Aguanta

 

 

Hoy, 23 de diciembre, dan comienzo las vacaciones universitarias de Navidad.  Para muchos de nosotros será la primera vez que tengamos que preparar exámenes para después de vacaciones. Uso la palabra preparar y no estudiar ya que es lo que haré hasta que finalice el periodo de exámenes. He pasado unos meses bastante desagradables principalmente por la decepción que me he llevado durante los primeros meses con la carrera de Economía en Salamanca. No obstante, he procurado reflexionar sobre por qué estoy aquí y si merece la pena seguir. Mi conclusión es que merece la pena aguantar.

Tras sucesivas conversaciones con profesores, compañeros y veteranos he llegado a una serie de conclusiones que considero que son útiles para preparar los exámenes que se avecinan. Hay muchísimos motivos para no estudiar (entendido como actividad realizada voluntariamente), pero muchos para preparar los exámenes (entendido como la consecuencia de la elección del grado en el que te encuentras, aunque puede ser agradable, si consigues que lo sea). No hablaré sobre lo que debería ser, a mi modo de ver, el primer curso del grado (haré mayor referencia al Grado en Economía, pero será extrapolable a la universidad en general) sino que expondré mi visión de cómo preparar estos exámenes.

 

1. No hay que caer en el simplismo de pensar: hay que poner textualmente lo que viene en los apuntes. Ni tampoco vale con quedarse con la idea general y no memorizar. Tanto la memorización como el razonamiento son importantes. Por mucho que digan y por mucho que creas que es lo correcto, no hace falta ni ser un papagayo ni ser Dios. Somos humanos, actuamos y debemos centrarnos, aunque no nos guste, en preparar los exámenes.

2. Salvo contadas excepciones no hay que estudiar, hay que prepararse para lo que vayan a preguntar. Esto implica saber, a grandes rasgos, lo que pregunta el profesor. Si bien es cierto que nadie sabe de antemano qué preguntarán en el examen y conviene ser previsor… Así que conviene no confiarse nunca y tener ganas de estudiar. Es complicado pero cada uno puede llegar a convencerse de que la preparación irá más allá de la pura obligación. No es tan sencillo como encaminarse hacia un objetivo árido como es superar un examen o incluso obtener una buena calificación. Habrá siempre material complementario que haga de lo que estudias algo interesante y digno de ser aprehendido (pa’ siempre).

3. Enlazando con lo anterior, es fundamental mirar los exámenes de otros años y saber por dónde irán los tiros. No hay que ser hipócrita. Hacerte una idea de qué pueden preguntar es fundamental para evitar la cierto grado de  incertidumbre ya que esto nos asusta. Viene bien reír, disfrutar a pesar de la época y no dejar de disfrutar. Si bien es cierto que la obligación existe. No quiero convencerte de lo contrario.

 

Algo esencial que no se suele tener en cuenta es la motivación. Y en primer curso es importante. La sensación general, según lo que he visto en las clases, es que no hay ilusión, ni entusiasmo… Ni vida. ¿Hay que memorizar sin motivación y asumiendo que es una mera obligación? Yo creo que no. Considero que la motivación es fundamental, buscar una razón para estudiar que vaya más allá de la obligación con el objetivo de hacer más ameno lo que estudias. Procuré hacerlo con una asignatura que tenía atravesada(Álgebra)… y conseguí animarme. Pero me faltó memorizar ciertas cosas.

Por último, te animo a que aguantes. No es un curso que sea representativo del total del grado ni mucho menos de lo que es la disciplina que comienzas a estudiar. Hay que superarlo aunque tal vez sea innecesario. No viene mal dejar las reflexiones del tipo pa’ qué servirá esto para después de estudiar porque éstas te pueden bloquear. Yo me llegué a bloquear a pesar de que me encanta la ciencia que estudio. Y hay motivos muy fuertes para dejarlo… Pero en estos momentos no se puede abandonar. Hay que aguantar. Ya vendrán tiempos mejores.

 

Se lo dedico a mis compañer@s de primero del grado en Economía. espero que os sirva para animaros y para preparar ciertas asignaturas (especialmente Derecho Mercantil, motivo por el cual he tratado de esforzarme al máximo). Agradecería cualquier comentario que enriqueciera lo que he escrito. No pretendo ni mucho menos ser una verdad absoluta pero sí que quiero aportar mi granito de arena; si alguien no está de acuerdo con algún aspecto de lo anteriormente escrito le agradecería que lo dijera en comentarios.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad