Sergio M. Sanjurjo Gómez
Didáctica: Física y Química
 

Clase invertida

El otro día en clase se nos presentó una metodología activa llamada clase invertida. Para poder probarla por nosotros mismos, se nos presentó mediante una clase invertida. En esta entrada explicaré de manera breve el concepto de clase invertida y luego haré una pequeña reflexión de la misma.

¿Qué es una clase invertida? Lo fundamental de esta metodología es que se deja la parte más relacionada con la teoría y los nuevos conceptos para que el alumno lo trabaje en casa. De esta manera, se pretende que en el aula se trabajen contenidos más prácticos y poder aprovechar mejor el tiempo. Para poder llevar a cabo esta metodología, se pueden utilizar vídeos que el alumno tiene que ver en casa, apuntes para que los lea o cualquier otro recurso que el profesor estime oportuno. Al principio de la sesión presencial, es interesante que el profesor pase una encuesta para poder ver dónde ha tenido problemas el alumno y así poder orientar la sesión.

Hablemos ahora de la parte del alumno. Lo más interesante es grabar o buscar un vídeo que el profesor filtre para que el alumno lo vea en casa. Para ello existe una página llamada EdPuzzle que te permite crear un curso y subir y editar ahí vídeos para que el alumno los vea. Esta aplicación te permite saber quién ve estos vídeos y puedes incrustar preguntas a lo largo del vídeo. Además existen un gran número de cursos de donde puedes obtener gran cantidad de vídeos.

Pasemos ahora a la reflexión de esta metodología. Vivimos en un mundo en el que la tecnología nos rodea. Casi todos los adolescentes tienen acceso a una gran cantidad de información desde su bolsillo. Con el uso del móvil tienen una ventana a un mundo casi infinito de posibilidades. Y ahí es donde está el problema. Tanta información es imposible de manejar, incluso a veces para nosotros, sobre todo si no sabes qué buscar. Ahí es donde la clase invertida tiene una ventaja. Tú como profesor puedes seleccionar esa información y que el alumno acceda a ella fácilmente. Además el uso de vídeos para explicar cosas está a la orden del día.

Los vídeos de la clase invertida se recomienda que no sean superiores a 5-10 minutos. Si haces vídeos cortos, al alumno le resultaría sencillo seguir la explicación y no se aburriría. Y aquí existen varios problemas. El primero es que en 5 miutos es, a veces, complicado explicar algunos conceptos. La explicación puede quedar pobre y perder calidad. Otro punto complicado puede ser el de la pérdida de atención progresiva. Me explico. Cada vez más se ve que un alumno necesita estar sobreestimulado para todo: No pueden leer un libro sin estar pendientes de otra cosa, ven una película con el móvil pegado…Si hacemos vídeos cortos podría llegar al punto en el que las personas no seamos capaces de mantener una atención prolongada de calidad.

En cualquier caso, la clase invertida es una herramienta útil para el docente que puede ayudar mucho al desarrollo del aula. A parte, es un gran método de atención a la diversidad, pues puedes enfocar mejor el proceso de enseñanza dependiendo de cada alumno.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad