Campus diverso
Blog de recursos interdisciplinares para una universidad no heteronormativa
 

“Lo indispensable de unas lesbianas de cuidado”, una compilación de los cómics de Alison Bechdel (Reservoir Books, 2014).

Alison_Bechdel

Nunca un título estuvo mejor escogido. Y es que ciertamente indispensable, mayúscula, es la propuesta que nos trajo Reservoir Books antes de acabar el año pasado y que hoy efusivamente rescatamos. Hablamos de Lo indispensable de unas lesbianas de cuidado, la cuidada y hermosa compilación del trabajo más ambicioso de la gran Alison Bechdel —una de las mejores autoras de novela gráfica gracias a joyas indiscutibles del género como Fun Home: una familia tragicómica, considerada por la revista Time el mejor libro de 2006 o ¿Eres mi madre?, ambas publicadas en nuestro país por Reservoir—. Vidas cruzadas y dibujadas en blanco y negro.

Lo indispensable… condensa en casi 400 páginas veinticinco años, nada más y nada menos, las aventuras y desventuras del grupo de personajes creados por Bechdel en su celebrada tira cómica Unas lesbianas de cuidado, una especie de ficción serializada —la autora la define, con bastante sorna, como una mezcla de columna de opinión y novela victoriana—. Una laboriosa y sabia construcción de un universo paralelo, realista, cercano y reivindicativo, de un grupo de personajes que se van a convertir en entrañables para el lector, ávido por seguir conociendo que sucede con sus vidas. Sin duda, Bechdel consigue aquello que se propuso hace más de dos décadas y que tan bien resume en las primeras viñetas a modo de enorme y divertido prólogo autobiográfico:

“Al dibujar la vida diaria de mujeres como yo, esperaba que las lesbianas se hicieran más visibles, no sólo para nosotras, sino para todo el mundo. Si la gente nos viera… ¡no podría evitar querernos!”

A medida que te adentras en la vida de sus protagonistas, te vas enganchando más y más al libro, para acabar desarbolado por su genialidad. Bechdel no sólo está trasladando al papel las relaciones de diferentes parejas, con sus altibajos, sus miedos, sus pasiones y sus convicciones. También está presentándonos un certero retrato social de una pequeña ciudad estadounidense, sin obviar en su narración la evolución política, económica y social de su país en los últimos veinticinco años. Entre sus páginas vamos a encontrar una mezcla de ironía, realismo, humor, drama, pasión, psicología y política, mucha política. No hay muchas novelas, películas u otras formas de arte que hayan conseguido tanto con tamaña brillantez.

El mensaje de Bechdel, encarnado en Mo, nuestra querida protagonista —una beligerante defensora de aquello que considera políticamente necesario, pero algo desastre en las relaciones amorosas— está claro. En el fondo, poco importa que seas hombre, mujer o trans. Todos caemos en los mismos errores: nos enamoramos de la misma forma fervorosa, nos indignarnos con la misma virulencia, nos caemos y nos levantamos del mismo modo. Todas las relaciones de pareja, todas las familias tienen sus problemas, sean del género que sean. Y, para demostrarlo, la autora no tiene reparo alguno en tratar todos los posibles condicionantes, cuando no también tabúes sociales, habidos y por haber. No todo el mundo sería capaz, de por ejemplo, presentar abiertamente relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, mostrar la relación y crianza de los hijos de parejas homosexuales, e incluso ocuparse de un cambio de género en una adolescente con tanta naturalidad, adoptando un punto de vista tan cotidiano que resulta en uno de los aspectos más sólidos de su reivindicativo discurso. Algo que, desafortunadamente, la cerrazón —supina estupidez, mejor dicho— de unos pocos aún hoy niega, invocando fantasmas, supersticiones absurdas llamadas tradiciones y paparruchas varias.

En definitiva, Lo indispensable de unas lesbianas de cuidado es mucho más que una novela gráfica. Es un brillante y apasionado estudio sociológico, un serio candidato a alzarse con el simbólico título de la “Gran Novela Americana” de los últimos 25 años en Estados Unidos. Desde aquí, os animamos a adentraros en el pequeño microcosmos de sus protagonistas: conocer a Carlos, Clarice, Cynthia, Ginger, Gloria, Harriet, Janis, Jasmine, Jezanna, Malika, Lois, Raffi, Samia, Sparrow, Stuart, Sydney, Thea, Toni y, sobre todo, Mo, es quererlos. Y modestamente, alentamos a Alison Bechdel a seguir con su magna obra. Si sus personajes no existieran, habría que inventarlos. Indispensable de verdad.

Viñetas de 'Unas lesbianas de cuidado', de Alison Bechdel

Fuente: Indienauta.

, , , , , ,

Política de privacidad