Postgrado en Salamanca
Diario de un Master. Por Fernando García
 
header 1

Incendios forestales

incendios

 

Se acabó el verano y, con él, la época del año con mayor riesgo de que se produzcan incendios forestales. Esto no quiere decir que el resto del año haya que bajar la guardia, pero si que está claro que las condiciones climáticas ya no son tan favorables.

Los incendios forestales existen desde que se formó el planeta. Son muchas las causas naturales que pueden provocarlos y forman parte del funcionamiento normal de los ecosistemas. Sin embargo, existe una proliferación real de los incendios por causas de la actividad humana mayor a la capacidad de recuperación de la naturaleza.

Sabiendo esto, se debe poner el primer foco de actuación sobre los incendios intencionados. Surgen de acciones premeditadas con la única intención de causarlos. Suponen más de la mitad de los incendios que se producen. La solución pasa por un endurecimiento de la legislación que no debería hacerse demasiado de rogar.

 

Consecuencias de los incendios forestales

La superficie de la tierra, al quemarse, queda totalmente desprotegida, por lo que el suelo se ve afectado. Y de tal forma que incluso es causa de cambios en su composición biológica. Esto afecta directamente al hábitat vegetal y animal.

Después podemos señalar los daños humanos. En este caso no solo hablamos de muertes o heridos a causa de los mismos, sino también las secuelas que quedan en las personas por las pérdidas materiales que originan, tanto en viviendas como en terrenos y cosechas.

Por todo ello, la prevención se vuelve vital. La sensibilización de la población es nuestra mejor arma, pues es la vía más rápida para conseguir bajar las estadísticas en lo que a incendios se refiere. Pero no basta solo con esto. Los órganos gobernantes deben mantener y cuidad las masas forestales de una forma conveniente. Las leyes más duras contra los infractores completarán el triángulo de la prevención.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad