Edad Media

Como otras tierras zamoranas, en Fermoselle se asentaron los vettones, luego los visigodos y mozarabes y, ya en el siglo XI, fue reconquistada por tropas leonesas. En 1205, el obispo de Zamora, metropoli de la region, le concedio una Carta Puebla. Era la epoca de esplendor de esta localidad, a la que pertenecen la mayor parte de sus monumentos mas representativos.

En época visigoda, se produjo una reactivación de la pequeña propiedad, pero el binomio villa-latifundio siguió siendo el hecho fundamental de la vida económica, donde los señores por medio de sus mayordomos y administradores ejercieron justicia, recaudaron rentas e impuestos,… Aunque en el occidente peninsular la villa fue, durante los siglos IX y X, el centro de una pequeña propiedad, explotada a nivel familiar, el régimen señorial de gran propiedad se reactivó a partir del siglo XI, mientras, por otra parte, los habitantes de las villas de realengo empezaron a gozar de fueros propios. La villa era ya fundamentalmente un sinónimo de centro de población en la España Cristiana del siglo XIII. Se distinguió de la aldea y del lugar por tener alcalde con jurisdicción civil y criminal y por poder colocar picota en su término municipal.

En esta comarca la mayor parte de los núcleos de población eran de jurisdicción realenga, quizás debida a la poca fertilidad. Los pocos señoríos existentes van a ser todos de carácter eclesiástico: Mayalde, Peñausende, Moraleja, Fermoselle, Fresno, San Román de los Infantes, Corporales.

Corporales era una aldea próxima a Bermillo, que fue otorgada mediante fuero-contrato agrario por parte del sacristán de la catedral de Zamora a sus vasallos de Corporales. Acabaría despoblándose en el siglo XVII. Fermoselle fue entregada en 1256 por Alfonso X al Obispo Suero de Zamora.

En los pueblos de realengo el sistema de explotación de tierras, montes y pastos está fuertemente marcado por la organización comunal. No hay datos concretos, pero seguramente se rigiese por la ley IX del código de las Partidas de Alfonso X, según la cual ejidos, montes, dehesas y prados “son establecidos y otorgados para pro comunal de cada ciudad o villa, comunes a todos, también a los pobres como a los ricos”.

Pronto se hace necesario facilitar a los repobladores el complemento agrario de su inicial estructura ganadera. Surgen así las primeras roturaciones, que se hacen inmediatas al pueblo y cercando las parcelas para defenderlas del ganado, son las cortinas, los huertos y eras que con la casa debe poseer cada labrador según el Fuero Viejo de Castilla. Se produce pues la primera gran transformación del territorio sayagués. Todavía no habrían aparecido las tierras de labor comunales, surgirá a comienzos de la edad moderna ya que los labriegos poderosos necesitaban roturar tierras para ampliar sus cultivos. Así también se organizó la hoja, para el aprovechamiento del común por el ganado.

En un texto de 1448 se define la calidad de los habitantes de Zamora y su tierra. Los Señores e grandes, residían en Zamora y tenían poder y riqueza. Los vecinos y herederos son aquellos que tuvieran “una yugada de heredad en cualquier lugar de la tierra desta dicha çibdad, o corte entera, en cualquier lugar de Sayago”, es decir finca o fincas cerradas. Todo propietario sayagués debe serlo por poseer una propiedad cercada, indispensable en una economía básicamente ganadera. Los Moradores, poseían ganados, no cortes, es decir, eran pastores. Las ordenanzas arremeten contra estos moradores por roturar pastos del común. Los vecinos no son objeto de ninguna restricción, lo que implica que aún no hubiera reparto de tierras comunales.

En la fecha de 1205 Alfonso IX la entrego al obispo Martin I. Su hoy destruido castillo, en otro tiempo residencia de Urraca, fue el ultimo baluarte del obispo Acu/na en la Guerra de las Comunidades, donde tuvo encarcelados al alcalde Ronquillo y a sus alguaciles.

1592.- Madrid.- Real Privilegio otorgado por Felipe II a la villa de Fermoselle (Zamora), de las alcabalas de dicha villa y de los lugares de Pinilla, Hornillo y Cibanal, sus aldeas.
1592.- Madrid.- Real Privilegio otorgado por Felipe II a la villa de Fermoselle (Zamora), de las alcabalas de dicha villa y de los lugares de Pinilla, Hornillo y Cibanal, sus aldeas.