Rodrigo Morchón García
Área de Parasitología
 
Diapositiva 10

Ascaridiosis aviar

rodrigo-morchocc81n-huevos-de-ascaridia-galli-4xAscaridia galli es uno de los vermes parásitos más extendidos tanto en las poblaciones de aves tanto domésticas como silvestres. Síntomas y signos como enteritis, diarrea y pérdida de sangre están asociados con la presencia de estos vermes en el tubo digestivo. El descenso del contenido en glucógeno y proteínas del músculo, se deben a la capacidad del parásito para sustraer metabolitos del hospedador. Se ha descrito descenso de la tasa de crecimiento y pérdida de peso en las aves infectadas. La normativa europea actual sobre cría de gallinas ponedoras, obliga a mantener estas en el suelo, con espacio para moverse libremente, eliminando su hacinamiento en jaulas, o en sistemas alternativos de similares características. Este retorno a la forma de explotación clásica, implica un considerable incremento del riesgo de infecciones por agentes cuyas fases infectantes se encuentran en el suelo. Una de estas especies es el nematodo A. galli, que actualmente se considera un importante problema económico y de salud en las explotaciones avícolas de todo el mundo.

Puesto que durante varias décadas, el tipo de explotación en jaulas, hacía muy difícil la extensión de la infección, no se han producido avances en el diagnóstico de esta parasitosis. Su detección se realiza exclusivamente identificando los huevos del parásito en las heces de las aves. Esto implica que cuando se tiene conocimiento de la presencia del parásito, los vermes adultos ya se encuentran localizados en el intestino de las aves, los daños más importantes ya se han producido o están en curso, y lo que es más importante, ya se está produciendo la diseminación del parásito entre toda la población de la explotación. Por esta razón, el primer paso en el control de la ascaridiasis aviar es desarrollar métodos de diagnóstico precoz, que permitan la detección de la presencia del parásito antes de que este sea capaz de reproducirse y extenderse a otras aves sanas.

descarga

Datos preliminares obtenidos en nuestro laboratorio, han demostrado que A. galli es frecuente en las explotaciones avícolas de Castilla y León y de otras regiones españolas. Por otra parte, empleando un complejo antigénico de vermes adultos de A. galli, se ha podio diagnosticar la infección entre 2 y tres semanas antes de la aparición de los huevos en las heces de gallinas infectadas experimentalmente.

Política de privacidad