Guillermo Sánchez León
Incluye artículos de divulgación científica, material para la enseñanza, y publicaciones del autor
 

EUREKA Fagos contra infecciones. Denisovanos en el Tibet. La nueva carrera lunar.

En este programa de EUREKA, que puedes escuchar AQUI, Carlos Tejero y yo (Guillermo Sánchez) comentamos tres noticias recientes que nos parecen particularmente atractivas.

La terapia con fagos podría ser una solución a pacientes con infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos
En el verano de 2017 una niña de 15 años ingresaba en un hospital de Londres. Su estado era desesperado. Sus pulmones no alcanzaban un tercio de su función normal. Tenía fibrosis quística, una enfermedad genética que obstruye los pulmones con moco y plaga a los pacientes con infecciones persistentes. Durante ocho años, había estado tomando antibióticos para controlar dos cepas bacterianas persistentes. Se le realizó un transplante de pulmones. Semanas después del trasplante, los médicos notaron enrojecimiento en el sitio de la herida quirúrgica y signos de infección en el hígado. Luego, vieron nódulos (bolsas de bacterias que empujaban hacia arriba a través de la piel) en sus brazos, piernas y glúteos. La infección de la niña se había extendido y los antibióticos tradicionales ya no funcionaban. Casi sin esperanzas, a la desesperada, los medicos del hospital, espoleados por los padres de la niña, recurrieron al Instituto Médico Howard Hughes donde sabían se estaban trabajando en una nueva terapia: El uso de bacteriófagos (virus que pueden infectar y matar las bacterias.) genéticamente modificados. 

 

Un misteriosa especie humana vivió en el Tibet hace 160.000 años

[Fuente. Materia. El País]

Los primeros denisovanos fueron descubiertos en 2010 en una cueva de Denisova, sur de Siberia. Eran cinco restos fósiles de menos de dos centímetros lo que no permite conocer su aspecto físico. Sin embargo, el frío de la cueva preservó el ADN, que permitió analizar su genoma a partir del diminuto diente de una niña. La genética los identificó como una especie hermana de los neandertales que apareció hace unos 400.000 años en Europa. Mientras los neandertales ocuparon Europa, los denisovanos se expandieron por Asia. La cueva contenía otra sorpresa: un híbrido entre Neandertal y Denisovano.

Ahora Científicos chinos y europeos han realizado un análisis genético de una mandíbula y dos molares procedentes del Tibet y el resultado ha sido sorprendente. Los restos llegaron por casualidad a los científicos. Fueron encontrados en 1980 por un monje budista en una cueva en la provincia china de Gansu, que comprende parte de la meseta tibetana. La cueva está considerada un lugar sagrado y los huesos humanos que aparecen aquí se suelen machacar para hacer medicinas tradicionales con supuestos poderes curativos. No se sabe por qué, el monje se los regaló al sexto buda viviente de Gung-Thang, una autoridad religiosa, quien a su vez los donó a una universidad china. Ahora, 39 años después una colaboración entre investigadores chinos y europeos ha demostrado que el hueso procede de un denisovano adolescente de sexo desconocido que vivió hace al menos 160.000 años, lo que confirma la hipótesis de que los denisovanos se extendieron por Asia.

El nuevo hallazgo demuestra que los Homo Sapiens no fuimos los primeros en ocupar la meseta del Tíbet, el techo del mundo sobre el que se asienta el Himalaya, la cordillera más alta del planeta, con una altitud media de 4.500 metros. Esto no solo implica que hubo otros humanos que conquistaron estas alturas al menos 120.000 años antes que nosotros los Sapiens, sino que probablemente fueron ellos los que nos trasmitieron algunos de sus genes apropiados  para sobrevivir a esas alturas  con escaso oxígeno. Asi lo  han demostrado estudios recientes entre pobladores del Himalaya actuales y es que en los genes de los Homo Sapiens hay algo de Neandertales y algo de Denisovanos, algunos de nuestros antepasados se mezclaron con estas especies lo que nos aporto algunas ventajas, al menos a los pobladores del Tibet y del Himalaya que los capacitó para vivir a grandes alturas.

Objetivo La Luna 2024: La carrera espacial entre empresas privadas

[La mejor fuente en español  sobre noticias relacionadas con astronautica en mi opinión es: https://danielmarin.naukas.com/]

El 10 de mayo el considerado hombre mas rico del mundo Jeff Bezos, dueño de Amazon, en una presentación espectacular, muy al estilo americano, presentaba el módulo lunar Blue Moon de su empresa Blue Origin. El anuncio había venido precedido de una gran expectativa. Semanas antes desde su empresa Blue Origin habia lanzado a las redes sociales un enigmático anuncio donde e veía una imagen del buque Endurance, el de la expedición antártica de Ernest Shackleton que acabo en una épica epopeya. Mucha gente relacionó el anuncio con el polo sur lunar y con el proyecto de módulo lunar Blue Moon, pues en dicho polo sur hay un cráter de nombre Shackleton que ha sido propuesto como emplazamiento para una base permanente. Y, efectivamente, el anuncio estaba relacionada con Blue Moon. Recientemente la administración Trump ha anunciado su intención de llegar a la Luna en 2024, el problema es que la NASA carece de un módulo lunar. El alunizador Blue Moon presentando es en principio es una nave no tripulada, pero puede ser modificada para llevar astronautas. Blue Moon es un enorme módulo lunar de 15 toneladas.

En paralelo otro millonario Elon Musk tiene sus propios planes y por ahora va mas avanzado, al menos a lo que cohetes se refiere: Su Falcon Heavy ha obtenido un éxito espectacular aunque su capsula Dragon le ha dado un susto.

 

guillermo
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad