Miguel Juanals Márquez
Máster profesorado - Física y Química
 

Lunes 25 de enero – Deberes sí, pero…

meme haz tus deberes

La palabra “deberes” se ha convertido en algo negativo. Produce rechazo y estrés a los alumnos… ¿Por qué?

Porque:

  1. Los deberes no desarrollan aspectos positivos del carácter como la autodisciplina o la responsabilidad.
  2. El impacto sobre el resultado académico de los deberes es pequeño en secundaria y mínimo o inexistente en primaria.
  3. La mayoría de los alumnos evitan hacer los deberes que se mandan desde la escuela.
  4. Los deberes alejan a los alumnos de sus familias.
  5. Cuanto más tiempo se dedique a los deberes, se dispone de menos tiempo de calidad en clase.
  6. Son discriminatorios.
  7. Los efectos positivos de los deberes son menores que los efectos negativos.
  8. La mayoría de los aprendizajes no dependen de la cantidad de tiempo dedicado.
  9. Los tradicionales deberes no despiertan el interés de los niños.
  10. Hay otro tipo de actividades que el alumno puede hacer en casa por las tardes o durante el tiempo libre.

Estos 10 enunciados acerca de los deberes se han extraído de este artículo. Pero, ¿qué pensamos los alumnos y futuros docentes? Durante la clase del lunes hicimos una lluvia de ideas sobre si estamos a favor o en contra de las tareas para casa.

En cuanto a sus puntos positivos, se señalaron aspectos como:

  • Su contribución a trabajar y afianzar los contenidos vistos en clase.
  • Los deberes pueden ayudar a preparar los exámenes progresivamente.
  • Pueden incentivar la búsqueda de información de forma autónoma.

Sin embargo, hubo más opiniones negativas respecto a los deberes tradicionales:

  • Producen rechazo por el mero hecho de ser obligatorios.
  • Pueden suponer agobio y estrés.
  • Los deberes repetitivos no mejoran la creatividad y la motivación.
  • Si no están bien planteados, pueden sobrecargar a los alumnos y generar frustración.
  • Quitan tiempo que debería ser invertido en el desarrollo personal del niño.
  • Los profesores no se suelen poner de acuerdo, por lo que se sobrecarga de deberes a los estudiantes.

A pesar de haber expuesto más puntos negativos que positivos, la mayoría de nosotros opinamos que estamos a favor de los deberes, pero no de los deberes tradicionales. Es necesario encontrar el camino a seguir para mantener los beneficios que tienen, pero evitando sus inconvenientes.

Hay que motivar y enganchar a los alumnos con los deberes para que cambien su concepción tan negativa. Se necesitan tareas motivantes y creativas.

En nuestro caso concreto, en Física y Química, hay infinidad de posibilidades: hacer fotografías a fenómenos físicos o químicos y resolver algún pequeño problema relacionado con ello, mezclar la Física y la Química con los intereses de los alumnos (desportes y física, música y física, cine y física…), hacer experimentos sencillos y entender su fundamento científico, elaborar preguntas o retos que motiven, utilizar dispositivos digitales para resolver actividades…

En definitiva, con un buen planteamiento y elaboración, los deberes o actividades para casa pueden ser una herramienta muy útil para conseguir una mejora en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos.

, , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad