El Cielo de Salamanca y por qué cada noche es única

[Actualizado: 2022-09-20]

En las noches en que realizó alguna observación astronómica  siempre encuentro alguna razón que hace esa noche única. Me extraño cuando a mediados de agosto de 2022 leí en los periódicos de mi ciudad (Salamanca)  que en los días del 22 al 25 de agosto los salmantinos podríamos contemplar una configuración del cielo “extremadamente infrecuente” que solo se producía en promedio dos veces por siglo. A mi es me parecía justo lo contrario: simplemente observando Saturno es necesario esperar 29 años para poder verlo en la misma posición, incluso la modesta Luna, combinando sus movimientos, tarda 19 años en repetir su posición (Ciclo metónico). La posibilidad de ver en la misma noche la Saturno y la Luna en la misma posición que ocuparon en el pasado es menos de una por siglo.

Se decía que la configuración que se da en la pintura mural El Cielo de Salamanca (pulsando en ella pueda ampliarla), que está en un recinto dentro del museo de la Universidad de Salamanca, era muy rara.

CieloDescripcion

Según los medios de comunicación era la misma configuración que los Salmantinos vieron a finales de agosto de 1475. Realmente lo único que tiene en común el cielo de ambos periodos es que tras el atardecer no hubo (lo escribo en septiembre cuando ya ha pasado) ningún planeta en las constelaciones de Libra, Escorpio  y Sagitario. La posiciones del resto de los planetas es distinta que la que tenían el 20 de agosto de 1475.

También se  dice que esta configuración (El Sol en Leo, Mercurio en Virgo, ningún planeta en las constelaciones de Libra, Escorpio  y Sagitario) en 1100 años (1200 A.D y 2300 A.D) ocurre 23 periodos que en total suman 211 días, que en promedio es aproximadamente 19 días por siglo. A los días en los que se da esta configuración el autor del artículo  ha bautizado con el nombre de “Días de El Cielo de Salamanca”.  Se añade que estos días son extremadamente infrecuentes y que “es un hecho excepcional que en el corto período de construcción de la antigua biblioteca y la decoración de su bóveda (entre 1474 y 1486) haya uno, y solo uno, de dichos años en el que la configuración pudo observarse entre el 15 y el 28 de agosto de 1475″.

Si lo analizamos probabilísticamente no es una configuración “extremadamente infrecuente”.  De hecho, en términos astronómicos, es relativamente frecuente. Por ejemplo: En un siglo Saturno solo está 3 veces en la misma posición y la Luna 5 veces (y eso no siendo muy riguroso). Además, la mayoría de las configuraciones planetarias, considerando la bóveda celeste completa y entendiendo por repetirse estar en el mismo signo zodiacal, se repiten con una frecuencia mucho menor de una vez  por milenio. Por tanto, la disposición de El Cielo de Salamanca en términos astronómicos, puede considerarse  frecuente. De hecho, como la mayoría de los planetas estaban en la parte no conservada las configuraciones posibles con el Sol en Leo y Mercurio en Virgo, son muchas mas que si en los signos zodiacales de la parte conservada contuviese mas planetas, como se demuestra  AQUÍ. De hecho, si calculamos las combinaciones de los planetas y signos zodiacales que faltan encontramos que se pueden encontrar 16 807 configuraciones planetarias que encajarían con EL Cielo de Salamanca.  

Como ya hemos contado la interpretación de que corresponde a un cielo real es reciente (1960). Se debe al alemán Zinner quien supuso que representaba el cielo del día en la que se inauguró la Biblioteca de la Universidad de Salamanca que que contiene esta  pintura. Realmente el dato era erróneo, la inauguración ocurrió entre 8 y 10 años después.

Debajo se muestra el cielo real visto desde Salamanca el 20 de agosto de 1475

 

CieloSalamanca147508

Si observamos con detalle fácilmente se ve que no representa un cielo visible desde Salamanca pues incluya constelaciones del hemisferio Sur, lo que se representa son las constelaciones del Almagesto de C. Ptolomeo, que era el cielo visto desde Alejandría en el s II. d. C. Zinner sabía esto pero recurrió a una extraña mezcla: Dijo que estaba representado la bóveda celeste pero con los planetas en una fecha concreta. Si no fijamos en mas detalles vemos que El Cielo de Salamanca es básicamente simbólico, las constelaciones y el Sol y Mercurio son figuras iconográficas, las estrellas son básicamente adornos aunque algunas pueden tener una vaga equivalencia con las reales. Las constelaciones zodiacales ocupan aproximadamente la misma extensión lo que demuestra que realmente están representados los signos zodiacales.

En la bóveda  El Cielo de Salamanca el El Sol en Leo, Mercurio en Virgo y ningún planeta en Libra, Escorpio y Sagitario, pero que eso coincida con un cielo real, puede ser pura coincidencia, si no se hay documentos que lo confirmen. De hecho,  se puede colocar el Sol al azar en en un signo zodiacal y situar uno de los signos zodiacales adyacentes a Mercurio dejando sin planetas los 3 siguientes y se demuestra (como se ve en el artículo) que se encuentran configuraciones reales que cumplen esta condición en un promedio de varios días por siglo, entonces es fácil buscar entre todos los hechos históricos algunos que encajen en las fechas obtenidas. Realmente cada noche es única: poco tiene que ver el cielo de 22 al 25 de agosto con el del  15 y el 28 de agosto de 1475.

La interpretación que considero mas probable es que el pintor ubicase los planetas en sus domicilios, de acuerdo al Tetrabiblos de C. Ptolomeo, que es el que se enseñaba en esa época en la Universidad de Salamanca. Aunque quizás el pintor se limitó a dibujar los planetas donde estéticamente mejor le encajasen.

Artículos y post míos relacionados con El Cielo de Salamanca:

El Cielo de Salamanca y la tetera de Russell (NAUKAS)
¿Un Cielo de Salamanca extremadamente infrecuente?
Lo que esconde ‘El cielo de Salamanca’ (TheConversation)
Enigmas y avatares de «El cielo de Salamanca» (NAUKAS)
Lo que «El Cielo de Salamanca» oculta (Revista de Astronomía)

Fe de erratas: En alguna de las referencias anteriores  Donde dice: II – Mercurio con Géminis (diurna) y Virgo (nocturna).;…; Debe decir: II – Mercurio con Virgo (diurna) y  Géminis   (nocturna).

[Los interesados en los cálculos que aquí se resumen pueden acceder al documento base El Cielo de Salamanca y las configuraciones planetarias ], cualquier comentario es bien recibido.

Política de privacidad