ExperimenTRADO
Portal de prácticas experimentales de Traducción y Documentación
 
Facultad6

¿Vale la pena invertir en bibliotecas? Las bibliotecas de las universidades finlandesas y su efecto en la economía nacional

Traducción: INMACULADA MORALES LUCAS (2016)

(Vesa Kiviniemi, Markku Laitinen y Jarmo Saarti, 2009): “Are Libraries Worth Investing in?: Finnish University Libraries and their Effect on the National Economy”. Liber Quarterly)

 

Resumen:

En este ensayo se debate la correlación entre el crecimiento del Producto Nacional Bruto (PNB) finlandés y los costes materiales de las bibliotecas universitarias durante un período de treinta años (1977-2006).  Se usaron datos estadísticos en la elaboración de este análisis y se encontró que existía una relación entre las tendencias de éstos.  En el presente escrito se habla de diferentes posibilidades para la interpretación de este resultado; no obstante, los autores llegaron a la conclusión de que vale la pena invertir en bibliotecas ya que éstas son un instrumento único para mejorar el conocimiento en economía.

Palabras clave: inversión biblioteca de investigación,  Finlandia estadística PNB

 

Introducción

Según las tendencias mundiales, las políticas del Estado finlandés han hecho hincapié en la necesidad de construir desde hace algún tiempo una economía nacional fuerte basada en el conocimiento. Con el objetivo de renovar y reforzar el sistema de enseñanza superior finlandés, las universidades están siendo objeto de reestructuraciones [Saarti, 2008]. Se observan dos tendencias; por un lado, la mejora de los requisitos fundamentales para la enseñanza superior; y por otro, la fusión y el fin de instituciones poco productivas.

También ha habido una demanda considerable para aumentar la productividad de las personas que prestan servicios a la universidad. Lo que significa esa productividad, de alguna manera, no está claro; pero al menos puede definirse como una necesidad de generar más con la misma inversión.  Por tanto, la productividad puede ser definida como una manera de optimizar la inversión económica.

Los servicios de biblioteca e información están en el centro del trabajo que lleva a cabo la universidad. Los productos básicos de la universidad se definen normalmente como grados e investigación. Los resultados de estos dos pueden también ser documentos, como publicaciones de diferentes tipos. Las bibliotecas son también una parte esencial del proceso de producción de estas publicaciones [Huotari&Iivonen, 2005], puesto que el conocimiento nuevo y el aprendizaje siempre se basan en el trabajo realizado por colegas y predecesores nuestros. Es por esto por lo que se necesita una biblioteca en la universidad. Las bibliotecas proporcionan información y conocimiento que ya han sido creados, tanto si se usan sólo para leer libros o para respaldar la investigación de uno mismo.

 

Estadísticas de las bibliotecas de las universidades finlandesas y cómo usarlas en la evaluación

Los datos estadísticos relativos al funcionamiento de las bibliotecas de las universidades se han recogido en Finlandia durante, aproximadamente, un siglo; pero existen pocos ejemplos del uso de estos datos.  Sin embargo, las posibilidades de usar dichos datos estadísticos en Finlandia son excelentes. Las estadísticas anuales de las bibliotecas universitarias se recogen sistemáticamente en las estadísticas comunes de las bibliotecas académicas. La actual estructura de estadísticas de las bibliotecas de investigación finlandesas se desarrolló en 1971, cuando los datos económicos se añadieron al cómputo tradicional de libros.  Poco tiempo más tarde, las estadísticas se desarrollaron en mayor medida y la primera norma internacional de estadísticas para bibliotecas, conocida como ISO 2789, [ISO 2789, 2006] se completó en 1974. Dicha norma fue renovada en 1991, 2003, 2006 y el próximo cambio se espera para 2009.  En Finlandia, la ISO 2789 se usa de manera eficiente ya que el 76% de la información recopilada en las estadísticas comunes está definida según la norma.

 

Las estadísticas de las bibliotecas universitarias están disponibles desde la base de datos estadísticos de bibliotecas académicas desde el año 2002. La base de datos es pública y está disponible en Internet. En esta base de datos se recogen las estadísticas anuales de las bibliotecas académicas finlandesas y las estadísticas comunes ofrecen una visión general de los recursos, colecciones y servicios de las mismas. Además de las estadísticas básicas, el usuario puede establecer sus propios tiempos y seguir unas pautas de investigación fijadas por él mismo.  Éste también puede utilizar los datos de los indicadores bibliotecarios, los cuales se calculan automáticamente desde el ordenador.

 

Aunque las estadísticas están disponibles, algunas habilidades y quizás un poco de atrevimiento para usarlas son aún muy necesarios. [Laitinen, 2008]. La entrega de las estadísticas anuales después del cambio de año necesita de un esfuerzo importante por parte de las bibliotecas y, una vez que han sido completadas, estas estadísticas normalmente caen en el olvido. Este ‘analfabetismo estadístico’ de los bibliotecarios se conoce bien y desde hace algunos años se ha puesto énfasis en que esta habilidad necesita desarrollarse [Ambrožič, 2003].

 

Existe una presión continua para desarrollar e intensificar los servicios bibliotecarios: las bibliotecas deben estar disponibles para ofrecer fácilmente información fiable y reciente de manera útil con el fin de cumplir con las líneas de investigación de alta calidad, educación y estudio. Debido a que la cantidad de información producida en el mundo ha aumentado exponencialmente durante las últimas décadas, este objetivo representa un desafío importante y requiere de un conocimiento sólido tanto de la tecnología como del contenido.

Por lo tanto, las bibliotecas deben ser continuamente, y aún más metódicamente, capaces de demostrar la calidad y el impacto de sus operaciones con tal de poder seguir existiendo. A la hora de competir en busca de recursos, los más potentes se comen a los más débiles y la biblioteca suele ser independiente durante las negociaciones. En ese caso, es necesaria la verdad de los hechos, así como información clara.  Con la información obtenida a partir de las estadísticas y los datos subjetivos (por ejemplo, de encuestas a los usuarios), es posible tener una visión del efecto de la asignación de los recursos en el desarrollo de la calidad de los servicios

 

El PNB de Finlandia y las bibliotecas universitarias

La pregunta es, desde luego, de qué manera las bibliotecas influyen en la economía nacional. Para responder a dicha cuestión, comparamos el crecimiento del producto nacional bruto (PNB) de Finlandia con el de gasto de material bibliotecario durante treinta años (1977-2006).  También realizamos un análisis regresivo estadístico con el fin de averiguar si hay alguna relación entre estos números.

 

El gráfico 1 muestra la tendencia del PNB y del gasto de material bibliotecario durante el período de 1977-2006. La recesión causada por la depresión económica a principios de los años noventa se percibe tanto en el PNB como en el gasto de material bibliotecario. En el gráfico 2, hemos marcado el gasto de material bibliotecario en el PNB y la tendencia, usando un método de regresión lineal para describir la asociación positiva (creciente) de las variables. El valor (R Sq Linear) visible en el cuadro es un coeficiente de determinación, lo que significa que estadísticamente se podría asumir que el 92,5 % de la variación del PNB podría explicarse por las inversiones de material bibliotecario. Ésta es, sin lugar a dudas, una interpretación bastante ingenua; sin embargo, cuando se examina el tema puramente en términos numéricos y rectilíneos, la causalidad por defecto hace que no se preste atención a otros factores que afectan en esencia al desarrollo del PNB tanto a corto como a largo plazo; en principio, este efecto o conexión puede encontrarse.

Gráfico 1.

Tendencia del gasto en material bibliotecario en el PNB de Finlandia entre 1977-2006

grafico12

Gráfico 2.

Conexión entre el gasto en material bibliotecario y el PNB

grafico2

Con el fin de averiguar si existe una verdadera relación directa entre estas dos variables, usamos la prueba de causalidad de Granger, que es una técnica para determinar si una sola serie es útil para prever otra.  Esto mostró que en función del intervalo hay una clara prueba de que el PNB determina el gasto en material bibliotecario.  Esta prueba también demostró que hay algunas señales para una relación causal bidireccional, no obstante, la causalidad real debe de ser probada más a fondo.

 

No hay dudas de que se puede decir que un aumento del PNB permite que se asignen nuevos recursos a las bibliotecas, pero yendo un poco más allá se puede especular sobre una situación beneficiosa para todos en la que estas dos variables empiezan a alimentarse mutuamente. El resultado de este análisis concreto arroja fundamentalmente pruebas para ambas interpretaciones. Este resultado puede considerarse un tanto normal puesto que el test de causalidad de Granger casi nunca da pruebas fiables de causalidad. También tenemos que tener en cuenta que la prueba de Granger no implica necesariamente causalidad verdadera. La causalidad puede examinarse mediante métodos más avanzados. Sin embargo, la evaluación de la causalidad es muy difícil desde cualquier punto de vista, por ello decidimos no seguir con ello.

 

Conclusión provisoria: Vale la pena invertir en educación

Las publicaciones científicas han sido evaluadas como uno de los negocios más rentables, así como un objetivo idóneo para los inversores. Esto es así, por ejemplo, porque los precios de las revistas científicas se han multiplicado por seis durante los años 1984 y 2002 y la tendencia no para de crecer [ver, por ejemplo, La Manna, 2003 and Morgan Stanley, 2002]. Los editores pueden subir los precios de las revistas científicas anualmente, incluso un 100%, debido a la fuerte posición que éstos tienen en las negociaciones; aunque la subida de los precios no está justificada a no ser que se base en el papel tan relevante que ocupa la ciencia en la sociedad moderna.  Las investigaciones y los resultados de éstas se han convertido en el centro esencial de la economía nacional y global y se obliga a las bibliotecas y universidades a pagar el precio de las publicaciones para garantizar el acceso a información relevante, la cual es necesaria para la Educación Superior de la nación y para las investigaciones llevadas a cabo en las universidades.

 

El análisis estadístico de arriba respalda el hecho de que por lo menos el conocimiento se acumula y de que vale la pena invertir en el conocimiento de una nación; también existe alguna prueba del efecto positivo de invertir en los servicios bibliotecarios [Oppenheim& Stuart, 2004]. Ahora, y probablemente también en el futuro, los productos nacionales más importantes se basan en el conocimiento y en la información; parece que los recursos naturales son ya historia. Las bibliotecas, así como los recursos de la información que éstas proporcionan, son una parte crucial en la cadena de la innovación. En Finlandia, esto se ha resaltado porque las bibliotecas universitarias están abiertas a todos y, de este modo, son una magnífica puerta al conocimiento científico para todo el país.

 

Por otro lado, se podría esgrimir que la razón más importante del aumento del gasto en bibliotecas se debe a las escandalosas subidas de precio impuestas por los editores o por la inflación. Sin embargo, contra este razonamiento podría estar el hecho de que por lo menos en Finlandia hemos sido capaces de adquirir más títulos a la hora de la verdad y, por supuesto, más artículos específicos con el dinero gastado.  Los investigadores en Finlandia también han elogiado la funcionalidad añadida de la difusión digital de las revistas científicas [Vakkari, 2008]. Por lo tanto, lo que se necesita son más análisis para mostrar en realidad los diferentes motivos de la causalidad aquí debatida, así como de la rentabilidad de cada factor.

 

Si pensamos sólo en términos de productividad, esto nos puede llevar a una optimización con poca visión de futuro. Se fomenta la productividad de los servicios bastante a menudo, recortando los servicios que éstos ofrecen. Lo más lógico para el ahorro de dinero es acabar con todos los gastos y de esta manera acabar con los servicios que están produciendo esos costes. Así, además de la ideología “ahorrar y hacer más eficiente”, haríamos hincapié en que es muy importante mantener la inversión, a veces en grandes cantidades y, por tanto, lograr mejores resultados a largo plazo para el bienestar de una nación, tanto económico como mental.

 

Parece que el sector privado ve la importancia de invertir en conocimientos técnicos porque éstos son uno de los requisitos indispensables para reforzar la competitividad y productividad de una organización. Los miembros del personal también se benefician, ya que promueve sus perspectivas profesionales. Entonces, ¿por qué tendría que ser diferente esta situación en el sector público, y en particular en la Educación Superior? La renovación que está actualmente en curso en Finlandia, Europa y en todo el mundo debe verse como una oportunidad donde todas las universidades, y por tanto los miembros y estudiantes de éstas, deben disfrutar de unos servicios de alta calidad que posibiliten investigaciones y análisis de alto nivel.

 

Como conclusión, es de suma importancia que las bibliotecas empiecen a usar datos y análisis estadísticos con el fin de mostrar la importancia de los servicios bibliotecarios para las funciones básicas de las universidades. La primera tarea que se tiene que llevar a cabo para este fin es recoger un conjunto de datos bien definidos y lo suficientemente extenso que permita  las comparaciones con otros países.

 

Referencias

Ambrožič, M. (2003). ‘A few countries measure impact and outcomes — most would like to measure at least something’, Performance Measurement and Metrics 4(2): 64–78.
Huotari, Maija-Leena&Iivonen, Mirja (2005). ‘Knowledge processes: A strategic foundation for the partnership between the university and its library’, Library Management 26(6/7): 324–335.
ISO 2789:2006(E) — Information and documentation — International library statistics. 4th ed. 2006. International standard. ISO. 61 p.
Laitinen, M. (2008). ‘Towards open, multidimensional measurement of library services — case: Finland’, World Library and Information Congress: 74th IFLA General Conference and Council 10–14 August 2008, Québec, Canada. Desde:  http://www.ifla.org/IV/ifla74/papers/160-Laitinen-en.pdf. — última visita el 29 de agosto de 2008.
Manna, M. La (2003). ‘The Economics of Publishing and the Publishing of Economics’, Library Review, 52(2003)1, 18–28.
Morgan Stanley Equity Research (2002). ‘Scientific Publishing: Knowledge is Power’, Media, September 30, 2002. Desde:

http://www.econ.ucsb.edu/~tedb/Journals/morganstanley.pdf. — última visita el 27 de agosto de 2008.

National Library of Finland. Research Library Statistics, Finland. Desde:  https://yhteistilasto.lib.helsinki.fi/language.do?action=change&choose_language=3 —última visita el 3 de septiembre de2008.
Oppenheim, Charles & Stuart, David (2004). ‘Is there a correlation between investment in an academic library and a higher education institution’s ratings in the Research Assessment Exercise?’ AslibProceedings: New InformationPerspectives, 56(3): 156–165.
Saarti, Jarmo (2008). ‘The structural development of Finland’s higher education institution libraries as a part of the universities’ renewal’

The National Library of Finland Bulletin 2008. Desde:  http://www.kansalliskirjasto.fi/extra/bulletin/article2.html. — última visita el 20 de agosto de 2008.

Vakkari, Pertti (2008). ‘Perceived influence of the use of electronic information resources on scholarly work and publication productivity’,JASIST 59(4): 602–612..

 

Política de privacidad