GIR “Historia Cultural y Universidades Alfonso IX”
(CUNALIX)
 
d3

Historia de las Universidades. La proyección de la Universidad de Salamanca en Hispanoamérica

america2

“La proyección de la Universidad de Salamanca en Hispanoamérica”
Basado en: Águeda M. Rodríguez Cruz, Historia de la Universidad de Salamanca, Salamanca, 1990, pp. 279-302

El hecho sin par del trasplante de la cultura del Viejo al Nuevo Mundo es lo que otorga especial relieve histórico al siglo XVI, más que el hecho mismo de la conquista.

El fenómeno hispanoamericano fue un trasplante total de la vida española a América. Todo en la vida hispanocolonial se realizó en un marco muy hispánico .Eso mismo ocurrió con el fenómeno universitario: Salamanca, la más añeja y célebre de las universidades españolas, fue el modelo, prototipo y Alma Mater de las universidades hispanoamericanas.

El régimen académico de Ultramar se inspiró con mayor o menor intensidad, directa o indirectamente, en la estructura y organización varias veces centenaria de la Universidad de Salamanca. Esta proyección salmantina en Hispanoamérica aparece hoy ante nuestra vista como un hecho incontrovertible, apoyado en documentación sólida y concluyente.

La obra educativa de España en América es un fenómeno que no tiene plural en la historia.Y esto se cumple en todos los niveles, y muy especialmente en el universitario. Fueron unas treinta las universidades fundadas por los españoles en tierras hispanoamericanas, desde 1538 hasta 1812, lo que representa una cifra muy alta para aquellos siglos. Se da la paradoja de que en América funcionaron casi más centros de enseñanza superior que en la metrópoli misma.

España, desde los primeros momentos, se preocupó intensamente por la evangelización e instrucción de los indios. Después de los primeros ensayos comenzó a surgir la gran cantidad de escuelas, colegios, seminarios y universidades. El esfuerzo que esto significa es extraordinario, máxime teniendo en cuanta que estos centros surgen en breve plazo, cuando aún continuaba la acción militar de conquista.

A los pocos años del descubrimiento el Nuevo Mundo contaba ya con su primera universidad, fundada en Santo Domingo (Isla Española), en 1538 -fecha áurea y primera piedra de la historia universitaria hispanoamericana-, a la que siguieron pronto las de Lima y México, creadas en 1551, y que habían de constituirse en las universidades mayores y principales del continente.Todavía no habían nacido algunas universidades europeas, de las más famosas, cuando ya llevaban seria andadura. El broche final lo tenemos en Nicaragua, creada por las Cortes de Cádiz en 1812. Las universidades que siguieron a las hispánicas, las republicanas, que podemos llamar de la segunda generación, todavía conservan la imagen viva del período hispano. En su estructura y organización, en su vida académica, son una prolongación de las anteriores, y por lo mismo de la imagen de Salamanca.