EL FUTURO ES LO EFICIENTE
BOMBILLAS DE BAJO CONSUMO
 

VENTAJAS DEL USO DE BOMBILLAS DE BAJO CONSUMO

Las bombillas de bajo consumo en realidad son las lámparas fluorescentes como las que se conocen de siempre, sólo que se han compactado para reducir su tamaño y aumentar su potencia. El tubo lumínico no es recto, pero tiene forma de U curvada varias veces en espiral y de esta forma la mayor parte de la energía eléctrica que utilizan se convierte en luz.

tienen varios tipos de ventajas yo quiero destacar principalmente dos:

Ventajas ecológicas de las bombillas de bajo consumo
Algunas de las ventajas ecológicas de este tipo de bombillas son:

Una bombilla común transforma el 2,6% de la energía que precisa en luz. Sin embargo la de bajo consumo utiliza el 15% de la energía para iluminar.

Las lámparas de ahorro tan sólo necesitan un 50 y un 80% menos de energía que las bombillas convencionales para generar la misma cantidad de luz. Así que una lámpara de bajo consumo de 22 vatios equivale a una de 100 vatios normal, lo que supone un ahorro del gasto energético significativo.

Una bombilla de bajo consumo de 18 vatios, en vez de una de las incandescentes de 75 vatios, supone 570 kwh (Kilovatio hora) más de vida útil de la bombilla, lo que ecológicamente disminuye en más de 500 kg la emisión de gases invernaderos a la atmósfera, como el CO2.
Tan sólo con cambiar cinco bombillas convencionales por cinco de bajo consumo de 28 vatios supondría una disminución de 340 kg menos de gases de efecto invernadero.

Ventajas económicas de las bombillas de bajo consumo:
Pero las bombillas de bajo consumo no solo tienen ventajas ecológicas, también tienen ventajas económicas:

Volviendo al ejemplo anterior, un gesto tan sencillo como cambiar cinco bombillas de 28 vatios por cinco de bajo consumo supone un ahorro de 60 euros anuales.

También rescatando otro ejemplo anterior, sepa que una lámpara de ahorro de 18 vatios sustituyendo una corriente de 75 vatios, supone 570 kwh de vida útil, que en dinero son 62 euros menos anuales en gastos de electricidad.
Las bombillas de bajo consumo tienen una vida hasta 10 veces mayor que las otras y cuestan solo siete veces más, lo que las convierten en más baratas aunque en primera estancia parezca lo contrario.

Según el ingeniero de Greenpeace: “Con las bombillas de bajo consumo de LEDS se puede reducir el coste de la luz, entre un 40% y un 90%, según el tipo de bombillas que estemos sustituyendo. Si sustituimos las bombillas de bajo consumo “normales” (que no dejan de ser fluorescentes en pequeño, con un contenido de gases tóxicos) por las de tipo leds podemos reducir un 35-40 % del recibo de la luz. Si lo que sustituimos son incandescentes o halógenas, el ahorro puede estar entre el 75-90 % del recibo de la luz.”

Política de privacidad