Blog de Ana Fraile
Facultad de Ciencias
 

23ª entrada: trabajo cooperativo-técnica del puzzle

En dos sesiones hemos podido vivir en nuestras propias carnes una técnica de trabajo cooperativo muy usada: la técnica del puzzle.

Esta técnica consiste en dividir una clase en grupos para que en ellos realicen un trabajo de forma que se evite que lo hagan al estilo “Frankestein”, o sea, cada uno de los integrantes hace una parte y después se juntan todas. En este caso se pretende que cada uno de los alumnos adopte un rol y entre todos consigan aprender un tema o ciertos conceptos.

Puede llevarse a cabo de múltiples formas, pero en este caso se han formado cuatro grupos. A cada grupo se le ha dado el trabajo suficiente para que no pueda ser absorbido por una sola persona. De esta manera, a cada grupo, integrado por 4 personas, se les ha dado un artículo para cada uno de forma que cada integrante se pueda convertir en “experto” de dicho artículo. En un primer momento se da la opción de repartir de forma libre y consensuada qué artículo elige cada uno: primera fase.

La siguiente fase consiste en que, de manera individual se lee el artículo y se realizan anotaciones, se escriben dudas y se plantea un esquema a tratar. Después se realiza una reunión entre los expertos de un mismo artículo y comentan entre todos, proponiendo un esquema común y llegando a acuerdo.

La tercera fase es la reunión con el grupo original. En este punto, cada uno de los expertos preparará (o habrá preparado) material para explicar el tema a los compañeros que no son expertos, logrará explicárselo y que lo entiendan. De esta manera todos se pondrán al día de las cuatro temáticas.

En último lugar la evaluación se realizará de manera aleatoria, eligiendo el profesor/a un tema y a una persona (la que no es experta) para que exponga ante la clase ese artículo.

 

puzzle2

Una de las recomendaciones para usar este tipo de trabajo cooperativo es conseguir que dentro de ciertos temas, los alumnos logren elegir uno de ellos, dándoles iniciativa de forma que se sientan más motivados.

Otra de ellas es la búsqueda del compromiso de los alumnos. Muchas veces podría pensarse que, si a la hora de la evaluación cada uno va a tener una nota individual por su trabajo, no tiene sentido aplicar esta técnica porque el trabajo podría ser no cooperativo: los alumnos con mayor ventaja pueden no insistir (y no esforzarse) para que otros compañeros aprendan algo que les resulte más complicado dado que eso en realidad no les va a afectar a ellos. Sin embargo, se proponen algunas estrategias como hacer que la nota media del grupo sea la nota de todos, no sólo una calificación como la de una exposición, sino en la del examen de dichos contenidos. De esa manera se lograría implicar realmente a todos: a unos para que se esfuercen en explicar y a otros para que se esfuercen en aprender.

Sin embargo, y a pesar de  que ha funcionado bien en el caso personal de mi grupo y me ha gustado la experiencia, considero algo injusto la medida de obtener la media en un examen ya que es una prueba en la que entran más factores que no sólo lo que se ha aprendido: puede que hay apersona más nerviosas a las que les afecte la condición de examen y disminuya su rendimiento afectando a todos, que algún miembro del grupo se encuentre un poco indispuesto o simplemente tenga un mal día.  Creo que es complicado manejar para esas edades (y para las nuestras) sentimientos de frustración respecto a factores que por mucho que quieran no pueden controlar y son ajenos a ellos, con el condicionante de que esos factores tienen nombre y apellidos, por lo que se pueden crear rencillas alejándose la técnica de uno de sus fines: aprender a trabajar en grupo y desarrollar competencias sociales.

Por otro lado, y en el caso que nos ha tocado, el tiempo ha estado más o menos bien ajustado a las necesidades pero cuento con que somos un grupo de adultos y trabajábamos con temas que ya nos eran familiares. Creo que esta técnica, si bien es beneficiosa, debe ser planteada con un nivel de dificultad acorde al tiempo disponible. Debido a ello se debería evaluar si es posible efectuar con la profundidad que queremos una aprendizaje de ciertos conceptos por esta técnica.

Ya para rematar, añadiría que debería ser libre (como ha sido) la cantidad de recursos que prepara el experto para que use alguno de sus compañeros, pero no debería ser libre la cantidad mínima para sacar en la rúbrica una calificación de aceptable, o al menos no debería tener ese apartado tanto peso.

Una de las mayores desventajas que he podido comprobar es que, todos los miembros del grupo han trabajado mucho, pero sin embargo había recursos realmente interesantes que han quedado en la sombra. Sí, nos han servido para aprender que es el verdadero objetivo, pero creo que es beneficioso que se reconozca el todo el trabajo y viene bien felicitar por el trabajo bien hecho.

puzzle3

, , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad