Víctor Robles Valero
PhD
 

Traca final

El día de ayer fue la última clase de didáctica. Esta giró entorno a la experimentación y la diversión ya que mis compañeros realizaron un gran abanico de experimentos de una forma lúdica con el fin de que nuestros futuros alumnos aprendan de una forma diferente los entresijos que tiene la ciencia, y en concreto, la física y la química. Las experiencias que realizaron mis compañeros fueron:

  1. Conductividad eléctrica en función del tipo de enlace.
  2. Tensión superficial.
  3. Principio de Arquímedes: flotabilidad de los cuerpos.
  4. Refracción del agua.
  5. Ley de Charles de los gases.
  6. Electricidad estática.
  7. Combustión: lanzamiento de un cohete en forma de botella de agua.
  8. Reacciones químicas: como apagar una vela con dióxido de carbono.
  9. Transmisión de ondas estacionarias.
  10. Convección.

Por nuestra parte, nuestra lúdica práctica la llamamos pH en la cocina, y por un día, Andrés y yo, nos metimos en el papel de Karlos Arguiñano y Alberto Chicote, con el fin de “cocinar” lombarda con diferentes ingredientes que fueron desde un limón hasta sosa, pasando por la leche. La lombarda presenta en su composición unos pigmentos llamados cianinas, que permiten el cambio de color del líquido extraído de lombarda cuando se le añade distintas sustancias de diferentes pH, tal y como se puede ver en la imagen inferior. En ella se aprecia un color rojo para sustancias como el limón o el vinagre, que nos indica un pH ácido, es decir por debajo de 7. En el medio, un color morado, propio de la lombarda, que no ha provocado ningún cambio de color, debido a la neutralidad de las sustancias como el agua o la leche (pH próximo a 7). Y por último, colores amarillo-verdosos, de sustancias como la lejía o la sosa, que nos indican su basicidad o un pH superior a 7.

IMG_20210123_140435

Distintas susEscala-del-pH-col-lombarda-ES-1024x281tancias de diferentes pH.

 

 

Archivo_020

pH en la cocina

Con experiencias sencillas, que no dudaré en aplicar en un futuro, uno puede aprender mientras se divierte, impulsando así el interés de los alumnos por la física y química, ya que, en mis primeros días en el instituto, he comprado in situ, que prestan una mayor atención en esta materia cuando la ven visualmente. Además, puede ayudar a eliminar ese mantra que me he encontrado y que la mayoría de los alumnos repite, que la física y química es muy difícil, incomprensible o aburrida. EN NUESTRAS MANOS ESTA CAMBIAR ESTA PERCEPCIÓN. Por ello, agradezco a María Jesús que me haya abierto los ojos con sus experiencias en clase

Para finalizar, no he hecho nada más que empezar a caminar mi sendero como docente, todavía queda un largo recorrido en esta nueva etapa, como el cauce de un río antes de su desembocadura…Y recordando al gran Antonio Machado:

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

El camino lo hacemos nosotros…Nos vemos en las etapas de este recorrido.

IMG_20210124_173804_1

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar…”

 

, , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad