EDUCACIÓN COMPARADA Y POLÍTICAS EDUCATIVAS (ECPES)
Grupo de Investigación Reconocido de la Universidad de Salamanca
 
fonseca 2

SYK 1: Who´s afraid of the big bad dragon? Why China has the best and worst education system in the world

Claves del “milagro educativo” asiático: Una mirada crítica en perspectiva comparada.

 

Yong Zhao:

Presidential Chair and Director of the Institute for Global and Online Education (College of Education, University of Oregon) & Professor in the Department of Educational Measurement, Policy and Leadership (College of Education, University of Oregon).

 

Referencia:

 

   Yong Zhao (2014): Who´s afraid of the big bad dragon? Why China has the best and worst education system in the world. San Francisco: Jossey-Bass. 

 

Contenido:

 

Para comprender la posición que se defiende fervorosamente en el documento es preciso indicar, ya de entrada, la relevancia en este caso de la biografía del autor. Así, nos encontramos con una persona que nació y transitó por el sistema escolar chino para, con posterioridad, emigrar a los Estados Unidos donde ha terminado ocupando un espacio académico relevante en la Universidad de Oregón.

 

Se trata, a nuestro juicio, de una obra de filosofía educativa en la que el autor –fundamentalmente-, lanza unas duras invectivas contra lo que considera “una búsqueda suicida de la excelencia educativa” por parte de la Administración estadounidense. En su opinión, la estrategia seguida por EE.UU consistente en intentar trasplantar en suelo americano las políticas y usos escolares de China constituye un error por cuanto el modelo asiático a seguir presenta graves debilidades.

 

Así, el profesor Zhao somete a análisis crítico las decisiones que se vienen adoptando en los últimos años en EE.UU. Cuestiona, por ejemplo, el papel cada vez más relevante de la Administración Federal en la configuración de programas y actuaciones educativas con alcance nacional. A su juicio, esta deriva hacia la centralización es un exponente de autoritarismo además de contravenir con una larga tradición descentralizadora en el país norteamericano. Iniciativas que pretenden establecer, por vez primera, una suerte de currículum nacional en EE.UU (Common Core Standars) son vistas, a los ojos del profesor Zhao, como una replicación de las políticas de control y fiscalización existentes en China desde tiempos inmemoriales.

 

Otro de los elementos nucleares que pone en cuestión el autor de este trabajo es, precisamente, los presuntos éxitos alcanzados por el modelo asiático. Así, considera que buena parte de los países occidentales se han dejado “deslumbrar” por los excelentes resultados académicos del milagro chino. Unos resultados, sin duda espectaculares, que encontrarían explicación mediante el análisis histórico del país. Así, Zhao indica que estamos ante una sociedad “entrenada” desde hace milenios en este tipo de pruebas académicas que premian fundamentalmente el trabajo arduo y la memorización.

 

Por consiguiente, siguiendo sus palabras, lo “anormal” sería, precisamente, que no obtuvieran resultados brillantes en estas pruebas. Otra cosa es, también según su tesis central, que el peaje a pagar haya sido demasiado elevado. Así, el profesor Zhao insiste en que un sistema de esta naturaleza es incapaz de producir excelencia académica por cuanto reduce a su mínima expresión valores fundamentales como la diversidad, la creatividad o la generación de talento innovador.

 

El autor del libro no se detiene solamente en la crítica a la naturaleza del sistema escolar chino sino que además dirige sus invectivas al organismo responsable de actuar como un altavoz internacional de las excelencias chinas en materia educativa: la OCDE y, más concretamente, el célebre programa PISA.

 

Así, entiende que el informe PISA adolece de deficiencias técnicas en su construcción además de no medir de forma integral la competencia general académica de los alumnos.No obstante, el éxito de este programa internacional ha sido tal que, según las palabras de Zhao, ha actuado como una verdadera “hoja de ruta” para multitud de países que han visto como única solución para mejorar en el plano internacional adoptar los principales ejes de los países líderes de esta clasificación.

 

El documento en su parte final defiende el cambio de paradigma educativo o, lo que es lo mismo, apostar por las tradicionales fortalezas del sistema educativo norteamericano como han sido la descentralización de políticas y programas o la autonomía curricular y de gestión de los distritos escolares.

 

En síntesis, Zhao entiende que dado que los EE.UU no pueden aspirar a ser China ( e incluso China está intentando modificar aspectos sustanciales de sus políticas escolares) lo más inteligente y eficaz pasa por recuperar sus esencias y, en todo caso, tomar otros modelos educativos alternativos al asiático.

 

Juan Carlos Hernández Beltrán