Blog de Ana Fraile
Facultad de Ciencias
 

27ª lección: aprendiendo más sobre las rúbricas

Las rúbricas son un elemento de calificación que permite a los profesores evaluar de una forma bastante objetiva. Son además una herramienta que permite plasmar la relación de trabajos, tareas, actividades y exámenes con estándares de evaluación y competencias. De esta manera un profesor/a puede tener constancia de una evaluación que a priori puede parecer esquiva: la competencial, actualmente exigida por ley pero que en realidad no ayuda a promocionar a los alumnos; sin embargo va ganando peso día a día y por ello las rúbricas se han “puesto de moda”.

La rúbrica nace de aplicar escalas de medidas típicas en el campo de la psicología a fines de la psicología de la educación o de la educación sin más, concretamente a la evaluación. Gracias a ellas, las medidas que realicemos estarán estandarizadas para todos los alumnos, lo cuál reduce el factor de subjetividad que podríamos incluir, casi sin querer, en caso de hacer una corrección sin pararnos a analizar en profundidad unos criterios fijos. Al estar anotados y meditados, son susceptibles de modificaciones, revisión e implementación ayudando así a crear un círculo de calidad en educación.

Como herramienta es potente pero la preparación puede ser muy trabajosa, aunque la verdad es que, cuanto más complejo sea el proceso de creación de una rúbrica para evaluar y calificar determinado procedimiento/actividad, más facilitará el proceso de corrección y puntuación que de otra manera podría complicarse.  Como aprendiz de profesora debo reconocer que me encantan porque sistematizan la manera ya no sólo de puntuar un trabajo, por ejemplo, sino a la hora de conocer hacia dónde quiero enfocar una actividad, de conocer a qué debo dar realmente peso y qué es un añadido.

 

No tengo excesiva experiencia con este método de evaluación, por lo que me he propuesto recopilar una serie de ventajas e inconvenientes que presentan, para poder tener el día de mañana una opinión fundamentada (antes de que pueda adquirir práctica al ponerlas en uso).

rubrica1

(elaboración propia)

rebrica2

(elaboración propia)

A pesar de las ventajas e inconvenientes formales, puedo decir que tienen amplios beneficios y que las desventajas no son tan grandes. Con la que más me identificaría es con la necesidad de dar a algunos alumnos valores intermedios entre dos de los que he establecido porque considero que siendo tan objetivo puede llegar a cometerse una injusticia dado que algunos alumnos alcanzarán esa misma nota (en un apartado) que otros a los que no se la pondría porque aún no llegan al siguiente requisito pero obviamente se merecen más porque así lo demuestra la prueba.

De forma personal, uno de los pros es que las rúbricas pueden elaborarse con múltiples medios: desde un folio, hasta una tablet o con ayuda de aplicaciones concretas, específicas para ello. Pueden ser más o menos formales, pero ante todo creo que se puede jugar con el poder de los recursos gráficos haciéndolas atractivas a los estudiantes, cómodas para su uso y añadiendo ese plus de motivación que pueden dar los colores y el diseño.

rubrica3

(http://rubricaresoluciondeproblemapolya.blogspot.com/)

rubrica4

(https://www.pinterest.es/pin/211387776238215765/)

Obviamente, esto es tan sólo un añadido dado que una rúbrica es perfecta siempre y cuando cumpla con su cometido, no es necesario que tenga una estética atractiva, pero es posible que facilite la localización de ítems en la matriz, se pueda generar un código visual que agilice la labor de corrección.

, ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad