Edu Martín Rodríguez
Mi blog personal - Estudiante del MUPES
 

Jueves 5 de diciembre. Mi mayor enemigo: la creatividad

Al igual que nos expone nuestra profesora de Didáctica y autores como Ken Robinson, opino que desde que entramos en la Escuela los profesores nos obligan a hacer las cosas de una determinada manera, encorsetándonos en una única forma, en la que ellos consideran correcta.

Creo que mi problema con la creatividad nace en ese momento. Actualmente pienso que soy de todo menos creativo, una idea que he ido asimilando con el tiempo hasta que la he dado por hecho e interiorizado por completo. Parece que he ido aceptando que puedo ser bueno en algunos aspectos: la ciencia, el pensamiento abstracto, etc. pero que desde luego soy pésimo en la creatividad. El origen de todo ello puede remontarse a mi etapa de preescolar pues recuerdo que los dibujos que yo hacía sobre objetos reales divergían en gran medida de la realidad objetiva que aprecio ahora, pero creo que era lo que en ese momento esas cosas me transmitían. Naturalmente, estos dibujos eran rechazados por mis por entonces profesores, que los consideraban de baja calidad y poco ajustados a la realidad. A partir de ese momento comencé a interiorizar que las cosas sólo estaban bien de una forma, que en este caso parecía no ser la que yo proponía. Evidentemente, sin herramientas para convivir con ese sentimiento de “teórico” fracaso, comencé a refugiarme únicamente en aquellos aspectos donde los profesores me decían que era bueno y llegaba a los resultados correctos, y a huir de disciplinas como la literatura, el dibujo, etc. que me resultaban complejas porque exigían una interpretación de la que muchas veces claramente me distanciaba. A día de hoy, me pregunto que hubiera sido de mí y de mi vida si en ese momento no se me hubiera cortado mi libertad de acción en esos ámbitos.

En la clase de creatividad de la asignatura de Didáctica comprendí que esta libertad de creación no se puede reprimir en el desarrollo de nuestros estudiantes pues puede limitar en gran medida su evolución como persona. De esta forma, como docente de Física y Química que pretendo ser debo buscar siempre que cada uno proponga su forma de ver el mundo en la resolución de los problemas, siempre sin olvidarme del rigor que es necesario en toda ciencia y de la importancia de fundamentar de un modo racional todo aquello que se propone.

Ver Las Escuelas matan la creatividad de Ken Robinson

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad