José María Monsalvo Antón
Catedrático de Historia Medieval. Facultad de Geografía e Historia C/ Cervantes s/n 37002 Salamanca
 
Jardines de Ciencias

Líneas de investigación

Las líneas de investigación desarrolladas en tres décadas de trayectoria universitaria han sido las siguientes:

• Territorios realengos, formación de villas y concejos (Castilla y León, siglos X-XIV).

• Estructuras de poder (monarquía castellana, poderes locales y señoriales).

• Sociedades y estructuras de poder concejiles durante la Baja Edad Media.

• Mentalidades e idearios concejiles de las elites caballerescas y las comunidades de pecheros (Ávila, Salamanca, Ciudad Rodrigo y concejos de la zona).

• Bienes comunales y su contexto legal, agrario y social (pastoreo comunal, usurpaciones de términos…).

• Espacios y paisajes urbanos.

• Antisemitismo y antijudaísmo (problemas generales y específicamente de Castilla; idearios y mitos antijudíos).

• Representaciones culturales de la sociedad en las fuentes escritas (visiones generales, imágenes de las ciudades y regiones en la cronística, etc.)

• Gremios y corporaciones medievales (papel político de los mismos).

• Fuentes medievales (Ávila, Salamanca).

[Cfr.  en esta web la pestaña de PUBLICACIONES, donde se halla la relación de trabajos por orden cronológico]

 

Breve memoria personal de la trayectoria investigadora

Mis primeros trabajos se orientaron al estudio de las relaciones entre judíos y cristianos. Una monografía del antisemitismo entendido como conflicto social (publicada en 1985), otro estudio sobre la disidencia religiosa de los conversos, vista como “herejía” a fines del XV, tras el hallazgo en Simancas de una pesquisa inquisitorial del Obispado de Osma (1984) y algún otro trabajo sobre esta cuestión, como el estatus de las minorías en las cortes (1988), nos ocuparon por entonces. Esta línea de investigación la he continuado después, pero interesándome, más que por el conflicto mismo o el estatus legal de los judíos, por las ideas y los discursos culturales de hostilidad: la gestación de las mentalidades antijudías (1994), el pensamiento de Alonso de Espina (1999. 2013), los mitos cristianos sobre las “crueldades” judías (2002) o la plasmación de la  idea del «otro» en la Europa de los siglos XI-XIII (2012).

El estudio de los concejos vino canalizado durante los años ochenta por la tesis doctoral. Aparte de otros trabajos anteriores, la publicación de El sistema político concejil (1988) mostraba, a partir de un caso concreto, el del concejo y señorío de Alba de Tormes, el resultado de la aplicación de la metodología de sistemas al análisis del poder. Partía de la decepción que suponía observar en los estudios al uso sobre villas y ciudades medievales la típica yuxtaposición de apartados-estancos: demografía, economía rural, economía urbana, instituciones, grupos sociales, conflictos, ideología…La idea de un «sistema político» en el que todos los componentes de la sociedad de la villa y las aldeas, además del señorío y la monarquía, pudieran comprenderse integrados en flujos interconectados entre sí, se aplicaba por primera vez al estudio de los poderes medievales en Castilla. No se trataba de hablar de sistema sin más, sino de integrar todos los factores de forma dinámica en una arquitectura de poder congruente donde fuera posible captar el proceso de toma de decisiones en un concejo. La metodología nacía fundamentalmente de desarrollar categorías y métodos procedentes de la ciencia política y de la antropología política -cuestiones que nos ha interesado como materia historiográfica (1995, 2015)-, pero adaptados a la realidad de la Edad Media castellana. A partir de la monografía de la tesis doctoral, el estudio de los concejos me interesó hasta completar todos los componentes del sistema, lo que llevó a diversificar las líneas de investigación derivadas del tema.

Por un lado, la formación de los diferentes tipos de concejos en los siglos XI al XIV: por un lado, los concejos de frontera (el interés por los de las actuales provincias de Ávila y Salamanca, así como otros concejos de la cuenca meridional del Duero, se remontan a 1990), por otro (también desde 1990), las llamadas villas nuevas del norte leonés, castellano o riojano. En todos estos trabajos sobre concejos plenomedievales al norte o sur del Duero (1990, 1991, 1992, 1994, 1999, 2002, 2003, 2006, 2007), hemos procurado establecer comparaciones y utilizar los típicos análisis derivados de las fuentes plenomedievales: donaciones, privilegios, fueros, etc.. Para evitar hablar sólo de los  “concejos”, “villas nuevas”, “villas reales”, “pueblas”, etc., que son categorías imprecisas y diversas, establecimos unos patrones de núcleos con requisitos y características determinadas, es decir, unos rasgos que les permite ser considerados como ‘sistemas concejiles’ -aunque sin poder aplicar a esta época la metodología de sistemas, por déficit de las fuentes-, de manera que se acabase con la ambigüedad semántica y sobre todo se pudiese fijar concretamente en el tiempo, en la geografía y en la tipología, como así hemos pretendido en esta línea de trabajos, la génesis de las soberanías concejiles.

Nos hemos interesado también, aunque en menor medida,  por los espacios urbanos mismos, no sólo el trazado de las villas fundadas durante la repoblación (2006), sino por el reflejo de los diferentes espacios de poder -el poder regio, los vecinos, la Iglesia, las aristocracias-  en las tramas urbanas y edilicias de algunas ciudades de la región, Salamanca, Ávila, León y Burgos  (2002). No hay que olvidar que las ciudades, en un sentido general, incluyendo problemas de génesis de las urbes, sociotopografías y sociedades urbanas, habían sido objeto de un libro general que escribimos sobre el ámbito europeo (1997).

Por otra parte, los sujetos y relaciones que habíamos identificado y analizado en la tesis en relación con la noción de sistema político concejil, para un caso concreto, nos interesó conocerlos después sistemáticamente pero para ámbitos más amplios, las ciudades y villas de la  Meseta castellana y, aún más específicamente, el ámbito salmantino y abulense bajomedieval: elites caballerescas, incluyendo bandos y  linajes así como la mentalidad  y las prácticas sociales del grupo urbano aristocrático (1990, 1993, 1997, 2006, 2008, 2009, 2013, 2016, 2019), Común de pecheros y culturas políticas comunitarias (1989, 1997, 2004, 2011), interpretaciones historiográficas, grupos concejiles y toma de decisiones (1995, 2003), o conflictos sociales en el ámbito concejil  (2004, 2012), entre otros. En general las prioridades de nuestra investigación en estos campos, tras el punto de partida del sistema concejil, he de reconocer que fueron evolucionando primero hacia la identificación y la caracterización de las fórmulas organizativas grupales -linajes y bandos, corporaciones, estamentos, comunidades vecinales…-, para pasar sin solución de continuidad al estudio de las culturas políticas concejiles y, cada vez más, dentro de ellas, los discursos, los idearios o mentalidades específicas de los grupos sociales de las villas y ciudades.

Dentro de la problemática de los concejos, el mundo rural salmantino y abulense ha centrado algunos de mis trabajos, en la reconstrucción de los paisajes agrarios abulenses (2002, 2009, 2013), pero en relación fundamentalmente con el comunalismo y todas sus derivaciones: la formación de un “término redondo” de la Tierra de Ávila, el de la aldea de Zapardiel de Serrezuela (1992), las usurpaciones de términos en Tierra de Ávila (2001), las violencias rurales de los poderosos (2004) o las percepciones de los vecinos y los pecheros sobre el comunalismo, la organización administrativa de las aldeas y la Tierra o el desorden rural provocado por los poderosos (2006, 2007), así como los valores rurales de campesinos y propietarios, intentando averiguar cómo se forjaron unos y otros  (2010) o la evolución paisajística de los espacios de pastoreo y comunales en las zonas salmantina y abulense (2013).

En relación con los concejos, pero con el ángulo de observación puesto en poderes externos que influían en su dinámica, a partir de la monarquía feudal y los territorios del realengo transformados en poderes concejiles, me he acercado a los procesos de centralización monárquica, en relación con la crisis del feudalismo, las fuerzas motrices de la monarquía centralizada y los efectos de l triunfo de esta última en la geografía de los concejos y sus élites (1986, 1998, 2002). Me planteé también las causas de la debilidad de los gremios en Castilla, pero no a partir de la superada polémica sobre el grado de industrialización de la Castilla urbana, sino relacionándola con la naturaleza de la monarquía y la naturaleza organizativa de las elites y el común concejil, factores decisivos en el rol profesional y político adquirido por las organizaciones de oficio (1996, 2001, 2002). Incluso, dentro de una genuina expresión del corporativismo medieval, hice una incursión en la peculiaridad de la corporación universitaria salmantina en su relación con la ciudad (2002).

Otra temática conectada, aunque autónoma, ha sido la de las diferentes formas de señorío nobiliario y su incidencia agraria y social en Ávila y Salamanca (1997), así como la relación entre los espacios concejiles zamoranos y la evolución de la nobleza medieval en ese ámbito geográfico (2007). A ello se añade un análisis sobre el arraigo de las grandes casas señoriales en la región suroccidental del Duero (2016). La pugna nobleza vs. monarquía, el faccionalismo  nobiliario y su lenguaje político (2016, 2017), así como las diferentes noblezas urbanas bajomedievales, en el caso concreto de Salamanca (2013, 2016) son otros campos de interés. Así como una interpretación global de la construcción del poder regio en la monarquía castellana en relación con las fuerzas del reino (2019).

Hay que mencionar también algún acercamiento al grupo social de los hidalgos de la región castellano-leonesa, en que se hace una aproximación al volumen y distribución geográfica de este sector social y se proponen hipótesis sobre la evolución histórica del grupo (2017, 2019)

Muchos de los trabajos que he publicado sobre valores concejiles e idearios de caballeros y Común pueden encuadrarse también dentro de la Historia de la Cultura y Mentalidades, al igual que los estudios sobre el antijudaísmo ideológico. Además de estos últimos, antes aludidos, la cultura me ha interesado en otras ocasiones: en relación con el ambiente cultural del siglo XIII en Europa, en la época en que vivió Alfonso X (2001), o como parte sustancial de un libro general sobre Política y Cultura en la Castilla Bajomedieval (2000); o a propósito de la relación entre la política cultural de Juan II y la entrada del humanismo en Castilla (2010); o sobre el papel de promoción cultural de personajes como Diego de Anaya en el contexto del ambiente cortesano o diplomático del siglo XV (2014); o sobre el marco institucional y el ambiente intelectual del Estudio salmantino en el período c.1380-1480, época de la hoy considerada”primera Escuela de Salamanca” (2018); o en relación con la imagen que trasmitieron las crónicas generales sobre las ciudades y las regiones de la Alta Edad Media (2005, 2006, 2007, 2010, 2012); o bien a propósito del imaginario social y político en la Crónica de la Población de Ávila (2010, 2017). Y especialmente, dada la conexión con los problemas organizativos de los concejos, abordando a partir de fuentes documentales el análisis de los discursos concejiles sobre el orden o la violencia (2004), así como sobre los valores estamentales, memoria e identidad o las ideas de caballeros y pecheros sobre el mundo rural y sus percepciones diferenciadas sobre los usos del medio y sobre el comunalismo (2010, 2011, 2013, 2016)

Aunque no es una línea de investigación especifica, aunque sí transversal, ya que muchos trabajos abordan diferentes conflictos y sus contextos, debe mencionarse también recientemente la elaboración de una monografía sobre los conflictos sociales medievales en el ámbito europeo (2016).

Además he editado, sólo o con otros autores, varios libros de fuentes medievales de Salamanca y Ávila, en concreto fuentes del Registro General del Sello, catedralicias y sobre todo municipales (1986, 1988, 1990, 1995, 2004, 2011).

.

MONOGRAFÍA EN FASE  DE ELABORACIÓN: 

El rey y el reino en la monarquía medieval. Bases sociales, culturales y territoriales  de la centralización monárquica castellana (ss. XIII-XV)

- Evolución del antijudaísmo y antisemitismo en Castilla: aspectos culturales del conflicto (1252-1492).

 

 

 

Política de privacidad