El mundo al revés

Continuando con el discurso de Ken Robinson en TED de la entrada anterior, surge una nueva cuestión

¿Cómo fomentamos la creatividad en los niños?

Como comentaba Ken, solemos ver los cambios como amenazas, nadie nos forma para ser creativos, y se nos enseña que un problema tiene una solución correcta, y el resto de posibles soluciones son inherentemente incorrectas. A nadie le gusta verse dando una respuesta errónea a una pregunta en clase. Puede ocasionar vergüenza y frustración ante nuestros compañeros de clase o profesor, al ver nuestra respuesta desechada. De manera que los alumnos no se atreverán a presentar esas ideas locas que se les ocurren, frustrarán su creatividad para intentar encajar en el molde y sentir ese sentimiento de pertenencia a un grupo de iguales.

La creatividad es ilimitada, aplicable a todo tipo se situaciones y, además, puede ser entrenada:

  • Sugiriendo una lluvia de ideas, haciendo que todos puedan participar, en un entorno amigable donde se sientan libres de decir lo que piensan
  • Proponiendo preguntas y problemas abiertos, sin solución o con soluciones múltiples
  • Convirtiendo las ideas en proyectos reales, donde puedan comprobar por ellos mismos la eficacia o relevancia de sus propias ideas

61BXAMKiZtL._AC_SX522_Durante la clase de hoy hicimos un montón de experimentos:

  • Hicimos unas trompetas con unas pajitas.
  • Quitamos un mantel con platos  y vasos encima en un diferencial de tiempo.
  • Vimos que en fluidos a veces la caída puede ser rectilínea y uniforme gracias a Fairy Ultra®.
  • Comprobamos que un Pokémon o un Gormiti con suficiente fuerza centrífuga puede levantar una tuerca mucho más pesada que él.

 

Y uno de los que creamos en clase fue una cámara oscura, sin más ayuda que la de una caja de cartón, tijeras, pegamento y papel de seda. Se hace de la siguiente forma:

  • Hacemos un agujerito en un lado de la caja.
  • Cortamos un rectángulo en el lado opuesto.
  • Pegamos el papel en el centro de la caja, creando una pantalla.
  • Cerramos la caja, y ¡nos asomamos!

Si todo ha salido bien, podremos observar la realidad invertida, tal y como funcionan nuestros ojos, proyectada en la lámina de papel de seda.

imagen10

, , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad