GIR “Historia Cultural y Universidades Alfonso IX”
(CUNALIX)
 
d3

Historia de las Universidades. Universidades de Castilla (y León)

Basado en: Luis E. Rodríquez-San Pedro
” Las Universidades de Castilla”
En: Historia de una cultura: La singularidad de Castilla.
Valladolid: Junta de Castilla y León, Conserjeria de Educación y Cultura, 1995.
Tomo II, págs 411-459.

El panorama universitario de los territorios que configuran actualmente la Comunidad Autónoma de Castilla y León discurre a través del largo espacio de ocho siglos, comprendidos entre el XIII y el XX.  Por ello, los ámbitos de referencia han de resultar forzosamente variables, dado que se vinculan a profundas alteraciones históricas.  A partir de aquí podría establecerse una triple periodización que nos ayudase a enmarcar la complejidad de este fenómeno.

clase

El primer período abarcaría los siglos XIII-XV, y tendría como peculiaridad la regionalización.  Durante este tiempo, la Universidad, una institución común a toda la Cristiandad Occidental, se implanta en la Meseta Norte y ejerce sobre ella una influencia local. Podemos hablar de universidades vinculadas a los reinos de León y de Castilla.

Posteriormente, entre los siglos XVI y XVIII, la incidencia universitaria se amplía y se expande, desbordando ampliamente el marco regional inicial.  Hay que hablar propiamente de universidades de las Castillas o, más bien, de la Monarquía Hispánica.  Y, en este sentido, las tres llamadas “mayores” de Salamanca, Alcalá y Valladolid se convierten en verdaderas universidades imperiales, al servicio del Estado y de la Iglesia Católica, y con amplias proyecciones en todo el ámbito peninsular, en las Indias hispanas y en la Europa de dominio habsburgués. Momento éste de singular importancia, en que las Castillas y España casi se identifican, y donde las influencias e interdependencias culturales desbordan cualquier limitación administrativa rígida.  En este punto, pues, y cuando la Corona de Castilla constituye el centro vertebral de la Monarquía Hispánica, nuestra mirada no podrá restringiese a Castilla/León (entonces sin configuración unitaria), sino ampliarse al dinámico e imbricado conjunto de ambas mesetas.

Desde finales del XVIII , y a lo largo del XIX y del XX, nuestras universidades vuelven a regionalizarse.  Si en la Edad Media habían sido universidades de los Reinos, y en la Edad Moderna de la Monarquía Hispánica en su esplendor, a partir de las reformas liberales de mediados del XIX pasan a convertirse en universidades de distritos territoriales ; y, progresivamente, con la multiplicación de nuevos centros y los estatutos autonómicos de la segunda mitad del XX, se irán provincianizando en su proyección y efectivos.  En esta tercera periodización, Alcalá se ha convertido en la Universidad Central de Madrid, y el ámbito de nuestras referencias debe volver a restringirse a la Meseta Norte.

Debemos subrayar esta diversidad de encuadres en los que las universidades deben ser entendidas.  Surgieron en un complejo entramado de poderes, motivaciones y proyecciones, variables en el tiempo y dependientes de las transformaciones históricas globales.  Por tanto, no habrá que hablar estrictamente aquí de las universidades de Castilla y León, sino de las universidades vinculadas al ámbito histórico-cultural de lo castellano en general, en su expansión y en sus repliegues.