ExperimenTRADO
Portal de prácticas experimentales de Traducción y Documentación
 
Facultad6

Bibliotecario: Glosario de bibliotecas y ciencias de la información

Traducción: Ana María Crespo Gómez (2016)

(Salman Haider (2016): “Librarian : Glossary of Library & Information Science“. Librarianship Studies & Information Technology)

Un bibliotecario es la persona que trabaja profesionalmente en una biblioteca, el responsable de la gestión, servicios y recursos que ofrece la misma. El trabajo de un bibliotecario incluye: por un lado,  dirigir el desarrollo de las colecciones y adquisiciones, catalogar y gestionar las colecciones y la circulación; y por otro, proveer una gama de servicios de referencia, información, instrucción, formación, etc.

Los bibliotecarios están formados  en biblioteconomía  y en ciencias de la información y a menudo poseen estudios superiores en este último campo. También  se encargan de prestar servicios bibliotecarios. En Estados Unidos, el título de bibliotecario  se otorga a quienes hayan cursado un máster acreditado por la American Library Association en Biblioteconomía y Documentación, un Grado en Documentación o a quienes posean un certificado emitido por una agencia estatal que les acredite como profesionales.

En una biblioteca pequeña, como la de una escuela, suele haber un único bibliotecario a cargo de ella. Sin embargo, en bibliotecas de mayor envergadura, como las grandes bibliotecas académicas, suele haber más profesionales encargados de distintas tareas según su formación, su experiencia y su rama de especialidad. Ejemplos de ello son: el responsable de nuevas adquisiciones, el archivero, el bibliotecario catalogador, el bibliotecario especialista en recursos electrónicos, el bibliotecario especialista en metadatos, el bibliotecario de referencias, de revistas, de sistemas, etc. Según el tipo de biblioteca, se pueden clasificar en bibliotecarios escolares, académicos, especializados, etc.

La importancia de la tecnología en las bibliotecas ha tenido un impacto significativo en el cambio de las funciones de los bibliotecarios. Un bibliotecario del siglo XXI necesita estar al corriente de la tecnología más puntera. Los bibliotecarios de esta era utilizan cada vez más las tecnologías emergentes en la gestión de la biblioteca y de los servicios para que sean más populares y útiles entre los usuarios. Los bibliotecarios actuales no son meros ratones de biblioteca, sino profesionales de la alta tecnología de la información y hábiles comunicadores que ayudan a los usuarios a sumergirse en los océanos de información disponible en libros y registros digitales.

El siguiente apartado muestra las tareas de los bibliotecarios, así como sus funciones, responsabilidades, valor e importancia, todo ello ilustrado con hechos y cifras interesantes:

  • Los bibliotecarios son personas corrientes con intereses muy diversos. Una gran biblioteca forma a grandes estudiantes y es el bibliotecario el que gestiona las funciones y servicios de dicha biblioteca. En una organización académica, los estudiantes consiguen mejores resultados gracias a la importante colaboración de los bibliotecarios.
  • Un bibliotecario moderno puede tener que lidiar con la adquisición de nuevos materiales, el mantenimiento y la divulgación de la información en varios formatos; a saber, libros en papel, libros electrónicos, fascículos, grabaciones sonoras, imágenes en movimiento, grabaciones de video, manuscritos, materiales cartográficos, ficheros informáticos, fotografías y otros materiales gráficos, bases de datos, recursos digitales, etc.
  • Desarrollo de los fondos y adquisiciones: seleccionar y ordenar los recursos según la política de desarrollo de los fondos y evaluar las necesidades de los usuarios, recibir recursos, pagar las facturas, gestionar las adquisiciones a través de las compras, subscripciones, licencias, regalos y donaciones y deshacerse de los artículos que no se necesitan.
  • Catálogos y metadatos: catalogación descriptiva, catalogación por temas, control de la autoridad que permitirá encontrar recursos bibliotecarios en línea y aportar así metadatos para recursos digitales.
  • Gestión de fondos: poner un sello a los recursos para indicar que pertenecen a la biblioteca, incluir un registro de  fechas de devolución,  establecer un número de teléfono de atención, un código de barras y etiquetas para la identificación por radiofrecuencia, conservar los ejemplares, repararlos, etc.
  • Circulación de la biblioteca: préstamo de materiales de la biblioteca. La circulación de la biblioteca incluye revisar los materiales de la misma para los usuarios, renovar los artículos prestados, reservar artículos ya revisados para los usuarios, asegurar  que se devuelven los materiales y, en el momento de la devolución, comprobar si estos han sufrido algún daño. Si ese fuera el caso, el bibliotecario debe dárselos al personal para que proceda a su reparación. Cuando los materiales no se pueden arreglar, el bibliotecario debe reemplazarlos o renovarlos, gestionar el pago de las multas por daño y por devolución tardía de artículos, así como el pago de suscripción a la biblioteca y otros cargos, y mantener en orden las estanterías mediante el uso de un sistema de clasificación, como la  clasificación del Congreso de Washington (LCC) o el sistema decimal de Dewey (DDC).
  • Gestión de los recursos digitales: permitir y garantizar el acceso a los recursos electrónicos cuyo uso requiera licencia. Digitalizar colecciones para el acceso en línea y el mantenimiento de los recursos electrónicos y de las bases de datos. Desarrollar sistemas para organizar y presentar colecciones digitales. Desarrollar sistemas para descubrir y extraer la información digital. El auge de la popularidad de los archivos digitales, la creación de contenido en línea y los medios electrónicos han cambiado la forma en la que se usan las bibliotecas en el siglo XXI. La excesiva dependencia de los ordenadores ha hecho que el papel del bibliotecario sea cada vez más relevante.
  • El bibliotecario tradicional era un conservador responsable de la selección y del cuidado del material físico. Hoy en día, los bibliotecarios  trabajan también como conservadores de los documentos en línea, dan acceso tanto a recursos materiales como electrónicos, mantienen el conocimiento especializado de las bases de datos digitales, evalúan los materiales electrónicos y adquieren licencias.
  • Servicios de referencia y de información: hacer sugerencias de lectura y recomendaciones a los usuarios de la biblioteca. Responder a preguntas de los usuarios en persona, por teléfono, por e-mail, chat en línea, mensajes de texto y por redes sociales como Facebook. Tener acceso a una gran variedad de recursos y seleccionar los más valiosos es una de las habilidades que los usuarios pueden aprender con la ayuda de un bibliotecario. Los bibliotecarios asisten a los usuarios en la búsqueda y localización de libros in situ y en recursos electrónicos especializados.
  • Servicios de instrucción: dar instrucciones y clases sobre cómo buscar y usar la información de manera eficaz. En tiempos de Internet, a lo que nos enfrentamos es al exceso de información, no a la falta de ella. Los estudiantes de hoy en día son expertos en tecnología. No obstante, no saben cómo encontrar la información que se les pide, por lo que necesitan directrices y orientación. Crear guías, tutoriales y folletos para utilizar de forma efectiva los materiales de la biblioteca. El bibliotecario tradicional era un guía, ayudaba a los usuarios a encontrar los materiales importantes. El de hoy es un guía digital, educa a los usuarios en la alfabetización y en el uso digital de los servicios de la biblioteca y les presta servicios virtuales, a menudo a través de la página web de la biblioteca.
  • Servicios de divulgación: desarrollar programas y exposiciones enfocadas a las colecciones de la biblioteca. Trabajar con usuarios de distintas comunidades. Coordinar actividades de cuentacuentos para niños, de alfabetización informativa o información sanitaria, clubs de lectura, charlas literarias, etc. El bibliotecario tradicional era el encargado de las relaciones públicas, mantenía contacto con instituciones comunitarias y otras bibliotecas. El bibliotecario de hoy en día se encarga de las relaciones públicas en el ámbito digital y se relaciona con gestores de bases de datos, editores electrónicos, etc. Acoge eventos comunitarios o se asocia con otras bibliotecas para mejorar el acceso a los materiales.
  • Gestión del personal: dirigir, entrenar y supervisar al personal de la biblioteca.
  • Planificación de la biblioteca: planificar una nueva biblioteca o la organización y los servicios de una ya existente.
  • Gestión financiera: gestionar aspectos financieros y asignaciones presupuestarias.
  • Planificar recaudaciones de fondos para la biblioteca.
  • Mantener actualizada la biblioteca con tecnologías modernas.
  • Según una encuesta, el 75 % de los bibliotecarios tiene entre 25 y 55 años.
  • Existen muchas oportunidades laborales ya que se necesitan bibliotecarios cualificados para cubrir estos puestos.
  • Los bibliotecarios son profesores, mediadores para la solución de conflictos, innovadores, colaboradores, líderes y aprendices.
Política de privacidad