Postgrado en Salamanca
Diario de un Master. Por Fernando García
 
header 1

Plásticos, bolsas y medio ambiente

bolsas ecologicas

 

Estamos muy acostumbrados a que, cada vez de forma más habitual, podamos ver noticias en los periódicos o la televisión hablando del cambio climático. Noticias que no son demasiado buenas. Se prevee que durante las próximas dos décadas, la temperatura media del planeta suba unos 3ºC. ¿Que significará esto? Sequías mas duras y largas, tormentas más fuertes, subida del nivel del mar… en definitiva, un desastre ecológico.

Pero a pesar de ello, no ponemos demasiado de nuestra parte para evitarlo. No realizamos suficientes acciones durante el día a día para conservar el medio ambiente. Seguimos consumiendo plásticos de una forma abusiva y generando contaminación a un ritmo inadmisible.

Quizás no sepas que, con muy poco, como por ejemplo, usando bolsas ecológicas, puedes poner tu grano de arena para que la situación empiece a dar un vuelco. Si aún no conoces este tipo de bolsas, te explicaré que son, cuales tipos hay y que usos podemos darles.

 

Bolsas ecológicas: ¿que?¿como?¿cuales?

Como su propio nombre indica, este tipo de bolsas y envoltorios son respetuosos con el medio ambiente. Están hechas con componentes que las hacen reutilizables en unos casos, reciclables en otros y degradables como tercera opción.

Las reutilizables son un tipo de bolsa mas gruesa y fuerte que las comunes. Tienen mayor resistencia y son lavables, por lo que permiten, al menos, 15 o 20 usos. El problema que tienen es que siguen siendo de plástico, por lo que su ventaja solo reside en la disminución del número de bolsas necesarias, pero no en si la acumulación de plásticos y basura.

En cuanto a las reciclables, son sin duda la mejor opción. Son bolsas biodegradables fabricadas con materiales que hacen que, en un año y medio, la bolsa haya desaparecido literalmente. Pueden incluso convertirse en compost para abono de campos y cultivos.

Por último, existen las denominadas degradables, que están fabricadas de plásticos a los que se les agrega unos compuestos que aceleran su degradación. El problema es que no se desintegran completamente sino que se descomponen en pequeñas partículas de menos de 5 mm de tamaño que se denominan micro plásticos. Estos finalmente acaban en los mares, causando incluso mayores daños que las bolsas tradicionales.

Por los motivos indicados te recomiendo el uso solo de bolsas reciclables ya que es la única garantía de que no terminarán convirtiéndose en contaminantes. Otra opción a considerar es el uso de bolsas de tela, fabricadas con algodón y otras fibras 100% naturales, que tienen mucha resistencia y duran un largo tiempo. Estas son también reciclables completamente.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad