Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6

La incertidumbre no se gestiona con giros de guión

Vivimos acosados por las noticias en torno a la pandemia. Desde el índice de contagios por 100.000 habitantes, al número de fallecidos, a las restricciones que ahora tienen su máximo exponente en el confinamiento perimetral, a Ayuso, Almeida y sus continuas declaraciones para echarse a temblar. Pero en esta sobreabundancia informativa, por paradójico que parezca, predomina la desinformación. Que genera incertidumbre que se añade al miedo. También al periodismo le está costando estar a la altura.

Y en toda esta vorágine que apenas nos deja respirar, las amenazas constantes a los cambios bruscos de guión son una realidad. Ahora se ha tomado como rehenes a los estudiantes. En una situación que heredamos del verano en que en muchas zonas había transmisión comunitaria, ahora parece que son los universitarios los que están provocando un aumento de contagios. Curiosamente, los datos no importan. O simplemente no existen. Pero hay que buscar un chivo expiatorio, y los estudiantes son presa fácil. Me preocupa toda la irresponsabilidad que hay tras estas noticias. Por centrarme en Salamanca, el ayuntamiento, sabedor del aporte de la Universidad a la economía de la ciudad, ha insistido en que se retomara la actividad presencial. Muy esclarecedora a todos los niveles, la entrevista al alcalde y a los dos rectores publicada el pasado domingo en el diario El País. El propio alcalde ha reconocido que las fiestas universitarias son difíciles de controlar. Pero al tiempo ayer la Consejera de Sanidad, ponía el foco en los estudiantes y en su irresponsabilidad en las fiestas, poniendo en riesgo a la población de Salamanca, avanzando ya el posible paso a la modalidad on line de la educación universitaria. En paralelo la Universidad publicita a los cuatro vientos expulsiones cautelares que en realidad son suspensiones por catorce días a los estudiantes irresponsables. Es una utilización tan espuria de la Universidad y de los universitarios por políticos y responsables que genera rabia y pena.

Porque no nos engañemos. Ya en abril sabíamos de este escenario. Entonces ya se planteaba que la actividad presencial no podría recuperarse, en el mejor de los casos, hasta el segundo cuatrimestre. Pero el giro de guión vino cuando lo económico se priorizó por encima de cualquier otro interés. Había que alquilar los pisos, había que traer los estudiantes a la ciudad para que en ella consumieran. Ahora que ya están aquí, con un problema de transmisión comunitaria que ellos no han creado, se empiezan a publicitar expulsiones que no son tales, por alguna fiesta que se estira hasta el infinito, y que probablemente tomen como excusa para decir que no se puede continuar con la actividad presencial/semipresencial. Si así fuera, el engaño a todos los niveles sería tan profundo que de alguna manera habría que exigir responsabilidad. Porque no todo vale.

Duran Ayago Antonia

About Duran Ayago Antonia

http://www.linkedin.com/in/aduranusal Twiter: @aduranusal

Suscripción al Blog

Si quieres recibir cada entrada, suscríbete

Política de privacidad