Rosalía Boixadera
Thoughts of a Quantic's God disciple
 
Diapositiva8

Algunos proyectos de innovación

En clase nos presentaron algunos proyectos de innovación docente que algunos de nuestros profesores habían implementado en los grados de ciencias de la facultad, se trataba de la realización de vídeos, flipped classroom para laboratorios y evaluación entre pares. Antes de entrar en detalles sobre ellos voy a hablar de la implementación de metodologías variadas en los grados universitarios y la visión que tienen los alumnos sobre ellas.
Es muy simple, la mayoría de alumnos que conozco de grados no aprecian ni se muestran favorables a ellas. No creo que se paren a reflexionar sobre los beneficios o el trabajo que requieren. La universidad ha dejado de ser un sitio para empaparse de conocimiento y se ha convertido en un expendedor de títulos. En los sitios que conozco(habrá distintos grados de aplicación), a los profesores se les exije un número mínimo de aprovados; eso es absurdo, aunque Feynman, Landau y Mary Poppins bajaran a dar clase a los estudiantes de electrodinámica o integrales complejas, la mitad de los alumnos no entenderían de que están hablando. ¡Y no pasa nada! Los conceptos difíciles requieren esfuerzo, y el esfuerzo es la base del éxito. Me voy a abstener sobre las facultades en las que las medias en los máster están por encima de ocho. Dicho esto, una vez que los alumnos se han sacrificado y sudado sangre, y sus padres arruinado con la tercera matrícula, un intento de reenfocar la asignatura creo que es una idea beneficiosa, como un oasis para un viajero perdido.

Básicamente la flipped classroom en los laboratorios era un último esfuerzo de los profesores para que los alumnos se tomaran en serio los laboratorios. En vez de repartirles guiones les daban vídeos con instrucciones para dummies. Francamente, me parece una idea terrible, ¿si no se leen un documento de dos-cinco páginas, como se van a mirar con atención un vídeo? Aunque esa es mi perspectiva personal: un documento lo puedes manosear, ¿un vídeo? no tanto. Si que es cierto que leer es un proceso activo donde escuchar es pasivo, pero si la idea es que aprendan y se esfuercen, reducir los procesos solo envilece el proceso de aprendizaje, por mucha pereza crónica que padezcan, padezcamos los alumnos.

La evaluación entre pares, como toda evaluación para el aprendizaje metacognitivo es fantástica. Y tan fantástica que los alumnos solo se preocupan de manipular a los compañeros de grupo y el sentido de la lealtad de no dejar una mala nota. Aun así, en este caso no es culpa del método sino del recipiente, priman las calificaciones a los conocimientos.

Finalmente, la realización de vídeos iba exclusivamente enfocada a los alumnos repetidores para que no realizaran at eternum los laboratorios y la asignatura. No sólo me parece bien académicamente y moralmente, sino que refleja(dados los resultados observados) una verdad suprema: cuando los alumnos perciben que importan, les importa.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad