Postgrado en Salamanca
Diario de un Master. Por Fernando García
 
header 1

Adicto al café

Adicto al café

 

La mayoría de las personas en todo el mundo consumen café a diario, en diferentes cantidades y diferentes horarios. Sin embargo, también existen muchas personas a las que no les gusta; de la misma forma que también existen aquellas que son totalmente adictas al café.

Y la razón es muy simple, el café es muy conocido por los efectos secundarios que causa en los consumidores; esta es una de las principales razones por las cuales mucha gente no sabe vivir sin consumirlo a diario.

En casi todos los casos, aquellos que son diagnosticadas como adictos al café se vuelven así de forma inconsciente. Uno de los mayores ejemplos de esto es el ámbito social, en mi caso en particular cuando era muy joven no soportaba el sabor del café.

Luego, durante el comienzo de mi época universitaria, todos mis compañeros tomaban café como si se tratase de agua. Esta razón fue el principal motivo por el que empecé a tomar café. Además, durante la época de exámenes, me ayudaba a mantenerme despierto. Así me uní al club de adictos por el café.

Es increíble cómo podemos llegar a ser tan dependientes de una taza de café. Tanto que incluso podríamos comenzar a desarrollar síntomas molestos como dolor de cabeza o irritación, entre otros, por no poder tomarnos por lo menos una taza de café al día.

 

Señales de los adictos al café

Existen muchas señales que podrían indicar cuando una persona se esta volviendo adicto al café. La primera señal es que nos volvemos inmunes a la cafeína. Es decir, no importa la cantidad de café ni la hora en que lo tomes, los efectos de mantenerse despierto por la cafeína ya no nos causan efecto.

Otra señal seria tener siempre presente, en nuestra mente, el pensamiento de cuando llegara el momento de nuestra próxima taza de café. O cuando incluimos en nuestras actividades diarias la rutina de hacerlas con una taza de café al lado.

Incluso muchas personas pueden llegar al punto de pensar, que son incapaces de realizar ciertas tareas de su vida diaria si no la hacen acompañados de una buena taza de café. Cuando las personas se convierten en adictos al café, comienzan a gastar demasiado dinero en el.

Si llegas a tal punto, quizás debas empezar a considerarlo como un problema. Y consultarlo con tu médico de confianza nunca estará de más. Principalmente para evitar los problemas secundarios de un consumo excesivo sobre la salud.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad