Salud y Tecnología
Reflexiones sobre el presente y el futuro
 

El “Doctor” Wearable

No me estoy refiriendo a ninguna persona en concreto sino a un tipo de tecnología que está en auge y que poco a poco va aportando su granito de arena en cuanto al control del estado fisiológico de las personas. Se trata de los Wearables o “vestibles” que son los aparatos que tienen apariencia de prendas de vestir (de ahí su nombre) que permiten monitorizar al actividad del organismo y recoger datos fácilmente.

wearables

¿Te suenan las tan de moda pulseras fitness? Pues tienen un potencial enorme para convertirse en un futuro en un objeto indispensable para la recogida de datos útiles para valorar el estado de salud del paciente.

Tiene gracia que en su momento salieran como una especie de pulsómetros novedosos y cool para deportistas y ahora son capaces de monitorizar el ritmo cardiaco, los pasos, las calorías perdidas, la distancia recorrida, la velocidad de desplazamiento, la temperatura corporal, e incluso los ritmos de sueño.

Todos esos datos se pueden consultar fácilmente a través de aplicaciones para smartphones o en las cuentas personales en las páginas web de cada dispositivo en cuestión.

Los tipos de wearables van desde pulseras, a relojes de muñeca, anillos, gafas, cinturones, cascos, gorras, camisetas y en definitiva cualquier prenda que se pueda poner. Con el avance de la tecnología y la imaginación es difícil indagar un límite a estos aparatos. ¿Quién sabe si al final no terminan implantándose chips directamente en las personas?

aplicaciones de los wearables

Viendo esto, no resulta nada descabellado pensar que dentro de unos años serán capaces de medir más parámetros con una eficacia enorme, y lo que se pensó sólo para deportistas y curiosos, se termine convirtiendo en una herramienta para llevar el control de pacientes enfermos y que el médico disponga de esos datos de forma fácil e instantánea a través de internet.

Seguramente también surjan programas médicos con unos algoritmos que hagan saltar una alarma cuando reciban determinados datos, pudiendo agilizar el tratamiento o prevenir problemas de salud al recibir unos parámetros que en su conjunto hagan indicar que algo no va como debería.

Esto puede traer muchas ventajas, tanto para la detención precoz de posibles complicaciones como para el propio sistema de sanidad en sí, puesto abarataría sus costes y agilizaría mucho los trámites.

Pero como vemos en la gráfica, no solo tienen aplicaciones para la salud, sino que podrían convertirnos en auténticos cíborgs facilitando tareas en todo tipo de circunstancias.

Sin duda, es una tecnología que en mi opinión junto con las impresoras 3D, va a cambiar nuestra sociedad de la misma forma que en su día lo hicieron otros aparatos como los teléfonos, la televisión, los ordenadores, internet y más recientemente los smartphones.

Más nos vale que vayamos familiarizándonos poco a poco con todos estos avances, pues cada vez surgirán nuevos inventos más rápido, y tanto las nuevas generaciones como las no tan nuevas deberemos convivir con ellos.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad