Situación

Fermoselle se sitúa en el confín suroccidental de la comarca zamorana de Sayago y está cercado por los ríos Duero, al poniente y mediodía, y Tormes, al sur, que confluyen en Las Dos Aguas; en la otra orilla quedan Portugal y la provincia de Salamanca. El paisaje berroqueño y de líneas onduladas que nos acerca a la frontera se interrumpe por los quebrados barrancos que se precipitan al hondón de los ríos principales. Estamos en Los Arribes o Arribanzos de fuertes pendientes dominadas desde tiempos inmemoriales para la agricultura con la construcción de bancales. Además, la bonanza térmica de este enclave microclimático ha favorecido el cultivo del viñedo y el olivo acompañados por frutales.

En la torutuosa topografía de peñascos, fallas y despeñaderos, y sobre un cuchillo de peñas, se erige la villa de Fermoselle, capital de Los Arribes. El extremo del picón lo ocupan las ruinas del castillo de Doña Urraca y las amplias y sólidas casonas de antigua construcción en torno a las calles tortuosas y empinadas, como La Nogal o El Torojón, se desparraman pasado el arco de la antigua barbacana. La villa fue declarada conjunto histórico-artístico en el año 1974 y en él se incluye la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que conserva muros y arcos románicos aunque sus rasgos fundamentales son de estilo gótico, y las cuatro ermitas de la Soledad, Santa Cruz, Santa Colomba y San Albín.

La Belleza del paisaje arribeño, que invita al senderismo, y el encanto de la villa se ven reforzados con las fiestas populares que se celebran en honor a San Agustín y tienen como protagonista al toro. Los encierros, que comienzan a toque de campaña, y las corridas en la Plaza Mayor están animadas por las peñas que en estos días se reúnen en las tradicionales bodegas excavadas bajo las casas.

planofermoselle

Descárgate el plano en alta resolución desde AQUÍ