ExperimenTRADO
Portal de prácticas experimentales de Traducción y Documentación
 
Facultad6

Los catálogos de venta de Jean-Baptiste-Pierre Le Brun

Traducción: INMACULADA MORALES LUCAS (2016)

(Lucie Fléjou, (2016): “Les catalogues de vente de Jean-Baptiste-Pierre Le Brun“. Bibliothèque de l’INHA)

Descubriendo la vida del esposo de Élisabeth Vigée-Le Brun

Publicado con motivo de la reciente exposición dedicada a Élisabeth Vigée Le Brun, este escrito vuelve a hablar sobre el artículo de Claire Josserand, el cual vio la luz en las Noticias del INHA (Instituto Nacional de Historia del Arte de Francia ) en 2010.

Con más de 150 000 títulos, la biblioteca del INHA conserva la primera colección francesa de catálogos de venta de obras de arte. Entre éstos, los catálogos del siglo XVIII son numerosos: desde VP RES 1 B a VP RES 22 B; el conjunto de las veintidós recopilaciones procedentes del comerciante Jean-Baptiste-Pierre Le Brun (1748-1813) constituye uno de los florones de esta colección. Esposo de Élisabeth Vigée, a cuyo éxito también contribuyó, fue también un importante comerciante de cuadros, cuyos catálogos conservados en el INHA permiten descubrir tanto su carrera como su persona.

Estos catálogos fueron digitalizados y están disponibles en la web de la biblioteca del INHA.

Una colección excepcional

Jacques Doucet adquirió estas veintidós recopilaciones en el momento en el que el barón Jérôme Pichon (1812-1896), presidente de la Sociedad de bibliófilos, vendió la biblioteca en 1897 en París. En el lote 2 443, aparece la descripción de estas obras las cuales están muy bien encuadernadas: «colección completa de los catálogos de cuadros, dibujos, estampas y otras curiosidades, manuscritos e impresos con los precios y los nombres de los compradores, repletos de notas curiosas recogidas y ordenadas desde su origen en 1763 hasta el año 1811 inclusive, por J. B. P. Le Brun, pintor y comerciante de cuadros, 22 vol. in-8, mar. rouge, fil., dos ornés, tr. dor.».

Tal y como indica esta reseña, se trata de un conjunto único por diversas razones. Las recopilaciones cubren el conjunto del período de actividad de Jean-Baptiste-Pierre Le Brun. Después de formarse como pintor, trabajó con su padre, Pierre Le Brun, comercial mercero parisino, a partir de los años 1760 y cogió definitivamente el relevo del negocio familiar a su muerte en 1771. Luego continuó con su actividad de comerciante en tienda y experto durante el período revolucionario y el Imperio, orientando aún más su negocio hacia las subastas.

Esta colección no está tan completa como consta en la reseña del catálogo de la venta Pichon, pues faltan dos tomos en la compra que hizo Doucet: los volúmenes III y XVII, y, sin embargo, figuran dos tomos XIX.  La colección consta de recopilaciones ficticias que agrupan catálogos de venta, a veces manuscritos, generalmente impresos, que han sido anotados por el mismo Le Brun con los nombres de los vendedores, de los compradores y los precios acordados, así como información indispensable para que quien quiera rastrear la procedencia de una obra pueda hacerlo.

La mención manuscrita en la hoja de guarda de la primera recopilación, firmada por Le Brun, confirma el carácter auténtico de las anotaciones. El comerciante también realizó un índice general al principio de cada volumen donde anota la fecha de la subasta y el nombre del coleccionista correspondiente. Otras anotaciones son más recientes, seguramente del siglo XIX, y firmadas «B.J.P.», iniciales que se pueden asociar fácilmente al barón Jérôme Pichon. Este último completó, en particular, el índice que figuraba al principio del primer volumen, los precios de las adjudicaciones y los nombres de algunos coleccionistas.

. B.P Le Brun, Tabla alfabética de la colección completa de los catálogos de cuadros…, biblioteca del INHA, VP Res 1 B. Cliché Claire Josserand

Fuentes fundamentales para la historia del mercado del arte

¿Qué uso hacía Le Brun de estas recopilaciones que él mismo realizó? Seguramente trataba de conservar el seguimiento de las ventas que realizaba en París en el hotel Bullion, en el hotel de los Americanos o donde él vivía, en la  calle de Cléry. Además de los catálogos de venta, las recopilaciones contienen también documentos manuscritos e impresos que llevan a creer que el comerciante los utilizaba como archivos o cuadernos de cuentas de su actividad. «Hoja de distribuciones», «lista de los catálogos que J.B.P. Le Brun realizó para distintas ventas», éstos son los títulos de los documentos que se encuentran en las recopilaciones. Indican el orden en el cual los lotes se venden en las subastas, así como la lista de los precios de los lotes asignados y el resultado total de la venta.

La colección no se limita únicamente al mercado del arte, ya que se incluyen también algunas obras que Le Brun publicó en estas recopilaciones: Algunas ideas sobre la disposición y la decoración del Museo Nacional […], propuestas por Le Brun, convertido entonces en adjunto a la comisión temporal de las Artes, la cual decidió que en Louvre se creara un nuevo museo, son un ejemplo de esta diversidad.

La frecuencia de las ventas que el barón realizó, al igual que la calidad de su contenido (muchas de las obras propuestas por Le Brun para subastarse se encuentran hoy en los museos) son la prueba del desarrollo del mercado del arte y del desarrollo de grandes colecciones en Europa y Francia, en forma de galerías de cuadros o tiendas de antigüedades del siglo XVIII. Tal como ocurre con sus colegas Paillet, Remy o Regnault, Le Brun contribuyó a modernizar el mercado del arte concediendo una gran importancia a la autenticidad de las obras y a conferir a este mercado un carácter internacional. Gran cantidad de sus catálogos fueron distribuidos no sólo en París sino también en Londres, Bruselas y Ámsterdam.

Catálogo de cuadros de las tres escuelas, de láminas en volúmenes y en hojas, figuras de bronce, jarrones de mármol, porcelanas, bronces dorados, historia natural y otros objetos forman la sección del barón el Sr. Holback…, En París, por el Sr. Le Brun, 1789, biblioteca del INHA, VP Res 13 B/2. Cliché INHA

El comerciante supo también proponer colecciones extranjeras. Se puede citar la del barón de Holbach, sabio y filósofo alemán, vendida el 6 de abril de 1789 en París. Un hombre culto, con dotes para los negocios, que se había hecho con el favor y la confianza de los más grandes coleccionistas y apasionados de arte de su tiempo. Había desempeñado durante el Antiguo Régimen la prestigiosa función de «Guarda de los cuadros de Monseñor el conde de Artois y Monseñor el duque de Orleans». Le Brun organizó una verdadera red social que le permitió abastecerse con más obras de arte. Su interés recaía especialmente en los cuadros holandeses y flamencos y para intentar favorecer un gusto por esta escuela aún poco conocida en Francia, publicó obras repletas de ilustraciones grabadas, por ejemplo la Galería de los pintores flamencos, holandeses y alemanes. De esta forma, quería encauzar las prácticas de un mercado a veces indeterminado donde las réplicas de los talleres se presentaban fácilmente como obras maestras. Las condiciones del éxito de las subastas son la valoración exacta de las obras como se merecen y la práctica honrada de las funciones. Sin embargo, Le Brun también sabía ser temible en los negocios, como da a entender su esposa, la retratista Élisabeth Vigée-Le Brun, en sus memorias y su correspondencia.

Jean-Baptiste-Pierre Le Brun,  La Galería de los pintores flamencos, holandeses y alemanes […], t. I, París, Poignant, Ámsterdam, Pierre Fouquet junior, 1792-1796, biblioteca del INHA, Fol F 212. Cliché INHA

Los trabajos de Le Brun se inscriben en un contexto de desarrollo de un verdadero «mercado» del arte, en el sentido ecónomico del término, a partir de la segunda mitad del siglo XVIII. Éste sustituye lo que hasta entonces estaba en manos de los anticuarios y de los comerciantes merceros. Por lo tanto, es posible interesarse no sólo por las colecciones, sino también por los agentes de dicho mercado, la cuota de los artistas, la circulación de los objetos de arte y el discurso sobre las obras gracias al testimonio que ofrecen los catálogos de venta. Le Brun tuvo cuidado de redactar reseñas bibliográficas sobre los pintores como lo hizo Vasari y como también había hecho su antecesor Gersaint en algunos de sus catálogos. Asimismo, actuando como un téorico, propuso discursos preliminares que presentaran los coleccionistas y cuyas reflexiones estavieran destinadas a los aficionados.

Jean Baptiste-Le Brun fue a su vez restaurador de cuadros, comerciante, conservador en el Museo Central, consejero de los más grandes aficionados y coleccionista, y tenía una personalidad compleja y ambiciosa. Las recopilaciones conservadas en la biblioteca del INHA dan una idea aproximada del alcance de sus actividades y la red europea que supo construir para el comercio del arte. Preocupado siempre por defender el arte antiguo y las producciones de sus contemporáneos, contribuyó a hacer del Siglo de las Luces una verdadera edad de oro de las subastas.

Para saber más:

  • Las recopilaciones Le Brun están digitalizadas y disponibles en la web de la biblioteca del INHA; los originales se consultan en la biblioteca con cita previa, el martes y el jueves por la tarde («cita patrimonio»);
  • Este fondo de catálogos de venta se completa con los papeles Vigée-Le-Brun, Le Brun, y Tripier Le Franc [cuotas: Escritos a mano, cartones 5152.1, 52.2 /microfilmes MF B XXXIII a XXXVI], cuyo escrito más ornamentado, que abarca el período 1806-1813, cuenta con numerosos documentos de trabajo de Le Brun.
  • Jean-Baptiste-Pierre Le Brun, La Galerie des peintres flamands, hollandais et allemands […], Paris, Poignant, Amsterdam, Pierre Fouquet junior, 1792-1796, 3 vol.

 

Política de privacidad