Web de Miguel Ángel Malo
 
Diapositiva 2

Chipre o el intento de contarnos a nosotros mismos qué significa la crisis del euro

Estos días he gastado bastante tiempo siguiendo todas las discusiones del programa de rescate de Grecia (¡gracias Keep Talking Greece por contarnos casi en directo la historia del borrador de Moscovici y luego ofrecernos todos los documentos de Varoufakis!).

En un cierto momento, me di cuenta que en cuanto uno se salía de la órbita de los medios griegos o próximos a Grecia, no había más que grandes cifras, discusiones geopolíticas sobre la eurozona… y muy poco sobre el bienestar de los ciudadanos, de las personas que cada día se levantan con el afán de buscar un trabajo o de quienes tienen uno y a pesar de los cambios en su sueldo y en sus condiciones laborales siguen yendo cada día para así ganarse la vida. La vida “normal” tiene una inercia tan inmensa que a veces hay quien hasta se siente extraño haciendo las cosas de la vida diaria cuando, lejos, se están tomando decisiones que afectarán de lleno a cuestiones básicas como la evolución del salario de uno, la cuantía de la pensión de jubilación de los padres de uno, la cobertura del sistema de salud al que se acude en los peores momentos o la existencia misma del puesto de trabajo de un hermano o un amigo. Todo se mezclaba en mi cabeza con mis recuerdos personales entre las gentes de Lisboa durante el tiempo que estuvo vigente el rescate o frente a la cantidad inmensa de personas sin hogar que duermen cada noche alrededor de la estación de Termini en Roma.

Y entonces pensé: ¿y Chipre? ¿Alguien sabe lo que les ha pasado y les está pasando ahora a los chipriotas? Teniendo en cuenta la gran conexión económica, social y política entre Grecia y Chipre, ¿por qué Chipre apenas aparece en el seguimiento de los acontecimientos de Grecia? Con estas preguntas en mi cabeza, comencé a navegar por los blogs que sigo habitualmente sobre Europa y sus problemas (siempre recordando que Europa es más ancha que la Unión Europea…) y encontré una larga entrada sobre Chipre en A Fistful of Euros (“Por un puñado de euros”, haciendo un juego de palabras con el título del famoso spaguetti western “Por un puñado de dólares”, dirigido por Sergio Leone y protagonizado, sí, claro, por Clint Eastwood).

Me pareció especialmente destacable el enfoque. Al fin y al cabo, cuando a los seres humanos nos sucede algo, necesitamos contarnos a nosotros mismos una historia que dote, si no de sentido sí al menos de coherencia, a lo que nos ha pasado. El texto sobre Chipre busca ofrecer un relato comprensible de lo sucedido en su momento hasta llegar al rescate (valoraciones del peligro, los oídos sordos, los errores de negociación, etc.) y cómo se vivió el resultado final como “injusto y brutal (sic)”, pasando por las relaciones con Rusia, el sentimiento de los chipriotas de que la corrupción y el favoritismo están ampliamente generalizados y haciendo una propuesta final sobre lo que Chipre necesita (me hubiera gustado que en lugar de “Lo que Chipre necesita” hubiera titulado la última parte “Lo que los chipriotas necesitan”, que es tal como empieza el último párrafo del artículo…).

La autora de dicho texto sobre Chipre es la periodista islandesa Sigrún Davídsdóttir. Su blog (o “icelog”, como ella lo denomina) trata temas como la lista Falciani, el comportamiento de los bancos durante la crisis financiera en diferentes países europeos, el problema de las hipótecas en francos suizos fuera de Suiza y, claro está, cuestiones relativas a la economía de Islandia, incluyendo análisis sobre la evolución y el impacto de su control de capitales.

malo
Se han bloqueado los comentarios.
Política de privacidad