Logotradlitjartura1

INICIO

foto-grupo-2El grupo de investigación reconocido TRADLIT: Aproximación a una teoría de la traducción literaria a través de su didáctica fue creado en 2010 por profesores de la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca. La idea de la que partimos es que existe la posibilidad de deducir de la práctica de la traducción literaria, y mucho más específicamente de su didáctica, unos planteamientos teóricos encaminados a la formulación de lo que llamaríamos una “tercera vía” entre los modelos prescriptivos y los descriptivos, entre los orientados al proceso y al producto.

Tratamos de establecer que las orientaciones que damos en el marco de la didáctica no tienen realmente, y en contra de lo que podría parecer, un carácter prescriptivo, sino que se mueven entre la explicación de lo existente y la orientación, es decir, tratan de responder a la pregunta qué hacer y no a la pregunta cómo se hace ni mucho menos cómo se debe hacer. Se trata, en pocas palabras, de pasar de la intuición a la formalización, es decir, de hacer conscientes aquellos procesos que normalmente el traductor realiza de forma inconsciente o automática.

La idea es abordar esto desde todos los ámbitos a los que cada uno nos dedicamos. No es estrictamente necesario tener la experiencia de la didáctica de la traducción literaria ni estar adscrito a ninguna tendencia en particular, sino que se trata de explorar cómo aplicar esas tendencias a esta idea. Así por ejemplo, podemos imaginar distintos enfoques, que pueden estar basados en la traducción de un género literario concreto, un autor o una obra concreta que puedan servir de ejemplificación o un aspecto microtextual o “microestilístico”, o una visión desde la lengua de llegada. De hecho, estos últimos aspectos son capitales si queremos llegar a una formulación digna de crédito. No descartamos que enfoques “externos” al texto tengan perfectamente cabida en su interpretación.

Esto quiere significar dos cosas a un tiempo: que el horizonte está completamente abierto con una sola restricción; que el “hilo rojo” que mencionamos al principio sea el imán que reúna todo esto. Es decir, tenemos dos adverbios rectores: lo aplicable y lo extrapolable.

Carlos Fortea