Sergio M. Sanjurjo Gómez
Didáctica: Física y Química
 

Puzzles en clase

De las múltiples metodologías de aprendizaje cooperativo, hemos probado la llamada técnica del puzzle. Esta técnica es sencilla de explicar. Se divide el aula en varios grupos con el mismo número de personas, se entrega a cada grupo el mismo número de temas que de personas (todos los temas son iguales para todos los grupos) y empieza el trabajo. En primer lugar, dentro del grupo, se divide el trabajo y cada miembro del grupo escoge un tema. Esta persona lee el tema y realiza un pequeño esquema acerca de lo que ha leído y, tras esto, se junta con los demás “expertos” (las otras personas que han leído ese tema) para discutir el tema y ampliar la información que estimen oportuna. Posteriormente cada experto prepara ell tema como prefiera y se reune con sus compañeros de grupo. En esta reunión cada experto explica a sus compañeros el tema que se preparó. Por último, para evaluar la experiencia, el profesor elige a una persona del grupo y le manda exponer un tema (uno en el que no sea experto). La calificación se otorga al grupo por el trabajo de uno, o bien se hace un examen posteriormente, depende de cada profesor.

Merece la pena reflexionar un poco acerca de esta metodología. En primer lugar diré, desde mi punto de vista, que me pareció entretenida pues de alguna manera te haces de verdad “experto” en un tema. Entiéndase experto como el miembro del grupo que más sabe, al principio, de un tema. Además de esto, la fase de la reunión de expertos puede darte una visión diferente de lo que podías entender que era tu tema. Por último, llega el momento en el que enseñas lo aprendido a tus compañeros y ellos te enseñan a ti, dando pie a nuevos debates dentro de tu pequeño grupo de trabajo.

Como contra diré que (en nuestro caso) disponíamos de muy poco tiempo para poder preparar con calma y corrección la tarea. De esta manera se convirtió en una carrera contrarreloj para preparar un tema que explicar a tus compañeros. Otro problema que he visto es que los temas apenas guardaban relación entre sí. Tener un eje común para todos los temas, daría un carácter compacto al trabajo y lo haría más redondo. De la manera planteada, como los cuatro temas no tenían demasiada relación, no había sensación de grupo de trabajo.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad