Unión. Se entabló un debate muy interesante que nos llevó a reflexionar sobre muchas de las cuestiones neurálgicas que ahora están sobre la mesa. La presencia de los partidos de ultraderecha en el Parlamento Europeo, la matización del Frente Nacional en Francia, que ya no pide la salida de Francia de la Unión, a diferencia de lo que pedía en las anteriores elecciones, la gestión de las políticas migratorias por parte de la Unión, el Brexit…

En ese debate me descubrí optimista, pensando que una nueva etapa de la Unión estaba por llegar, y quiero pensar que va a ser de una mayor y más sólida Unión.

Y aunque en España el debate de estas elecciones se haya centrado fundamentalmente en las de carácter interno, está claro que nos jugamos mucho a nivel europeo. Tanto como quiénes van a decidir hacia dónde camina la Unión durante los próximos 5 años. Tarea nada despreciable, después de los tiempos convulsos que hemos vivido y los que viviremos con el incalificable proceso del Brexit.

Pero al final, si nos paramos a pensar, en todas las elecciones están presentes variables parecidas. Para mí la más importante es hacer frente a la extrema derecha. En Alemania, sería impensable hacer apología del nazismo, y sin embargo aquí tenemos un partido ya en las instituciones que se pasea por todos los escenarios haciéndolo. Esto debería preocuparnos. También debería preocuparnos todas las fobias que atesora. Odia a todo lo que no se corresponde que su patrón monocolor. Así que hay que votar por opciones verdaderamente democráticas y,  a ser posible, progresistas. Porque no estamos para perder el tiempo volviendo al pasado.

Comentarios { 0 }

Familia, familias y la dignidad

Pocas cosas hay tan indubitadas como que la dignidad humana es un atributo irreductible sobre el que se asientan todos los derechos fundamentales. La dignidad se predica de todo ser humano. O, dicho de otro modo, nadie puede privar a ningún ser humano de su dignidad. Ahora bien, las condiciones del entorno pueden afectar a la dignidad de las personas, y por ello los poderes públicos deben desarrollar su función para proteger al individuo y a su dignidad.

La dignidad humana, por tanto, entraña respeto. Que es más que tolerancia. Respeto en el ejercicio de la identidad de cada uno, en libertad.

En los tiempos de vox que vivimos, hay quienes se atribuyen el derecho de privar de dignidad a quienes no se corresponden con la unicidad gris con la que ellos ven el mundo. Empobrecidos, ven la vida a través de su cristal monocromo, basado en la intolerancia y en la ignorancia.

Frente a ello, hay que reivindicar que la dignidad humana está por encima de cualquier iluminado. Y lo está porque España ha sabido andar el camino y reconoció hace ya catorce años la posibilidad de que las familias fueran diversas, también en la legalidad, porque diversas han sido siempre, aunque sin respaldo legislativo todo era más difícil. Ese paso que España dio reconociendo el matrimonio entre personas del mismo sexo nos dignificó como país.  Afortunadamente, después de las elecciones generales, esa dignidad como país aún no la hemos perdido. Pero hemos de estar alerta, ya que los monocromos han llegado al Congreso.

Hoy, que se conmemora el Día Internacional de la Familia, reivindiquemos la diversidad de las familias, porque si esto hacemos estaremos reivindicamos la dignidad del ser humano. Y creo que no hay otra cosa más importante.

Comentarios { 0 }

Puestos a elegir

El 28 de abril nos jugamos mucho. Es verdad que el plantel de candidatos deja mucho que desear. Cierto es que la talla de cada uno de ellos se ha visto reflejada en los dos debates que afortunadamente se han podido tener (deberían ser obligatorios) y no habla demasiado bien de la mayoría. Pero aunque no haya una opción que nos convenza plenamente, lo cierto es que es más necesario que nunca votar. Todas las encuestas dan por hecho que VOX entrará con fuerza en el Congreso. Yo quiero pensar que no será así. Quiero pensar que no hemos perdido el sentido de la responsabilidad, que somos un pueblo que hemos dejado atrás los rancios abolengos, o la charanga y la pandereta. Un partido que está anclado en la prehistoria de los derechos civiles, no es digno de los españoles, y los españoles no deberían darle un solo voto.

Luego está el PP, único partido condenado por corrupción y con un nutrido grupo de ex altos cargos en prisión. Un partido con ese lastre debería ser condenado a la desaparición, o al menos a una bajada en escaños que le llevara a purgarse y a realizar una necesaria catarsis.

Luego está Rivera y ese no saber para dónde le sopla el aire. Que en cualquier caso lo mece su veleta según le viene. Sin principios y sin más ideología que Cataluña, es difícil erigirse en representante de nada.

Y quedan PSOE y Unidas Podemos. Con sus luces y sus sombras, son los dos únicos partidos que están aportando algo de mesura y sentido común. Y los únicos que pueden garantizar que no retrocedamos. Sería muy positivo, a mi juicio, una coalición de izquierdas en nuestro país. Creo que lo necesitamos para avanzar todo lo que hemos retrocedido estos años. Y veremos a ver qué pasa el domingo. Pero yo tengo esperanza. Puede que no esté todo perdido.

Comentarios { 0 }

Bajeza moral

Quienes pretenden utilizar el terrorismo como arma electoral, quienes sin pararse a pensar en el alcance de sus palabras atacan al adversario político convirtiéndolo en enemigo, quienes soliviantan los ánimos sin verdad, sin aportar nada más que fango al debate político, no hacen otra cosa que mostrar su bajeza moral. Y en estas estamos. Que el líder de un partido que hasta hace meses estaba en el gobierno se descuelgue todos los días, en todas sus intervencioes, con ataques llenos de desconocimiento e inquinidad no hace otra cosa que disminuir la calidad democrática. Ojalá tuviéramos políticos con formación, y a la altura de lo que nos merecemos. Hace falta más cordura, más sentido común, más capacidad de servicio público. Es muy frustrante comprobar el erial en que se ha convertido el debate político en España.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad