Guillermo Sánchez León
Incluye artículos de divulgación científica, material para la enseñanza, y publicaciones del autor
 

Desde el Estrecho de Magallanes al Salar de Uyuni

La idea de ver con mis propios ojos el Estrecho de Magallanes, la Tierra del Fuego, Valparaíso, …, rondaba en mi cabeza desde que leí El viaje del Beagle de Charles Darwin. Mi interés por Chile se acrecentó cuando supe que allí estaban los mejores observatorios astronómicos del mundo, entre ellos el radio observatorio ALMA, al que he tenido la oportunidad de visitar. Está en pleno desierto de Atacama, en el llano de Chajnantor, a 5058 metros de altitud. Mi sorpresa fue encontrar a pocos kilómetros paisajes que parecían sacados de otro planeta, casi todos con nombres de Valle:  Valle de la Luna, Valle de la Muerte, Valle del Arcoíris, etc. En la ciudad de San Pedro de Atacama, casi por casualidad, me topé con El Museo del Meteorito, con más de 3200 piezas, la mayoría fruto de la perseverancia de un hombre que pacientemente, durante más de 30 años, las fue recolectando en el desierto de Atacama. Observar estos meteoritos es un viaje a los orígenes de nuestro Sistema Solar. Desde San Pedro de Atacama emprendí uno de los recorridos más fascinante que se puedan contemplar:  Salimos en dos todoterrenos para, bordeando el volcán Lincancabur (de 6000 m), penetrar en Bolivia a través del Parque Nacional Eduardo Avaroa. Cruzamos las lagunas altiplánicas, a casi 5000 m, que formaban una amalgama de colores: Laguna Blanca, Laguna Verde, Laguna Colorada; pasamos por el desierto de Salvador Dalí y por los Geiseres Sol de Mañana.  El destino era el Salar de Uyuni, cuando llegamos comprobé que hay sitios cuya hermosura y grandeza solo se pueden sentir cuando se está en ellos.

Este viaje lo presenté el viernes 7 de octubre del 2016 en el Trotaviernes.  La he divido en  en tres ficheros que podéis descargar pulsando en el apartado correspondiente:

a) Del  Estrecho de Magallanes a Valparaiso: El viaje empieza en Santiago de Chile, de ahí bajamos a Punta Arenas desde donde veremos: el Estrecho de Magallanes (nos paramos en el Museo de la Nao Victoria y del Beagle y en el Fuerte Bulnes), vamos a Tierra del Fuego, con una visita a los pingüinos rey, seguimos por las Torres del Paine. Tomamos el avión hasta Valparaiso y a la Serena.

b)  San Pedro de Atacama y alrededores: San Pedro de Atacama es un lugar sensacional para realizar numerosas excursiones: Valle de la Luna, Valle de la Muerte, Valle del Arcoíris, etc. En el sitio mas seco de la Tierra nos cayó una nevada de decenas de centímetros como no se conocía otra en decenas de años. En San Pedro nos encontramos con una agradable sorpresa: EL museo del Meteorito, ademas alli nos recogió un un autobus (gratuito, aunque requiere inscribirse con meses de antelación) que nos llevó al complejo de radiotelescopios ALMA (era uno de los objetivos de mi viaje)

c) Parque Nacional Eduardo Avaroa al  Salar de Uyuni: Desde San Pedro nos desplazamos hasta Uyuni en uno de los recorridos mas hermosos que pueden realizarse. Tuvimos un bonus (“una incidencia positiva” en boca de una brasileña que conocimos): la nevada que había ocurrido un par de días antes de la salida cubrió los volcanes y lagunas de una capa blanca que al incidir los rayos del sol producía un efecto era maravilloso.

 

guillermo

Suscribirse

Suscríbete a nuestro boletín por email para recibir actualizaciones.q

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad