Bronquitis

23/03/15, 12:02

La bronquitis consiste en la inflamación del árbol bronquial, acompañada de una excesiva producción de mucosidad.

Bronquitis aguda.

Este proceso puede desarrollarse como la manifestación inicial de una enfermedad infecciosa, como el sarampión, o bien paralelamente a una neumonía bacteriana aguda. En bronquíticos crónicos se observan a veces los síntomas de una bronquitis aguda, desencadenados al parecer por la acción de factores irritantes, más bien que infecciosos, tales como las sustancias que impurifican la atmósfera.

Se inicia frecuentemente con molestias debidas a la inflamación de la tráquea (traqueítis) y tos seca, difícil y dolorosa, en forma de crisis o paroxismos. La exposición al aire frío y la inhalación de agentes irritantes, como el tabaco agudizan la crisis de tos. Con frecuencia va acompañada de respiración ruidosa y perceptible y al principio suele ser escasa la expectoración de moco, el cual se hace luego más abundante y espeso.

La bronquitis aguda de los niños evoluciona de una forma muy grave, por afectar los bronquios de pequeño calibre.

Bronquitis crónica.

Se caracteriza por tos y expectoración, que persiste todo el año, con abundante secreción de moco bronquial y alteraciones inflamatorias d los mismos bronquios.

Los factores que intervienen en la instauración de la bronquitos crónica son varios y todavía no muy bien conocidos. La frecuencia de muertes debidas a esta enfermedad aumenta con la edad y es evidente el predominio de los hombres sobre las mujeres, en una proporción de 4 a 1.

Bronquitis

Bronquitis

Es difícil establecer el papel desempeñado por la profesión del paciente en el origen de esta enfermedad, pero lo cierto es que se produce con más frecuencia en las zonas industriales, aunque siempre hay una predisposición personal. Se sospecha firmemente que las impurezas dela aire atmosférico influyen notablemente en el curso yy progresión de la enfermedad.

También es cierto que la nicotina inhalada con el humo del tabaco actúa directamente sobre la mucosa bronquial y la obliga a segregar una excesiva cantidad de moco; sin embargo, no todos los fumadores de cigarrillos padecen bronquitis, lo cual hace suponer que en este caso, igualmente, existe cierta susceptibilidad individual y familiar.

El desarrollo de la bronquitis crónica se manifiesta por crisis intermitentes de bronquitis aguda, sobre todo en los meses de invierno, crisis de las cuales resulta cada vez más difícil recuperarse, hasta que se convierten en un padecimiento que dura todo el año, con exacerbaciones agudas. Esta forma de bronquitis va acompañada de intensos trastornos de la función respiratoria y seguida con frecuencia de enfisema. Incluso puede conducir a la muerte por bronconeumonía o insuficiencia respiratoria aguda y cardíaca.