Campus diverso
Blog de recursos interdisciplinares para una universidad no heteronormativa
 

“Caza al homosexual en Uganda”, un reportaje de Jon Sistiaga.

Las prácticas homosexuales son un delito en 80 países del mundo. En algunos, como en Irán, Yemen o Arabia Saudí, donde se aplica la sharia, ese delito se paga con la muerte. Uganda, uno de los países más profundamente cristianos de África, también decidió modificar su código penal para condenar a muerte a los homosexuales. El proyecto de ley, que se discutió en el Parlamento de Kampala, contempla la ejecución para la llamada homosexualidad agravada o reincidente, y la cadena perpetua para todo aquel sorprendido teniendo relaciones sexuales con alguien del mismo sexo.

¿Qué le ha pasado a este país, uno de los más mimados por la comunidad internacional? ¿Qué ha ocurrido en este paraíso de turistas, la llamada perla de África, donde nace el Nilo blanco, para que sus diputados crean que, por encima de acabar con la pobreza, el sida o la malaria, sea prioritario poder ejecutar al que se declare homosexual? Uganda es un país cristiano. El 90% de su población es, a partes iguales, católica y anglicana. La religión está muy presente en la vida diaria y los programas de telepredicadores tienen un enorme seguimiento. Activistas de derechos humanos y observadores internacionales coinciden en que la llegada masiva de dinero y misioneros desde Estados Unidos ha modificado los principios de convivencia. Uganda se ha convertido en la nueva tierra de promisión para algunas iglesias evangelistas norteamericanas. Todo avión que aterriza en el aeropuerto de Entebbe trae entre sus pasajeros una cantidad considerable de los llamados cristianos renacidos, jóvenes de Ohio, Indiana o Wisconsin que vienen a esta tierra prometida en misión divina. Telepredicadores norteamericanos como Lou Engle, fundador del movimiento La Llamada, o Scott Lively, que escribió un libro titulado, atención, La esvástica rosa, se han acercado por Uganda y han encontrado en su odio al homosexual la manera de diferenciarse de otros credos. Ellos han convencido a los pastores locales de que los gais tienen una agenda oculta para reclutar niños ugandeses en las escuelas y que la homosexualidad es un hábito que se puede curar. El resultado es que muchos predicadores traducen esas ideas directamente desde el Viejo Testamento en términos de odio, aversión y xenofobia.

El periodista Jon Sistiaga grabó un reportaje con el objetivo de desnudar los argumentos mesiánicos de los líderes sociales que propagan el odio al diferente, y dar voz a los pocos activistas gays que se atreven a dar la cara en un país en el que se ha desatado la caza al homosexual.

A continuación pueden verse dos vídeos. El primero es un pequeño avance del reportaje de Jon Sistiaga. El segundo es el reportaje completo, disponible en Youtube.

 

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

, , , , ,

Política de privacidad