Las artritis III

20/03/15, 14:18

Artritis traumáticas

Los traumatismos articulares pueden producir distensiones o desgarros de los ligamentos o de la cápsula articular, arrancamiento de meniscos, lesiones de los cartílagos etc,.. Consecuencia frecuente de ello son los derrames articulares traumáticos. Los traumatismos articulares son especialmente frecuentes en la rodilla. A menudo, las artritis traumáticas exigen tratamiento quirúrgico con extirpación de las estructuras lesionadas.

Artritis neurógenas

Son aquellas enfermedades articulares secundarias a afecciones del sistema nervioso, fundamentalmente de la médula espinal. Las artritis neurógenas más características son las que aparecen en la siringomielia (afección medular) y en las tabes dorsales, especialmente en esta última. En la tabes dorsal (debida a una lesión de la médula espinal producidas por la sífilis), afección afortunadamente cada vez menos frecuente, la artritis neurógena suele localizarse en las rodillas.

Las artritis neurógenas son consecutivas a la perdida de la sensibilidad de la articulación, debida a la enfermedad neurológica. Ello inhibe las reacciones protectoras normales.

Artritis gotosa.

La gota es la enfermedad debida a un trastorno del metabolismo del ácido úrico. El acúmulo de uratos en las articulaciones da lugar a la artritis gotosa. Tiene especial predilección por el dedo gordo del pie la artritis gotosa aguda que constituye la llamada crisis de podagra.

Artritis gotosa

Artritis gotosa

En su forma típica, la crisis de podagra se presenta bruscamente y, por lo general, durante la noche. Aparece una tumefacción muy dolorosa a nivel del dedo gordo del pie (el enfermo no tolera ni el peso de las ropas de la cama), con enrojecimiento y a veces acompañada de fiebre.

Otras localizaciones menos frecuentes de la artritis gotosa aguda son los tobillos, rodillas, codos.

El ataque agudo de gota suele ser monoarticular y no acostumbra a dejar secuelas pero de ordinario repite en el transcurso del tiempo con tendencia a aparecer la crisis cada vez con más frecuencia. Pero en una pequeña parte de los gotosos su reumatismo pasa a cronicidad, apareciendo en las articulaciones lesiones degenerativas irreversibles.