Guillermo Sánchez León
Incluye artículos de divulgación científica, material para la enseñanza, y publicaciones del autor
 

Eureka Nobel Física y de Química 2019

Hace unas semanas se han concedido los premios Nobel de Fisica y de Química de este año 2019.

El premio Nobel de Física se ha repartido la mitad conjuntamente a los astrónomos suizos Michel Mayor y Didier Queloz, por el descubrimiento del primer planeta extrasolar, y la otra mitad al cosmólogo canadiense James Peebles, por  sus aportes relacionados con el origen y estructura del universo.

El premio Nobel de Química ha ido a los padres de la batería de litio: el estadounidense John B. Goodenough, el británico Stanley Whittingham y el japonés Akira Yoshino

De ellos hablamos en el programa de EUREKA que puedes escuchar AQUÍ.

El descubrimiento del primer planeta extrasolar

Los investigadores de la Universidad de Ginebra Michel Mayor y Didier Queloz anunciaron en 1995 el hallazgo de 51 Pegasi b, el primer exoplaneta conocido en torno a una estrella similar al Sol. Situado a unos 50 años luz de la Tierra, aquel mundo resultó ser un gigante gaseoso del tamaño de Júpiter y tan cercano a su estrella que apenas tardaba cuatro días en completar una vuelta a su alrededor. Pero, aunque inhóspito para la vida tal y como la conocemos, su hallazgo espoleó la búsqueda de exoplanetas. Hoy ya se conocen más de 4000 mundos extrasolares de todo tipo y se espera que en los próximos años se descubran y se estudien muchos más.

Michel Mayor al ser preguntado por la agencia France Press por la posibilidad de que viajemos a planetas mas allá del sistema solar se muestra escéptico y responde: “No vamos a migrar a ningún exoplaneta. Si estamos hablando de exoplanetas, las cosas deben quedar claras: no vamos a migrar allí. Incluso en el caso muy optimista de un planeta habitable que no esté demasiado lejos, digamos unas pocas docenas de años luz, que no es mucho, el tiempo necesario para llegar allí es notable”, agregó. Y es que los planetas conocidos en nuestro Sistema Solar no son susceptibles, con los conocimientos actuales, de albergar vida humana. Finalizó diciente: “Debemos cuidar de nuestro planeta, es muy hermoso y todavía absolutamente habitable. Debemos cuidar de nuestro planeta, es muy hermoso y todavía absolutamente habitable”.

Siendo estricto el primer planeta había sido descubierto en 1992 en un púlsar (SR B1257+12) que se localiza en la constelación de Virgo, por el polaco Aleksander Wolszczan. Pero un pulsar es una estrella de neutrones que rota y un cuerpo girando alrededor de ella tiene poco que ver con un planeta como los que conocemos, sin embargo el descubierto por Michel Mayor y Didier Queloz, aunque enorme, estaba en una estrella relativamente parecida el Sol: era el preludio de lo que vino después: hoy se acepta que lo normal es que todas, o la mayoría, de las estrellas tengan planetas.

Hubo otros astrónomos que años anteriores podían haber descubierto planetas extrasolares. Lo hicieron pero no tuvieron la osadía de creerse su descubrimiento. El mérito de Michel Mayor y Didier Queloz es que al encontrarse con un planeta que según la teoría dominante estaba en un sitio donde no podía estar admitieron que ante una prueba experimental esta está por delante de lo que diga la teoría de moda.

El descubrimiento de la radiación de fondo y otros descubrimiento

El otro galardonar con el Premio Nobel de Física (de hecho con la mitad del premio)es el canadiense James Peebles Entre otros aspectos, Peebles contribuyó a formular la teoría moderna de la gran explosión (Big Bang), a predecir el fondo cósmico de microondas, a entender los procesos de formación de galaxias o a esclarecer la composición del universo en términos de materia y energía oscuras. Gracias en buena parte a esos avances teóricos, la cosmogonía dejaría de ser la disciplina cualitativa y especulativa que era hace unas décadas para convertirse poco a poco en la gran ciencia de precisión que conocemos hoy.

Otro investigador, Alpher, se quejaba hace años de que Peebles había ignorado en su publicación de 1964 su trabajo de 1947 ya se predecía la existencias de la radiación de fondo.
Hay muchos grandes científicos que deberían haber sido galardonado con un Nobel y no lo fueron. En mi opinión habría que eliminar los Premios Nobel del pedestal en el que están. Al menos en los de Ciencia (Física, Química y Medicina), faltan muchos de los grandes y sobran algunos de los laureados (No Peebles que es de los grandes).

Las baterías de litio. Nobel de Química 2019

El premio Nobel de Química ha ido a los padres de la batería de litio: el estadounidense John B. Goodenough, el británico Stanley Whittingham y el japonés Akira Yoshino

Las baterías de litio se utilizan en la actualidad en todas partes, desde los teléfonos móviles a los ordenadores portátiles y los vehículos eléctricos. La Real Academia Sueca destaca los logros de los premiados

“Las baterías de iones de litio han revolucionado nuestras vidas desde que llegaron al mercado en 1991. Han sentado las bases de una sociedad inalámbrica, libre de combustibles fósiles, y son de gran beneficio para la humanidad. El trabajo de Whittingham, Goodenough y Yoshino sirvió para cambiar el comportamiento de la humanidad, desde la manera de comunicarse a la forma de trabajar, escuchar música o transportarse.”

Pero no todos son ventajas en las baterías de litio, sus componentes fundamentales como es litio, cadmio y el cobalto están concentrados en cantidades suficientes en unos pocos lugares de la Tierra (por ej.: las mayores reservas de cobalto están en el Congo, y las guerras que allí ocurren no son ajenas a este hecho)

guillermo
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad