Miguel Ángel Aijón Oliva
But just say the word
 

Iberia mercadónica

 

Pocas cosas hay que resulten más representativas de la España actual que Mercadona, gigante de la alimentación y la limpieza doméstica, con esas famosas marcas blancas que ya son tan inherentes a nuestros hogares como la tarima, los radiadores y, sobre todo, la televisión de 120 pulgadas. Pero cabe ir más allá y afirmar que este gigante se ha convertido en la verdadera encarnación de la cultura ibérica; en un canto a la unión con nuestros vecinos y hermanos de Portugal, con los que tanto nos une, aunque parezca que casi no nos llamamos. Y ello porque la empresa ha desarrollado un sistema muy ingenioso de etiquetado bilingüe en algunos de sus productos, que hace que una misma palabra o expresión pueda estar a la vez en español y en portugués, sin necesidad de escribirla dos veces.

De toda la vida estamos acostumbrados a que cualquier producto que se comercializa en los dos países ofrezca la información en ambas lenguas de ámbito nacional. Por mucho que desde el punto de vista tipológico resulten casi idénticas, y que por ello a los hablantes nos baste con conocer una de ellas para comprender casi totalmente un texto escrito en la otra, en la práctica publicitaria no parece aconsejable utilizar solo una, confiando en que “se entiende”. Por lo general, los consumidores preferirán que se les facilite la información en su lengua materna; e incluso, al menos en el caso de los españoles, sería fácil intuir prejuicios y suspicacias hacia mercancías que vinieran etiquetadas exclusivamente en portugués. Convivimos naturalmente con ese bilingüismo comercial, y nuestros ojos y nuestro cerebro están entrenados para ir directamente hacia la versión que nos resulta más propia (por cierto, también podemos sospechar que nuestra opinión sobre el producto no va a ser la misma si esa versión aparece en el primero o en el segundo lugar).

Y puede que nos hayamos sonreído ante la aparente tendencia del portugués a usar más palabras que el español para describir las cosas (así, en un yogur, Con fresa frente a Com pedaços de morango), lo que de hecho se ha plasmado en chistes populares. No obstante, se diría que lo que se suele buscar con esas traducciones algo rebuscadas es precisamente que el mensaje parezca lo más distinto posible, ante el temor de que al público le resulten ridículas las versiones bilingües cuando, de hecho, solo se diferencian en alguna tilde (ese mismo público al que, como hemos apuntado, no le gustaría que el etiquetado apareciera solo en la lengua extranjera). Así que, en realidad, la situación a la que se enfrentan las empresas a la hora de distribuir sus productos no es tan sencilla.

Como decíamos, es Mercadona quien parece haber encontrado la solución, y con ello, de paso, habrá reducido costes en tinta (nadie optimiza los recursos como Mercadona, digna heredera de las abuelas de la posguerra). Se trata de una especie de portuñol meramente visual que aprovecha inteligentemente el que las diferencias se reduzcan en muchos casos a esos detalles ortográficos o a alteraciones morfofonológicas. Y así tenemos el caso de este papel absorbvente (gracias a Mari Ángeles García por la foto), en el que, más que el titubeo de un tipógrafo que no prestó suficiente atención a sus cuadernillos de Rubio, deberíamos suponer que se están ofreciendo intencionadamente dos posibilidades a gusto del consumidor: la b si es usted hablante de español y la v si lo es de portugués. Para los bilingües, por supuesto, tenemos un 2×1 ortográfico esta semana. Lástima que no se hayan atrevido a intentar la misma proeza con servicios y serviços (y no sería tan difícil, teniendo en cuenta otros casos que vamos a ver más abajo).

Absorbvente

En la palabra Álcohol de esta etiqueta aparecen dos elementos en un tono más claro, la tilde y la h, precisamente los que no son comunes a ambas lenguas. El peligro que vamos intuyendo en estos ejemplos es que quizá no todos los clientes posean la suficiente competencia ortográfica para saber qué es lo que deberían leer; pero también es cierto que, si algún día nos unificamos, habrá que incluir todos los caprichos respectivos en la norma. Lo realmente brillante en este caso, y no solo por lo limpio, es esa Limpieza en la que los ojos españoles verán claramente una i, mientras que los portugueses percibirán sin lugar a dudas una gota de agua. Nos atreveríamos a proponer al responsable de esta idea para el premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, ya que el de la Concordia se lo dimos hace algún tiempo a los sándwiches de Ñaming.

Álcohol de limp(i)eza

En la historia de la lengua es bien conocida la vacilación entre dos vocales de timbre similar como o y u, al igual que entre las consonantes líquidas l y r; el nuevo sistema soluciona estos pequeños desajustes entre ambos lados de la frontera.

Frambouesa


Flores blrancas

Del mismo modo, nuestra tendencia a conservar esas consonantes implosivas que normalmente se pierden en gallego y en portugués ha llevado a imprimirlas en un tono mucho más claro en este inse(c)ticida elé(c)trico. Observamos, además, un común que es también comum a las dos lenguas, y esas pastillas en que la segunda l no es necesariamente lo que parece. Pero, no obstante, hay extremos a los que el nuevo sistema no llega, como se ve en doble uso / uso duplo (por cierto, ¿hacía falta poner el adjetivo delante en español? ¿Está actuando aquí la tendencia diferenciadora frente a la unificadora?).

Inse(c)ticida elé(c)trico

Hay que señalar que el proceso de criollización parece mucho más extendido en la zona geográfica de Bosque Verde que en la de Hacendado, la cual sigue exhibiendo mayoritariamente las versiones bilingües (y las monolingües en español); pero no nos cabe duda de que ahora mismo habrá un departamento lingüístico de la empresa trabajando en la progresiva implantación de la lengua unificada en el sector alimenticio. De ello dan fe estas rosquillhas, como las pastillhas de antes. Pero, por alguna razón, no se ha hecho lo mismo en los paquetes de toallitas, que siguen fieles a la vieja y artificial separación entre dialectos del latín. Sin duda, (l)as co(u)sas llevan su t(i)empo.

Rosquillhas


Toallitas, toalhitas

 

maaijon

, , , ,

2 Respuestas para Iberia mercadónica

  1. Gustavo 29 agosto, 2019 en 18:49 #

    Parabéns pelo post, doutor Aijón!!

    • maaijon
      maaijon 29 agosto, 2019 en 23:04 #

      Muitcho obrligado.

Deja un comentario


*

Política de privacidad